volver a
MDZ Autos mdz al volante

Test al Mini Cooper S Chili: poderoso (pero muy poderoso) el chiquitín

No exageramos al decir que este ejemplar de la mítica marca británica es el vehículo que más invita al manejo deportivo. Probamos la versión de 192 cv. Locura total.

Cristian Ortega

1/8
Test al Mini Cooper S Chili: poderoso (pero muy poderoso) el chiquitín

Test al Mini Cooper S Chili: poderoso (pero muy poderoso) el chiquitín

Test al Mini Cooper S Chili: poderoso (pero muy poderoso) el chiquitín

Test al Mini Cooper S Chili: poderoso (pero muy poderoso) el chiquitín

Test al Mini Cooper S Chili: poderoso (pero muy poderoso) el chiquitín

Test al Mini Cooper S Chili: poderoso (pero muy poderoso) el chiquitín

Test al Mini Cooper S Chili: poderoso (pero muy poderoso) el chiquitín

Test al Mini Cooper S Chili: poderoso (pero muy poderoso) el chiquitín

Test al Mini Cooper S Chili: poderoso (pero muy poderoso) el chiquitín

Test al Mini Cooper S Chili: poderoso (pero muy poderoso) el chiquitín

Test al Mini Cooper S Chili: poderoso (pero muy poderoso) el chiquitín

Test al Mini Cooper S Chili: poderoso (pero muy poderoso) el chiquitín

Test al Mini Cooper S Chili: poderoso (pero muy poderoso) el chiquitín

Test al Mini Cooper S Chili: poderoso (pero muy poderoso) el chiquitín

Test al Mini Cooper S Chili: poderoso (pero muy poderoso) el chiquitín

Test al Mini Cooper S Chili: poderoso (pero muy poderoso) el chiquitín

El Mini es un capricho. O al menos lo son los Mini más pequeños, los 3 puertas que tienen asientos traseros "testimoniales". En ellos ya pusimos nuestra atención cuando buscamos ejemplares usados dándole ideas a quienes siempre se han querido dar un capricho y no dan el paso.

Pero ahora estamos para hablar de otra cosa: probamos un Mini Cooper S con motor 2 litros naftero turbo, 192 cv y 240 nm de torque, con caja automática de 6 marchas. Una configuración que es una locura teniendo en cuenta su peso (1.160 kilos) y su altura (1.414 mm), además de las dimensiones generales, lo que lo hacen un verdadero súper auto en formato "mini".

Con toda la tecnología que se puede esperar de un "petit premium", los amigos de Genco, agente oficial Mini en Mendoza, nos advirtieron que todo el que se sube a ese Mini baja encantado.

Y tenían razón. Las sensaciones son, primero, que estamos subiendo a un vehículo muy bajito, con el piso ahí no más. Las butacas nos abrazan, la posición de manejo es excelente, los materiales, empezando por el volante, son destacables en todo sentido; las teclas trasmiten calidad al igual que las manijas. Asimismo, el ambiente retro está presente siempre. Ya de por sí, subirse, es un placer.

Una vez conduciendo se despierta la fiera y aparece el diablito en el hombro que nos dice "acelerá, acelerá", y uno acelera, y, literalmente, queda pegado en la butaca por la reacción descomunal del motor. A su vez, se siente claramente que la suspensión del auto está prensada en clave deportiva. Los pozos se trasmiten secos al habitcáculo, pero cuando se toma una curva no hay miedo absolutamente de nada.

En ruta, uno espera que se le ponga algo adelante, un camión o un colectivo, sólo por el placer de encarar su sobrepaso. Sale como flecha el Mini apenas pisamos el acelerador, lo que nos da mucha seguridad, sumado esto a la estabilidad del vehículo, es ideal para encarar viajes por pavimento.

Eso sí, siempre y cuando los pasajeros sean sólo dos. Como dijimos, las plazas traseras son testimoniales, de un uso muy limitado, quizás para algún niño. El baúl es, simplemente, diminuto. Tampoco trae auxilio, sino el sistema Run Flat de BMW.

Pero a quién le importa, no es un familiar, es un Mini, pensado para andar rápido, ágil, seguro y con toda la facha posible. El objetivo está cumplido.

Recordemos que Mini -empresa británica, con casi medio siglo de historia- siempre ha sido una marca aspiracional. Su concepto histórico tiene que ver con el auto chico, pero en su nueva etapa, en manos de BMW, a sus dimensiones acotadas se le ha agregado potencia y calidad a más no poder. Es un auto de alta gama pequeño con un desempeño deportivo. Además, por supuesto, es seductor por donde se lo mire.

La conclusión es que el Mini nos encantó. Esta versión con motor 2.0 y 192 cv es verdaderamente una bestia por potencia y rendimiento. Acelera de 0 a 100 km/h en 6,8 segundos y alcanza los 235 km/h, limitada. Eso sí, para el desprevenido hay que advertirle que esta versión de Mini -hay más cómodas, que ya probaremos- no es para cualquiera.

Ficha técnica

Motor: nafta turbo

Cilindrada: 2.0

Potencia: 192 cv

Torque: 240 nm

Consumo mixto: 5,7 litros/100 Km

Precio: 41.000 dólares más gastos 

Dónde encontrarlo: Genco

Temas
  • mdz al volante