Los invertidos: maricas en el closet de ayer y de hoy

Con diez artistas en escena interpretando sus personajes con notable solvencia, Guillermo Troncoso traza una puesta tan atractiva como precisa, a la vez que incursiona en una pieza clave de la dramaturgia nacional, que en su momento levantó una desatada polémica, y que a más de cien años de su estreno; funciona como un enquistado reflejo de la hipocresía.

Avatar del Laureano Manson

laureano manson

"Los invertidos", una imperdible propuesta en la Nave Cultural

En 1914, el multifacético José González Castillo, figura clave en la promoción del tango y encendido anarquista, destapó una monumental polémica con la obra Los invertidos, primer texto de temática gay estrenado en escenarios porteños en medio de una ola de tensiones y argumentos cruzados. Para lograr que el espectáculo sobrepase el dictamen de la censura, el autor sostuvo que sus palabras tenían un objetivo "moralizante". A lo largo de los años, diversos periodistas e intelectuales han interpelado fuertemente el trabajo de González Castillo, manifestando que su escrito contiene una premeditada mirada homófoba destinada a condenar a la comunidad gay. Otros tantos, han afirmado en cambio que su motivación está más relacionada con una voluntad de poner en evidencia los resortes de la hipocresía y la doble moral en el seno de la burguesía de comienzos del siglo pasado.

Con un diseño tan atractivo como preciso, el director Guillermo Troncoso traza una puesta en la que el espectador queda en medio de dos mundos irreconciliables. A un lado, la contenida casa de familia que esconde el secreto de la dualidad de su patriarca, el doctor Flórez. Al otro, el desatado departamento de soltero de Pérez, quien es ni más ni menos que el eterno amante/amor de Flórez. Una pasarela en medio de las butacas oficia como límite entre esos universos bien delineados por el escenógrafo Rodolfo Carmona y el vestuarista Ricardo Tello.

No es común en estos tiempos de austeridad, que la escena local brinde una obra con diez artistas en escena, en la que se destaca un esmerado trabajo de ambientación y caracterización. Además del buen criterio como puestista, Troncoso es un gran director de actores, que ha sabido cómo elegir figuras que resulten plenamente funcionales a un texto que más allá de sus interpretaciones, es una pieza clave en el andamiaje de la dramaturgia nacional. El hecho de que esta sea la primera versión de Los invertidos que se presenta en Mendoza, ya es motivo para acercarse a la Sala 3 de la Nave Cultural, donde la obra tiene funciones cada jueves del mes de agosto, siempre a las 21:30.

Aunque cada integrante del elenco aporte un matiz diferencial, Celeste Álvarez se destaca dominando una paleta de estados anímicos que van de la perplejidad a la furia, interpretando a la mujer del doctor Flórez. Víctor Arrojo da en la tecla con el personaje encargado de hacer mandados y enviar comprometedores mensajes, un tipo distendido y algo campechano que en un principio aparenta desempeñar el rol de "alivio cómico" dentro un relato crispado, al que Arrojo logra enriquecer con capas de profundidad. Algo similar ocurre con Diana Wol, quien interpreta filosamente a la empleada doméstica que conoce al dedillo cada repliegue de al menos un par de generaciones de los Flórez. Mientras que en el bulín donde aquellos caballeros dan rienda suelta a la vida sexual que reprimen en sus hogares, Federico Castro domina la escena con la autoridad de alguien lo suficientemente libre como para vestir de mujer unas cuantas décadas atrás.

Más allá del trabajo de disección que Guillermo Troncoso hizo sobre el texto original, esta obra encuentra su anclaje en el presente, cuando en pleno siglo 21 hay quienes eligen acatar un fosilizado mandato social. En una provincia como Mendoza, que se debate entre el progresismo real, el discurso igualitario de la boca para afuera, y el más larvado conservadurismo; Los invertidos oficia como un enquistado reflejo de esos hombres que siguen chapándose y amándose a escondidas. La hipocresía de un rincón de la sociedad que sigue ocultándose bajo una máscara tan absurda como patética.  

Los invertidos, funciones todos los jueves de agosto a las 21:30 en la Nave Cultural

Los invertidos

Funciones: jueves de agosto a las 21:30 en la Sala 3 de la Nave Cultural

Texto: José González Castillo

Dirección y puesta en escena: Guillermo Troncoso

Con: Celeste Álvarez, Diana Wol, Marcelo Díaz, Fernando Echenique, Víctor Arrojo, Federico Castro, Fabricio Mattioli, Álvaro Benavente, Exequiel Sosa Lesta y David Laguna.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?