La experiencia del cine 4D en el Village Mendoza: sus pros y contras

Con proyecciones de "Capitana Marvel" y actualmente "Dumbo", el complejo ubicado en el Mendoza Plaza Shopping inauguró la primera sala de cine 4D en nuestra provincia. En la nota, una mirada sobre esta modalidad de exhibición y un pronóstico a futuro.

Avatar del Laureano Manson

Laureano Manson

mendoza ya cuenta con su primera sala de cine 4d

Rodrigo Dietrich

Tras un tiempo de espera, y después de que en varias ciudades argentinas se hayan instalado salas de cine 4D, llegó nuestro turno. El complejo Village ubicado en el Mendoza Plaza Shopping, tomó la posta de este desafío y transformó completamente su sala 3, para que el espectador pueda disfrutar de una experiencia que incluye butacas móviles, viento, rocío de agua, luces; y toda una parafernalia de efectos que se suman a la proyección de películas que apuestan al gran espectáculo.

El desarrollo tecnológico pertenece a la empresa argentina Lumma en asociación con la compañía E-Motion, quienes ya ha expandido su creación en varios complejos del país y Latinoamérica. Este sistema cuenta con 92 butacas en la mencionada sala 3 de Village y el precio de la entrada es de $510 los fines de semana, mientras que todavía se puede aprovechar una promo 2x1 disponible en días de semana.

Mendoza ya cuenta con su primera sala de cine 4D en el village del mendoza plaza shopping

Vuelta al espectáculo de feria

Antes que comience cada función, una breve demostración de la pirotecnia que propone la experiencia 4D se ofrece al público como bocadillo de entrada. En cuestión de segundos, todas las butacas de la platea se mueven, se encienden ventiladores que lanzan bocanadas de brisa; y el espectador recibe su bautismo acuático con un carnavalero chorro de agua que impacta en algún lugar del rostro. Tras ese compacto y contundente paseo de sensaciones, la celebración de los asistentes es total. Se escuchan risas que oscilan entre la sorpresa y la ironía, y finalmente llega la ovación. Por instantes somos testigos de algo nuevo. Una suerte de vuelta al asombro, que si bien no puede compararse a la perplejidad que provocaron las primeras proyecciones ofrecidas por los hermanos Lumière, tiene algo de ese espectáculo que aterrizó en ferias de atracciones a fines del siglo XIX. Una simpática vuelta a la ingenuidad, a la sala de cine como un espacio lúdico donde todo es posible.

Sacudones que nos distancian o acercan

Las proyecciones 4D se proponen al espectador como una experiencia absoluta de inmersión, pero a la luz de los resultados que ofreció la visualización de Capitana Marvel, el asunto estuvo lejos de una mayor simbiosis entre el espectador y el film. Como toda novedad, habrá que darle tiempo, tanto a este lenguaje de efectos especiales incorporados en las butacas y en la sala, como al público que paulatinamente irá restándole atención al momento en que su asiento le dará un sacudón; para recuperar su fascinación por lo que verdaderamente importa: la película que se despliega en la pantalla. En este sentido, es pertinente destacar que el 4D de Dumbo es menos abusivo que el de Capitana Marvel. Al no tratarse de una propuesta tan adrenalínica, la nueva versión del clásico de Disney encuentra un buen aliado en este tipo de exhibición, con una dosificada cuota de sorpresas que acompañan a la proyección y hacen que la experiencia resulte tan disfrutable como integradora.

Es importante resaltar que tanto distribuidores como complejos de exhibición, adaptan la programación del despliegue de efectos 4D de cada película, acorde a un diseño avalado por las compañías productoras de todo tanque que aterrice en las salas. Por lo tanto, cada chorro de agua o chiflete de aire que emana de los asientos o paredes laterales, está tan guionado como los FX del film que hemos ido a ver. A su vez, cada título se reserva sus momentos de asombro. Por ejemplo, Capitana Marvel  incluía efectos de luces LED de colores dentro de la sala, mientras que en Dumbo no hay pirotecnia lumínica, pero sí algunos simpáticos disparos aromáticos (a no taparse la nariz que ninguno de ellos va por la vertiente escatológica).

El sonido de la sala 4D de Mendoza: un aspecto a potenciar

Una de las cosas que puede llamar la atención al ingresar a la sala 4D del Village ubicado en el Mendoza Plaza Shopping, es la ausencia de cajas de sonido en el techo. La mayoría de las películas proyectadas en ese espacio vienen disponibles en Dolby Atmos, un sistema que desde hace algunos años apuesta a generar una experiencia atmosférica y envolvente de alta calidad, incluyendo la posibilidad de que a partir de múltiples canales emanen de cada caja diferentes efectos sonoros, música o diálogos. La sala de Village cuenta con paneles laterales y traseros, pero es un cine que claramente merece un buen equipo Dolby Atmos, y de momento, una mejor definición en los graves propulsados a través de los sublow.

Cuál será el público más fiel a esta sala y la incógnita de qué pasará con la asistencia tras el boom del 2x1

Sin lugar a dudas, el público adulto será el menos persistente a la propuesta del 4D. Una vez atravesada la novedad, muchos retornarán al tradicional 2D o en algunos casos al 3D. La flamante sala del Village Mendoza seguramente será sostenida con mayor fidelidad por el público infantil, que siempre estará dispuesto a volver al cine con la misma avidez de nuevas sensaciones. La gran incógnita es si la sala seguirá estando tan poblada como se ha visto durante este mes de marzo, en que a modo de promoción de apertura el público aún puede ingresar con la modalidad de 2X1 en días de semana. Esta promo no incluye funciones de fines de semana.

A no ser de que anuncien nuevas ofertas, a partir de mediados de abril cada entrada 4D pasará a costar $510 en boletería y $450 a través de la web (hay que destacar que el precio termina siendo el mismo, porque las tarifas online cuentan en este caso con el agregado de $60 como cargo de servicio). Los miércoles la entrada general está estipulada a mitad de precio en $255, por lo tanto habrá que tratar de aprovechar ese día para economizar. En el caso de un grupo familiar de cuatro personas, para alguna función de fin de semana, un dato a tener en cuenta es que hay que desembolsar poco más de $2000, solo en concepto de tickets. También es justo señalar que el costo de mantenimiento técnico para una sala de estas características es alto, y que la tarifa pautada por el Village Mendoza es exactamente la misma que la de otros complejos de la misma franquicia en distintas ciudades de nuestro país.

Una sala que es buena opción para quienes detesten el popcorn

Con tanto sacudón de butacas, el espectador deberá considerar que una gran porción del balde de pochoclo que eventualmente compre en el Candy Bar, terminará encima suyo, o bien en el suelo. Para los encargados de limpieza, esta es una sala problemática, ya que vestigios de los snacks más variados van a dar al pasillo de ingreso y a los rincones más recónditos del recinto.

Las precauciones y advertencias que indican desde Village para la sala 4D

Puede causar mareos, dolor de cabeza y/o pérdida del equilibrio.

Una vez que la función haya comenzado, no descender de las butacas.

Los niños deben asistir a la función con un adulto responsable.

NO INGRESAR A LA SALA 4D

Si está embarazada.

Si tiene bebés o niños que deban estar alzados o en brazos.

Si tiene alta presión o no goza de buena salud.

Si tiene problemas del corazón, la espalda, el cuello o mareos.

Con líquidos calientes. Todas las bebidas frías deben permanecer en los envases provistos en el Candy Bar.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?