El Mató A Un Policía Motorizado: "La frescura no hay que perderla nunca"

Previo a su show más arriesgado en nuestra provincia, Santiago Motorizado analiza los cambios en la industria musical, los inicios de la banda, cómo lleva ser un referente de las nuevas generaciones, su experiencia en la alfombra roja de los Grammys y las transformaciones que lograron impulsar desde la autogestión.

Avatar del Gonzalo Arroyo

Gonzalo Arroyo

.

El Mató a un Policía Motorizado presentará esta noche de forma oficial "La síntesis O’Konor". Un disco bisagra en los quince años de carrera de la banda nacida en La Plata. Un trabajo de estudio que los posicionó como los referentes más importantes de las nuevas generaciones, logrando refrescar los sonidos de una escena que pedía a gritos renovación.

Previo a su show más arriesgado en Mendoza (esta noche, en el Stadium Arena Maipú), Santiago Motorizado, bajista y cantante, charló con MDZ sobre los cambios en la industria musical, los inicios de la banda, cómo lleva ser un referente de las nuevas generaciones, su experiencia en la alfombra roja de los premios Grammys y las transformaciones que lograron impulsar desde la autogestión.

Una vez más pisando suelo mendocino.

Estamos muy felices de regresar a Mendoza. Es una provincia donde tenemos muchos amigos, nos tratan bien y siempre queremos volver. Tocamos por última vez hace dos años en el marco de un festival en el Le Parc, pero el de esta noche será un show diferente porque vamos a poder presentar nuestro último disco como nosotros queremos, en lugar nuevo para nosotros.

El primer concierto de El Mató en Mendoza fue hace diez años en Maipú. Ahora regresan a esa misma localidad para dar el show más importante en nuestra provincia.

Le tengo un cariño especial a esa noche porque fue la primera vez que vinimos y nos encantó el lugar. Era una especie de cava refaccionada para conciertos. Recuerdo la energía y felicidad de la gente. Fue un viaje hermoso.

¿Cómo se perciben los logros en relación al paso del tiempo?

Siempre tenemos presente eso. Nos vamos dando cuenta que el tiempo para nosotros, que vemos todos estos cambios desde adentro, pasa mucho más lento. Siento que esos días no están tan lejanos. Ya pasaron diez años de aquel primer show en Mendoza, es un montón, pero lo sentimos fresco. Todo el tiempo te vienen recuerdos de los inicios, eso significa que fueron años intensos y que los disfrutamos.

Cuando hicimos a fin de año el microestadio Tecnópolis, y ver tanta gente cantando las canciones, fue hermoso. Son esas cosas que uno sueña como algo muy lejano y después pasa casi sin darte cuenta. Más allá de lo masivo, es un momento donde se mezcla mucha energía concentrada en una noche y un lugar. Lo mismo cuando tocamos afuera. Es increíble hacer giras y que se agoten las entradas en Europa, México, Estados Unidos, Latinoamérica.

.

Escuchá la entrevista completa, ACÁ

Son un grupo que tiene quince años de carrera y muchos recién los están descubriendo ahora. ¿Cómo se sienten cuando hablan de El Mató como la "nueva banda"?

A mí me gusta, me hace sentir joven. Pero es verdad que llegar a ese lugar de reconocimiento, porque fuimos pioneros en su momento, nos llevó tiempo. Siempre estuvimos por otra carretera de lo que podemos llamar lo masivo o mainstream, pero el reconocimiento va llegando y la verdad que siempre hay gente nueva que va descubriendo a la banda. El Mató tiene esa cosa novedosa que se renueva. Encuentran en el sonido una renovación que se va aproximando a sonidos novedosos y la vez mantiene una frescura. Por eso, que sigan diciendo que somos una banda nueva a mí me pone contento.

¿El lanzamiento de "La Síntesis O'konor" fue bisagra en este sentido?

La respuesta del disco fue increíble. Hubo un quiebre. Notamos que comenzó a llegar a lugares que antes no llegaba. No sólo en Argentina, sino también afuera. Mucha gente nos conoce a partir de este trabajo de estudio. Más allá de las sensaciones -que a los shows viene más gente- ahora están disponibles nuevas herramientas que te permiten poder ver qué canciones son las más escuchadas, y son todas las del último disco. Esto, refuerza la idea de lo novedoso y a la vez… ¡Qué mejor que tu disco más celebrado sea el último!

Con este trabajo de estudio lograron una nominación a los Grammy Latinos. ¿Te sentiste incómodo en plan alfombra roja?

La pasé mal. Todo me generaba timidez. De ante mano yo sabía que el universo de los Grammys era algo muy ajeno a nosotros. De por sí Las Vegas ya es un lugar raro. Pero a la vez es muy divertido, te vas a un lugar nuevo, salís un poco de tu rutina, lo tomás como una aventura. Fui como espectador a ver lo que pasaba y, finalmente, lo terminé disfrutando. Quizás el mayor problema -por un tema de costos de la banda- fue que me tocó ir solo. El momento puntual de la alfombra roja fue muy bizarro. Yo me sentía re ajeno, imaginate que estaban Los Pericos, Fito Páez, Andrés Calamaro. La dinámica de la alfombra roja es: el agente de prensa del artista peleándose, bruscamente y muy desprolijo, por las notas. Yo veía ese panorama y me parecía todo muy extraño. Igualmente entiendo que es así y terminó siendo una anécdota divertida para contar.

Son un claro ejemplo que se puede vivir de la música trabajando desde la independencia y la autogestión. ¿Fueron difíciles los inicios? ¿Cómo lo analizas en la actualidad?

Las nuevas formas de comunicarse -redes sociales, plataformas digitales- ayudaron a que fluya toda esta cuestión de la independencia, pero también hay una energía que nace en uno de querer estar ahí siempre comandando su proyecto musical. Y cuando vez que otro también lo hace, sobre todo alguien cercano como una banda argentina o de tu ciudad, te inspira y te motiva a seguir. Antes, cuando yo era chico, no se creía en esto. Era como un camino muy outsider -"Sos independiente, suerte"-. Ese era el pensamiento establecido. Por eso la importancia de los pequeños ejemplos que van inspirando a otros. También tiene que ver con la personalidad de cada músico. Hay artistas que prefieren otro camino, necesitan otra estructura a su alrededor. Y están los que necesitan estar todo el tiempo encima de sus canciones. Está bueno que cada música, con su carácter y personalidad, tenga las diferentes opciones porque después de todo un proyecto artístico se puede encarar de diferentes maneras. Ahora existe esa confianza -medio flotando- de que por el camino de la autogestión se pueden llegar a hacer un montón de cosas importante.

Rápidamente las nuevas generaciones recogieron el guante.

Obvio. Un claro ejemplo son Perras on the Beach. Son jóvenes, ya tienen dos discos editados, y encaran giras importantes por Latinoamerica. Los escucho y me inspiran. En ellos veo reflejado los inicios del El Mató. Y hay cosas de los inicios que está bueno refrescarlas. Esa frescura con respecto a la acción del arte no hay que perderla nunca, porque de ahí nacen las buenas ideas. Van pasando las generaciones y es más difícil que una banda te interpele, que haya una conexión directa. Lo que no hay que perder es esa energía de la hiperactividad juvenil.

El Mató a Un Policía Motorizado

Día y hora: viernes 9 de agosto, a las 22.

Lugar: Stadium Arena Maipú (Maza y Emilio Civit, Maipú).

Entradas: En boletería del Arena, Maxi Mall (San Martín 1465, Ciudad), Ficción (Lavalle 54, Ciudad) y www.tuentrada.com.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?