Se viene un "Barbero de Sevilla" con estética pop

La clásica ópera llega de la mano de la Orquesta Filarmónica de Mendoza aggiornada a los tiempos actuales. Serán cinco funciones en el teatro Independencia.
Avatar del

Gabriela Malizia

1/4
Se viene un "Barbero de Sevilla" con estética pop(Gentileza)

Se viene un "Barbero de Sevilla" con estética pop | Gentileza

Se viene un "Barbero de Sevilla" con estética pop(Gentileza)

Se viene un "Barbero de Sevilla" con estética pop | Gentileza

Se viene un "Barbero de Sevilla" con estética pop(Gentileza)

Se viene un "Barbero de Sevilla" con estética pop | Gentileza

Se viene un "Barbero de Sevilla" con estética pop(Gentileza)

Se viene un "Barbero de Sevilla" con estética pop | Gentileza

El "Barbero de Sevilla" es la segunda Opera de factoría local a la que se anima la Secretaría de Cultura de Mendoza en los últimos años (el año pasado fue La Traviata, de Giuseppe Verdi) y para que quede claro cuán de local jugará la Opera de Rossini, la presentación oficial se hizo junto a los protagonistas en una verdadera "barbería" de Godoy Cruz, "Buenos Muchachos". 

"Un equipo mundialista", señalaba el maestro Gustavo Fontana, director musical de la obra, al tiempo que presentaba a los cantantes que darán vida a algunos de los personajes queridos de la llamada "ópera bufa" (obra cómica). Allí están Fígaro (interpretado por Omar Carrión), el barbero, simpático, bonachón, amigo de todos, el bon vivant en el que todo mundo confía y el que generará las intrigas para acercar en amores al conde de Almaviva (en la voz y actuación de Ricardo Mirabelli) y a Rosina, interpretada por la soprano mendocina Griselda López Alba. Completan el elenco Luciano Miotto (Don Bartolo, tutor de Rosina), Daryl Figueroa (Fiorello, criado de Almaviva); Alejo Laclau (Don Basilio, profesor de música) y Gloria López (Berta, empleada de don Bartolo).

Esta gran producción de la Secretaría de Cultura se presentará los días 29 de junio; 1, 3, 5 y 7 de julio, siempre a las 21.30, en el Teatro Independencia.  

A ellos se suman actores y acróbatas, 16 voces en el coro, al menos 20 personas detrás de escena y 10 personas en la producción. En el foso serán 50 los músicos de la Orquesta Filarmónica de Mendoza, recientemente aplaudida en el teatro Colón, encargados de llevar el hilo musical de esta saga. Una figura clave es Julián Salcedo Elías, pianista mendocino elegido como "maestro co-repetidor" quien hace posible interpretando el piano la obra completa, la cohesión de música y puesta en escena en los ensayos.

En torno a una Opera se genera gran movimiento de utilería, vestuario, instrumentos y todo eso multiplica la mano de obra necesaria, carpinteros, transporte, costureras, cargadores, maquillaje, peluquería, enfatizaron en conjunto el Director de Actividades Artísticas Héctor Rosas y el encargado de la Puesta en Escena Federico Ortega.

Para finalizar, el director musical subrayó que "la decisión de hacer ópera y llevar a la Orquesta al Colón, tocar con Ricardo Mollo, con Pedro Aznar, con Elena Roger, visitar los departamentos o desarrollar los Conciertos didácticos, no solamente es disposición de recursos, es una decisión política de gestión y que es acercar estos bienes culturales al público. Por eso es fundamental la tarea que desarrolla Diego Gareca, con todo su equipo y, en nuestro caso, acompañar y destacar que cada propuesta ha llegado a buen puerto".

Estética "almodovariana"

Como salidos de un film de Pedro Almodóvar se recrean los personajes de facciones extrañas, cabellos improbablemente rojos, rostros infinitamente pálidos. A esto se suman elementos "prestados" de la realidad actual. La ópera transcurre en una barbería que tiene secadores de cabello de los que se usaban en los años 70, y en lugar de bastones, se utilizan palos de golf. El vestido de Rosina es celeste pastel al mejor estilo años 50. Elementos del clown, del cómic, del absurdo, se suman a una de las obras clásicas más populares del mundo. "Es una obra llena de hits en la que cada personaje va definiendo un color, por eso queremos que se disfrute el vivo, dejando aparecer en ella lo que tiene de pop", enfatizó Federico Ortega.

Por su parte Fontana destacó que los condimentos que hacen que esta ópera siga vigente después de dos siglos, con "una partitura maravillosa, fresca, que sigue siendo chispeante, actual, la historia es absolutamente actual, marcando una posición en cuanto a la política, participación de la servidumbre, el rol de la mujer, esto de apartarse un poco de los mandatos, esto la posicionó como la ópera bufa más representada de la historia".

Las entradas están disponibles en la boletería del Teatro Independencia, de martes a sábado, de 18 a 21 y en entradaweb.com. Los valores son platea y palcos, $500; tertulia, $400 y paraíso, $300.