Johnny Depp rompe el silencio: "Caí hasta lo más bajo que se podía"

La estrella de Hollywood habló sobre la depresión que sufre y los excesos en los que cayó tras divorciarse de Amber Heard.
Avatar del

MDZ Espectáculos

1/4
Johnny Depp rompe el silencio: "Caí hasta lo más bajo que se podía"

Johnny Depp rompe el silencio: "Caí hasta lo más bajo que se podía"

Johnny Depp rompe el silencio: "Caí hasta lo más bajo que se podía"

Johnny Depp rompe el silencio: "Caí hasta lo más bajo que se podía"

Johnny Depp rompe el silencio: "Caí hasta lo más bajo que se podía"

Johnny Depp rompe el silencio: "Caí hasta lo más bajo que se podía"

Johnny Depp rompe el silencio: "Caí hasta lo más bajo que se podía"

Johnny Depp rompe el silencio: "Caí hasta lo más bajo que se podía"

Las últimas apariciones en público de Johnny Depp lo mostraron muy desmejorado y generaron alerta entre sus seguidores. Tras mostrarse esquivo durante bastante tiempo, decidió hablar del tema.

Fue así que el actor terminó por cederle una entrevista a la revista Rolling Stone. Según el autor de la entrevista, la estrella se mostró "divertidísimo, astuto e incoherente" y habló de la "aguda depresión".

"Caí hasta lo más bajo que se podía", afirmó Depp y explicó: "No podía soportar el dolor en mi día a día".

En mayo de 2016 Depp se divorció de la actriz Amber Heard tras casi un año y medio de casados. En febrero de 2017 se conoció la primera noticia sobre las dificultades económicas del actor por su costoso estilo de vida.

Según había trascendido, un estudio de abogados lo demandó por un préstamo impago para comprar un yate, decenas de autos de lujo y aviones privados.

Depp dilapidó su fortuna estimada en más de 650 millones de dólares y recibió importantes multas tras no pagar impuestos durante años. "Es insultante decir que gastaba 30.000 dólares al mes en vino. Porque era mucho más", bromeo durante la entrevista.

En ese momento, quiso salir de sus problemas yéndose de gira y poniéndose a escribir unas memorias en una antigua máquina de escribir: "Me empapaba en vodka por las mañanas y empezaba a escribir hasta que se me llenaban los ojos de lágrimas y ya no podía ver las páginas".