Electric Dreams: los sueños de Philip K. Dick

Amazon Prime Video estrenó las adaptaciones de 10 de los cuentos del celebrado autor de ciencia ficción. ¿Vale la pena?
Avatar del

Francisco Pérez Osán

1/5
Electric Dreams: los sueños de Philip K. Dick

Electric Dreams: los sueños de Philip K. Dick

Electric Dreams: los sueños de Philip K. Dick

Electric Dreams: los sueños de Philip K. Dick

Electric Dreams: los sueños de Philip K. Dick

Electric Dreams: los sueños de Philip K. Dick

Electric Dreams: los sueños de Philip K. Dick

Electric Dreams: los sueños de Philip K. Dick

Electric Dreams: los sueños de Philip K. Dick

Electric Dreams: los sueños de Philip K. Dick

 En 1982 Philip K. Dick alcanzó la masividad cuando su novela ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? fue adaptada al cine y se transformó en una de las películas de ciencia ficción más exitosas y aclamadas: Blade Runner. Más de 36 años después llega otra adaptación de sus obras que puede acercar a este autor de culto al gran público.

Phillip K. Dick's Electric Dreams (Los sueños eléctricos de PKD) es la serie recientemente estrenada de Amazon Prime Video en la que se adaptaron 10 de los primeros trabajos del escritor a la pantalla chica. Son historias autoconcluyentes que muestran con mayor o menor acierto algunas de las preocupaciones que marcarían toda su literatura hasta el momento de su muerte, a los 53 años.

Desde el vamos la serie presenta algunos problemas que le restan algo de valor. El primero es que se trata de adaptaciones de trabajos de juventud de Dick -escritos en la década del 50 del siglo pasado-, por lo que no se nota la maestría que alcanzó con los años, y que lo transformó en uno de los autores fundamentales de la ciencia ficción. Así, el tema de la identidad -uno de los predilectos- se toca en más de un capítulo, pero con fórmulas bastante gastadas (específicamente, la de una persona que es suplantada por otra y no todos se dan cuenta).

Otro inconveniente es la falta de timing: al ser estrenada en enero, compitió de manera directa con Black Mirror, que a pesar de haber presentado su temporada más floja, sigue pareciendo más actual que las historias escritas hace 60 años. A pesar de esto, y si bien la comparación es inevitable, Electric Dreams tiene el peso suficiente como para no quedar a la sombra de Black Mirror, y si aparece una nueva temporada, sólo puede mejorar.

De todas maneras, la serie también tiene puntos altos que la hacen casi irresistible para los fanáticos del género. Primero están, obviamente, las historias de PKD. Como todo maestro de la ciencia ficción, el autor utiliza la tecnología para intentar responder algunas preguntas como qué es la realidad, los límites de la privacidad y, como dijimos antes, la identidad y qué es lo que nos hace humanos.

El punto más destacable, sin embargo, es el reparto. Las diferentes historias cuentan con actores talentosísimos como Steve Buscemi, Greg Kinnear, Anna Pakin, Geraldine Chaplin o Bryan Cranston. Con historias que a veces hacen agua, el nivel actoral es una constante que levanta la serie.

Las historias, a pesar de lo gastadas que pueden llegar a estar, resultan en su mayoría interesantes, y son pocos los capítulos que llegan a aburrir, a pesar de que algunos son de "ciencia ficción dura", y no están diseñados para el gran público. Otro de los puntos en los que nunca defrauda es en la producción: efectos especiales de primera, y ambientes extremadamente bien diseñados que ayudan a la inmersión del espectador.

En síntesis, Electric Dreams puede ser una buena introducción a la obra del autor -aunque lo mismo se puede decir, y con más justicia, de sus libros-, y es una buena alternativa para los fanáticos de la ciencia ficción. Ciertamente se merece una oportunidad.