Brooklyn Nine-Nine: policías en acción

La comedia de Andy Samberg mantuvo durante sus cinco temporadas un nivel de excelencia notable. Algunas razones para mirarla, ahora que enfrenta un futuro incierto.
Avatar del

Francisco Pérez Osán

1/5
Brooklyn Nine-Nine: policías en acción

Brooklyn Nine-Nine: policías en acción

Brooklyn Nine-Nine: policías en acción

Brooklyn Nine-Nine: policías en acción

Brooklyn Nine-Nine: policías en acción

Brooklyn Nine-Nine: policías en acción

Brooklyn Nine-Nine: policías en acción

Brooklyn Nine-Nine: policías en acción

Brooklyn Nine-Nine: policías en acción

Brooklyn Nine-Nine: policías en acción

Es innegable que la sitcom tradicional está en un momento de crisis. Fuera de las gigantescas The big bang theory y Modern family, los fanáticos comenzaron a elegir formatos más profundos y con más posibilidades como la sadcom o a la clásica comedia dramática, y la critica hizo lo propio.

Pero todavía hay sitcoms que dan pelea, y que demuestran que el género no está totalmente agotado. Ese es el caso de Brooklyn Nine-Nine (Brooklyn nueve-nueve), una "comedia de lugar de trabajo" que consiguió cautivar a la crítica con ingenio, mucho humor y un reparto cómico difícil de igualar. El subgénero al que pertenece tuvo durante los últimos años algunos éxitos considerables, como The office o Parks and Recreation, pero está lejos de tener la popularidad de la que gozó a fines de los 90 y principios de los 2000 (los más memoriosos recordarán, por ejemplo, News Radio, con el genial Dave Foley y el Malogrado Phil Heartman, o Spin City con Michael Fox).

Brooklyn Nine-Nine es una comedia liviana en un ambiente no tan liviano: cuenta los cambios que sufre un precinto de la Policía de Nueva York, el 99, cuando cambia de capitán, y queda bajo el mando de Raymond Holt (Andre Braugher), un parco sujeto que en un primer momento genera más extrañeza que otra cosa. El protagonista principal es el detective Jake Peralta (Andy Samberg), un joven prodigio que es indescriptiblemente inmaduro. La relación entre ambos es quizá el punto más fuerte de la serie, y hace que funcionen las disparatadas situaciones en las que se ven involucrados los personajes de manera constante.

El reparto se completa con algunos pesos pesados de la comedia: Terry Crews (White chicks, Idiocracy, Blended) encarna al sargento Terry Jeffords; la comediante de stand-up Chelsea Peretti es Gina Linetti, una secretaria insufrible y egocéntrica; Joe Lo Truglio (de la saga de Wet Hot American Summer) es Charles Boyle, el mejor y terriblemente leal amigo de peralta, fanático de la buena comida e integrante de una de las familia más extrañas de la TV; Stephanie Beatriz como la detective Rosa Díaz, la más dura del escuadrón; y Melissa Fumero como Amy Santiago, una policía brillante pero obsesiva en todo sentido posible.

El humor que Brooklyn Nine-Nine maneja se mueve entre lo ingenuo y lo absurdo, aunque, al tratarse de una serie de policías en los que hay numerosos crímenes, también se adentra en el terreno del humor negro. La experiencia que tiene el reparto para hacer comedia se nota en la pantalla, ya sea en los gags físicos o en las interacciones delirantes que hicieron famoso a Sandberg en Saturday night live.

El hecho de que los protagonistas sean parte de una de las fuerzas más cuestionadas de EEUU no es ignorado en la serie. En numerosos capítulos se muestran elementos corruptos dentro de la policía, y se tocan temas como la brutalidad policial y los prejuicios raciales que hay en esa fuerza. Brooklyn Nine-Nine también funciona como una muestra de lo que sus creadores, Daniel J. Goor y Michael Schur, creen que debería ser el NYPD: los integrantes del 99 son rectos y buscan la justicia por las vías adecuadas, las mujeres ocupan el mismo lugar que los hombres, y el propio Holt es prácticamente una declaración de principios, ya que es negro y homosexual, y se opone a la discriminación de otros grupos minoritarios, y a la imposibilidad que tienen las mujeres a acceder a los rangos más altos dentro de la policía.

Lo que aparenta ser un exceso de corrección política termina siendo lo que le da profundidad a la serie, y las separa de otras producciones similares. Además fue parte de lo que llevó a que Brooklyn Nine-Nine se convirtiera en un éxito con la crítica. El público, en tanto, no la acompañó tanto como era de esperarse, y ahora, al fin de su quinta temporada, la cadena Fox puso en duda su continuidad.

Por el momento, las cuatro primeras temporadas se pueden ver en Netflix.