Atlanta, la comedia genial que no estás viendo

La serie del multifacético Donald Glover no tiene miedo de moverse en los límites de la comedia. Verdaderamente imperdible.
Avatar del

Francisco Pérez Osán

1/3
Atlanta, la comedia genial que no estás viendo

Atlanta, la comedia genial que no estás viendo

Atlanta, la comedia genial que no estás viendo(i2.wp.com)

Atlanta, la comedia genial que no estás viendo | i2.wp.com

Atlanta, la comedia genial que no estás viendo

Atlanta, la comedia genial que no estás viendo

 Donald Glover tiene una carrera por lo menos variada: comenzó haciendo sketchs de comedia con sus amigos de la universidad, para luego pasar por la sala de escritores de 30 Rock, para luego lanzarse como rapero, para luego dedicarse a la actuación en la serie Community y en la película Mystery Team, para, finalmente, dedicarse a la producción y dirección de su propio show, Atlanta.

La sadcom de FX condensa todas las experiencias de Glover en una historia que suena a repetida, pero no lo es, la de los problemas y éxitos que tiene el rapero a punto de ser famoso. O, mejor dicho, la historia del primo del rapero a punto de ser famoso. El personaje principal es Earn, un joven que dejó la prestigiosa universidad de Princeton y se ve obligado a volver a su ciudad natal a buscar trabajo. Ya en Atlanta, descubre que su primo Albert (Brian Tyree Henry) consiguió cierta fama con su single de rap, y comienza su trabajo por, primero, convertirse en su mánager y, después, evitar terminar en la cárcel.

La serie tiene muchísimos méritos, tanto es así, que con sólo dos temporadas al aire ya ganó los premios más importantes a los que puede aspirar: dos Globos de Oro y dos Emmys, en los que Glover -quien es uno de los protagonistas de la película sobre la vida de Han Solo- fue destacado como mejor actor. En su tono recuerda a otra serie icónica que retrató la vida de una ciudad mayormente negra: The Wire. Tanto Atlanta como la histórica producción de David Simon utilizan una forma totalmente descarnada y realista de mostrar lo que pasa en la vida de los protagonistas. la diferencia está en el uso del humor, que es predominante en Atlanta y bastante escaso en The Wire.

Al ser una serie de música, no es raro que la banda sonora sea espectacular. Inundada de soul, rap y hip hop, muestra el gusto particular de Glover, quien a lo largo de su carrera musical como Childish Gambino fue variando de estilos, desde el hip hop estilo gangster hasta el soul y funk que lo acerca más a bandas como Funkadelic o Earth, Wind & Fire.

En la trama se inmiscuirán algunos asuntos de la vida personal de Glover. Como Earn, el actor también fue a una universidad de la Ivy League (las mejores y más exclusivas de Norteamérica), y también tiene una relación conflictiva con lo que significa ser negro y el racismo. En varias de sus canciones se queja de que le dicen que "habla como blanco", o que un amigo le dijo que no era realmente negro porque su padre no se había ido de su casa. Atlanta muestra también las fuertes divisiones que hay dentro de esa comunidad, y como cada personaje hace lo que puede para adaptarse.

Si bien la historia se basa en la música, tiene otro costado que indefectiblemente llevará a una nueva comparación con The Wire. Al tiene como carrera secundaria la venta de drogas, lo que lo lleva a tratar con diversos traficantes y tener algunos de los problemas que ya conocemos. lo novedoso es el arte que tiene Glover para presentar estos problemas, y que llevan a Atlanta desde la clásica comedia stoner al terreno del drama o, muy raramente, de la acción.

El resultado es una comedia profunda y divertida como no se encuentran en la televisión actual. La primera temporada, de 10 capítulos, fue un éxito rotundo, y con la segunda, que se está siendo emitida en EEUU, el músico/actor/productor demostró que nada pasó por casualidad.

Por ahora se puede ver la primera temporada en Netflix, y la segunda se está emitiendo por los canales premium de Fox. Imperdible.