Tamara Baéz respondió a la foto viral sobre su pasado y contó con qué cirugías estéticas piensa seguir: "Voy a..."

Tamara Baéz respondió a la foto viral sobre su pasado y contó con qué cirugías estéticas piensa seguir: "Voy a..."

La novia de L-Gante aceptó que ha ingresado en varias ocasiones al quirófano y anticipó que continuará por ese camino.

MDZ Show

MDZ Show

Tamara Baéz experimentó un episodio incómodo, que implica una extorsión y la divulgación de su intimidad. A partir del accionar inescrupuloso de un hacker, la novia de L-Gante sufrió el robo de imágenes privadas, por las cuales le exigieron una montaña de dinero.

La joven no accedió al chantaje, de hecho ya radicó la denuncia para que se investigue la identidad del delincuente digital que se esconde detrás de este accionar horrendo, ilegal y doloroso. Por el momento, la madre de Jamaica no tuvo novedades al respecto.

Claro que todo esto derivó en la viralización de una foto de Tamara de muchos años atrás, más precisamente cuando transitaba por los 16 años. Esa imagen circuló por todas las redes sociales y lamentablemente se transformó en tendencia por los rasgos de su rostro.

En lugar de fluir la empatía con la usurpación de su intimidad, los usuarios focalizaron las críticas en algunas diferencias de su aspecto, así remarcaron que no se parece a la actualidad y le recriminaron que se haya sumergido en las cirugías estéticas, como si ese acción fuese injusta.

Lejos de evitar el tema, Baéz tomó cartas en el asunto, se arremangó y habló directamente, sin filtros ni tapujos, de esa foto, de ese aspecto disímil de su juventud. A través de un posteo en Facebook, la pareja de L-Gante exteriorizó su pensamiento.

Directa, Tamara exclamó:  “16 años. Sí, era recontra turra y me vestía con ropa deportiva que era original y valía más que ustedes chichis. ¿Quieren descansarme a mí, justo a la piba más normal que existe? Yo siempre de barrio, como ahora”.

Báez aceptó que acudió en algunas ocasiones a las manos de un cirujano estético y por eso detalló todas las operaciones que tuvo hasta el momento: “Me puse un poco de labios, me arreglé la nariz y uso pestañas, como quieren ustedes y no pueden. Les duele una banda verme bien. Las quiero y sigan mis pasos”.

En las antípodas de sentir vergüenza o arrepentimiento, la joven se animó a confesar que en el cortísimo plazo volverá a un quirófano y contó: “No exploten cuando me vean con las lolas hechas”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?