Hambre real vs. hambre emocional

¿Cuántas veces hemos dicho?:- “Tengo hambre todo el tiempo”, “Me hace ruido la panza del hambre”, "Comería todo lo que se me cruce", "Me duele la cabeza del hambre"

Avatar del Muriel Del Barco

agustina murcho

mixología de autor

Todas estas frases se relacionan al hambre propiamente dicho, pero hay diferencias. No todas las frases se refieren al mismo tipo de hambre. Es bueno saber diferenciar el hambre real del emocional, ya que ambos se tratan de diferente manera, y muchísimas veces uno empieza a hacer dieta sin tener en cuenta esto que es súper importante, porque el hambre emocional y el real, con las dietas aumenta y se hace cada vez peor.

Hambre real: es el hambre fisiológico, la falta de comida que se da por no comer por varias horas y por comer de manera insuficiente. El cuerpo empieza a manifestarlo con dolor de cabeza o de estómago (como dice la frase), o con la sensación de “hambre” que es difícil de describir pero todos lo tenemos, o con el típico mal humor de “hambre”. La solución es comer, nada más que eso. Se come, el estómago manda la señal al cerebro de qué hay comida, y tema solucionado. En estos casos, comeríamos cualquier cosa, desde una ensalada a una milanesa con puré, porque lo que necesitamos es calmar esa sensación.

Hambre emocional: el más difícil de combatir, este tipo de hambre hace que tengamos hambre “todo el tiempo” y que nada nos llene, porque el cerebro utiliza a la comida para evadir problemas, emociones y pensamientos. Suele darse con atracones, comidas de mala calidad, comer de más o picoteos. Se debe hacer tratamiento nutricional, psicológico y si es necesario, psiquiátrico, ya que solamente con nutrición no alcanza, porque el problema de base no es la comida sino las emociones. Es un trabajo muy duro, lleva su tiempo, pero se puede salir.

Esto es importante saberlo para saber cómo tratarse. Pero siempre deben tratarlo con un profesional que tome en cuenta estas cosas y lleve a cabo un plan adecuado para la situación de cada uno.

Acerca de Agustina Murcho: Es una joven nutricionista especializada en trastornos alimenticios que concientiza acerca de la buena alimentación. En contra de las dietas, sus principios se fundan en que una persona, en general, puede comer variado sin la necesidad de tener restricciones. Considera que se puede disfrutar de cada alimento, cada sabor y no sufrir en el intento. Además genera controversias y trabaja para derribar mitos y falsas creencias sobre la nutrición, cómo las dietas detox o dietas milagrosas. Durante los últimos años lanzó 2 libros. El primero “Podemos comer de todo” que salió en agosto del 2017. Y en octubre del año pasado publicó “Podemos querernos más”. En ambos libros es fiel a sus principios como nutricionista.

​https://www.instagram.com/nutricion.ag/

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?