Consejos para no arrasar con la mesa de pascuas

Falta poco para el fin de semana extra large donde todos estamos de reunión en reunión y comemos un poco de más. A continuación, consejos para no desesperar y arrasar con la mesa de pascuas.

agustina murcho

¿Cómo controlarnos en Pascuas?

Cuando llegan la época de este tipo de reuniones muchas personas se preguntan, ¿cómo hacer para comer de forma saludable? Lo ideal es no restringirse, no pensar que tenemos prohibido el chocolate o la rosca de pascuas, sino que, podemos comerlo pero no como si fuese la última vez.

Cuando uno se prohíbe lo que desea, lo va a desear aún más, aumentando la dopamina (hormona del placer) en niveles más altos de lo normal generando descontrol alimentario.

Si yo pienso "no voy a comer huevo de pascua" y nos encontramos en la mesa familiar rompiendo el huevito y mirándolo con deseo y viendo como todos lo comen, probablemente empiece a comer un pedacito, y otro, y otro con el pensamiento "como la arruine, sigo comiendo, hoy es la última vez y como todo lo que pueda", generando culpa y pensando que el chocolate está mal.

O, no lo comeremos pero la próxima vez que veamos chocolate, lo comeremos de esa misma manera, porque el cerebro hará lo imposible para conseguir lo que a uno le gusta. Cuando uno empieza a ver todos los alimentos como "cotidianos" logramos no tener ese deseo tan grande, y por lo tanto, que nos sea más fácil moderar, porque sabemos que "no es la última vez". 

Para no arrasar con mesa de pascuas lo ideal es pensar que no va a ser el ultimo día que comamos ese alimento.

El chocolate lo tenemos todo el año, si nos regalan huevos podemos comerlo otro día. Obviamente que no es fácil tener ese tipo de alimentos en casa si nos gustan mucho, pero siempre comiendo con conciencia es mas fácil.

Otra cosa que hay que tener en cuenta y que a muchos les cuesta es el comer despacio, masticar y saborear la comida, disfrutarla, y no comer rápido y servirnos 5 veces hasta no poder mas porque después nos sentimos mal y decimos "para que comí tanto". Además el desayuno es muy importante. Ese día es de suma importancia el desayuno para no llegar con hambre, estar satisfechos y no comer de más en el encuentro.

Luego del fin de semana lo que NO hay que hacer es dietas, ayunos, detox ni restringir el lunes ni la semana que le sigue, porque ahí volvemos al círculo vicioso "dieta-atracón-dieta". Lo ideal es que predomine la alimentación saludable y saber que no tenemos nada prohibido, que cuando tenemos algún evento social o tener ganas de comer algo "diferente", tengamos en claro que podemos comerlo con moderación.

Cada persona tiene sus requerimientos, por lo tanto el tema de las cantidades se consulta con el profesional. El bajar y subir de peso no depende de un alimento en sí, sino de un conjunto de hábitos. Una persona que necesita bajar de peso puede comer tranquilamente una porción de rosca de pascua que no le va a afectar.

Lo que afecta al peso de la persona es comer todos los días desordenado, picotear, comer porciones abundantes, no hacer ejercicio, y la restricción. Como decíamos antes, la restricción hará que bajemos de peso muy rápido, porque nos consumimos, pero a la larga o a la corta recuperaremos ese peso y hasta el doble en masa grasa enlenteciendo aun más el metabolismo.

Entonces la clave está en aprender a comer, hacer ejercicio y controlar las emociones, es decir, no volcar nuestros problemas en la comida. 

Agustina Murcho 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?