Belén Soler Valle: la mujer al frente de un prometedor proyecto vitivinícola

La Sommelier y Comunicadora Social en su rol de Manager de la bodega Vinos del Potrero, es la encargada de liderar este rubro que la enamora día a día. 

Avatar del Muriel Del Barco

muriel del barco

Belén Soler Valle

Nacida en Gualtallary en el año 2008, corazón del Valle de Uco, Mendoza, la bodega Vinos de Potrero produce vinos de calidad, explotando al máximo su potencial y creando una analogía entre Terroir y Potrero. Belén Soler Valle es co-fundadora junto a su marido, el actual Manager del Club Atlético Boca Juniors, Nicolás Burdisso.

Belén cuenta con una formación de Licenciada en Comunicación Social en la Argentina y un Master en Viticulturas y Marketing del Vino en la Italian Food Academy de Milán, Italia. También está terminando el último año de la carrera de Sommelier en Italia, país donde reside desde hace 15 años. En su rol de Manager de la bodega, es la encargada de liderar el proyecto, trabajando en conjunto con todo su equipo y viajando varias veces por año a la Argentina para ocuparse personalmente de su gestión.

Este año está volviendo a vivir en Argentina, pero antes se animó a un mano a mano con MDZ Femme.

-¿Te habías imaginado alguna vez que podías estar al frente de un gran proyecto?

-La verdad que siempre tuve ganas de hacer algún proyecto y siempre me imaginé en esta edad, cuando mis hijos ya estaban más grandes y sobre todo me imaginaba siempre volviendo a mi país y realizando algo que me entusiasme, que me guste y que pueda desenvolverme también en lo que yo había estudiado, qué es Comunicación Social.

Siempre me vi delante de un proyecto, pero nunca hubiese imaginado estar delante de un proyecto de vinos. A lo mejor si me lo imaginé hace 6 o 7 años, pero no antes.

Creo que hoy en día las mujeres tienen muchas ganas de crecer y tienen muchas aptitudes para dirigir empresas y creo que el mundo, hace tiempo ya, que viene cambiando y las mujeres han adquirido el rol que tenían que tener, estar la par de los hombres.

-¿Creés que rompiste con los prejuicios de las mujeres en el mundo del vino?

-Yo no creo que las mujeres tengan prejuicio en el mundo del vino, conozco muchísimas mujeres que se están desplegando muy bien y son pioneras en el mundo del vino y cada vez son más. Y no veo que tengan ningún prejuicio o temor de entrar en este mundo. Por lo menos la gente que yo conozco no se las ve tímidas al momento de entrar al mundo del vino, creo que la mujer está agarrando cada vez más fuerza y se está dando cuenta realmente del potencial que tenemos y de cómo usarlo. No creo que yo venga a romper nada, sino que vengo a sumar, soy una mujer más que se suma en este mundo, que hace fuerza para que sumen cada vez más mujeres, porque creo que es un mundo hermoso para que las mujeres podamos descubrir, recorrer, aprovechar y disfrutar y sobre todo sumar.

Belén invita a las mujeres a sumarse al mundo del vino.

Creo que hoy en día las mujeres tienen muchas ganas de crecer y tienen muchas aptitudes para dirigir empresas y creo que el mundo, hace tiempo ya, que viene cambiando y las mujeres han adquirido el rol que tenían que tener, estar la par de los hombres.

-¿Costó ganarse un lugar?

-A todos cuando empezamos en algún proyecto nuevo nos cuesta ganarnos un lugar, y ese lugar se gana con dedicación y pasión, haciendo el trabajo de la mejor manera y con seriedad. Creo que cuando las cosas se hacen bien, todo nos podemos ganar un lugar en cualquier ámbito. Pienso que estamos haciendo las cosas bien con Vinos de Potrero, con tranquilidad, con dedicación, siempre manteniendo la calidad y el perfil que queríamos darle a la empresa y a los vinos. Así que de a poquito nos vamos a ir ganando un lugar y estar donde queremos estar.

-¿Qué creés que tenemos nosotras para relacionarnos de una forma diferente con el vino?

Estoy de acuerdo con que las mujeres tengamos los mismos derechos que los hombres, pero es verdad que somos diferentes, tenemos gustos diferentes, miradas diferentes, por suerte existe esa diferencia porque se complementa. Y los dos puntos son interesantes, es lindo como se disfruta, aprecia y se potencian los hombres y las mujeres trabajando con el vino.

-La mujer puede aportar esta seducción, pasión y delicadeza con la que se acerca al vino. Y la mirada femenina en cuanto al consumo de tal o cual vino, según las preferencias, las modas y los estilos.

Estoy de acuerdo con que las mujeres tengamos los mismos derechos que los hombres, pero es verdad que somos diferentes, tenemos gustos diferentes, miradas diferentes, por suerte existe esa diferencia porque se complementa. Y los dos puntos son interesantes, es lindo como se disfruta, aprecia y se potencian los hombres y las mujeres trabajando con el vino.

-¿Cuánto influye la opinión femenina a la hora de comprar vino?

-Creo que influye mucho, ya que una mujer que sabe de vino se hace fuerte en su opinión y cuando ella le recomienda un vino el hombre sucumbe y le sigue la selección de la mujer.

-¿Hay varietales favoritos de ellas o eso ya fue?

-No pienso que haya varietales preferidos de las mujeres, opino que quizás la mujer que se inicia a tomar vino, le van a gustar más los vinos frescos, los vinos fáciles de beber. Pero una vez que se inicia y se mete en el mundo del vino, no hay varietales preferidos, cada uno tiene su gusto personal, pero no es porque sea mujer, sino porque cada uno es un ser humano diferente con sus gustos y sus placeres. No creo que haya un varietal de la mujer específico, lo digo teniendo en cuenta que soy una mujer que sabe de vinos, soy sommelier, me gustan, estoy interesada y tengo curiosidad por conocer.

Belén también es sommelier.

-¿Qué es lo que más te gusta del mundo del vino?

-Siempre me enamoró, y lo que más me gustó del mundo del vino, es esta relación que tiene el hombre con la tierra y la naturaleza, para mí eso es lo más fantástico que tiene este mundo. Y viviendo hace 15 años en Italia, también me enamoré del romance que tiene la tradición familiar, el vino y la comida. Es una combinación justa y exacta, creo que el amor, la pasión, la familia y el vino van completamente de la mano y es un placer poder trabajar en este mundo e ir descubriéndolo de poco a poco.

-¿Qué le falta todavía a esta industria?

-A esta industria todavía le falta más mujeres que se animen a sumarse y a descubrirla, ¡así que chicas a sumarse! Acá las estamos esperando, entren que es un mundo muy interesante que empieza y no termina más, hay mucho para descubrir y sorprenderse.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?