Terrazas de los Andes: los críticos internacionales destacan el presente y futuro de sus vinos

La bodega recibió muy buenos puntajes por parte de James Suckling y Tim Atkin, y ganó el premio de “Productor Argentino del Año” de la IWSC. Atkin distinguió a su Petit Manseng como el vino dulce del año.

MDZ DIVINOS

Gonzalo Carrasco: enólogo de Terrazas de Los Andes.

Gentileza

Los 99 puntos que James Suckling le otorgó a Terrazas de los Andes PARCEL N° 1E El Espinillo Malbec 2017 (Gualtallary – Valle de Uco), un vino que se sumará en 2020 a la línea Parcel de la bodega es una muestra más del camino hacia la excelencia de Terrazas de los Andes. Tim Atkin, en su reciente informe sobre Argentina, menciona en el podio del 2019 a Terrazas de los Andes Petit Manseng 2017, como vino dulce del año.

Durante 2018, la bodega había sido reconocida como “Productor Argentino del Año” en el International Wine and Spirit Competition (IWSC) y ganó el Malbec Trophy por el Terrazas de los Andes Parcel N° 2 W Los Castaños Malbec 2013 (Valle de Uco – Mendoza).

El comienzo del 2019 empezó con buenas noticias para la bodega inaugurada en 1999 en el corazón de Perdriel, en Luján de Cuyo (Mendoza), ya que 15 de sus vinos recibieron más de 91 puntos por el prestigioso crítico estadounidense James Suckling, muchas de ellas son etiquetas que no llegaron todavía al mercado y que lo harán próximamente entre 2019 y 2020. Lo mismo sucede con el informe de Tim Atkin que otorga a 14 de sus vinos más de 90 puntos, destacando en el podio del 2019 al Petit Manseng 2017.

Terrazas de los Andes viene trabajando en la ampliación de su portfolio. En 2018 sumó un Cabernet Franc en su línea Reserva y está trabajando dos novedades para ampliar la familia Parcel que ya empiezan a ser realidad. Suckling le otorgó 99 puntos al Parcel de El Espinillo, y 97 puntos a la etiqueta proveniente de Lican, Los Chacayes. Dos vinos que todavía no llegaron al público (Parcel de Lican llegará durante 2019 y Parcel de El Espinillo saldrá a la venta recién en 2020). El Parcel de Lican también fue distinguido con 95 puntos por Tim Atkim y 97 puntos Suckling. Además, está trabajando en nuevos vinos en otras líneas que saldrán a la luz próximamente.

Este trabajo en la búsqueda de una nueva elegancia en Terrazas de los Andes tiene que ver con la llegada de Philippe Moureau a fines de 2015. Su expertise en Burdeos ha influido en esta nueva era de Terrazas en donde los vinos se destacan por su frescura, la fiel expresión del terroir y la elegancia. Su lema es "un gran vino es una suma infinita de pequeños detalles".

Terrazas de los Andes, pionera en la elaboración de vinos en altura, demuestra una vez más su expertise en la identificación - desde hace más de 20 años - de los mejores terroirs de Mendoza y revelan, a través de sus distintos vinos, la personalidad y el carácter de cada terruño. Este nuevo estilo que se ha estado trabajando en los últimos años ha sido reconocido y destacado por la prensa especializada a nivel internacional.

La descripción de James Suckling del Parcel N° 1E El Espinillo Malbec 2017 refleja su sorpresa por el trabajo en viñedo y el resultado obtenido. “Este es un nuevo vino loco de parcela proveniente de viñedos de más de 1.630 mts. Muestra una extraordinaria profundidad y carácter con frutos secos, fruta azul, sal, hierro y yodo. Es un vino con cuerpo, pero reservado y apretado. Reflejando la grandeza y el extremo de su terroir. Es un vino alucinante con todos sus contrastes”.

El portfolio de la bodega muestra consistencia ya que son reconocidas internacionalmente etiquetas de distintas cepas como: Malbec, Chardonnay, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Chardonnay, Petit Manseng y su Torrontés proveniente de Salta.

“Estamos muy contentos por los puntajes que recibimos a raíz de las últimas visitas de los críticos más prestigiosos a nuestra bodega. Esto nos marca que estamos por el buen camino. Que el estilo elegido para los nuevos vinos que presentaremos próximamente son de grandes vinos, que transmiten una interpretación del terroir de manera equilibrada, fresca y agradable al paladar mostrando el contraste que encontramos analizando las diferencias de suelo, la antigüedad de los viñedos y las alturas de las fincas. Creemos que nuestros consumidores recibirán muy bien los nuevos vinos que llegarán a los mercados en los próximos dos años”, comentó Gonzalo Carrasco, enólogo de Terrazas de los Andes.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?