Decanter le otorga la medalla platinum a este cabernet franc argentino

Decanter le otorga la medalla platinum a este cabernet franc argentino

Nuevamente la Argentina es noticia para el mundo del vino al obtener una importante condecoración a través de una de las publicaciones más prestigiosas. Mariano Di Paola es el winemaker y en la nota te contamos de qué va el galardón.

Federico Croce

Federico Croce

No por nada en el mundo del vino argentino a Mariano Di Paola se lo califica de "prócer". Además de ser profesor de varias generaciones de winemakers de nuestro país y de ser reconocido en el ámbito de la docencia; su historia, aporte y legado en la vitivinicultura es indiscutible.

Mariano Di Paola, destacado.

Para solo nombrar un par de reconocimientos, en el año 2015 fue seleccionado por la revista Decanter como uno de los treinta mejores enólogos del mundo; en febrero de 2018 cuando se produjo el primer Master Blenders, el vino Rutini Antología XLIV de Mariano fue calificado con el puntaje más alto por veinticinco primeros enólogos argentinos luego de una cata a ciegas; y fue nombrado como "Enólogo leyenda" por el crítico especializado Tim Atkin ese mismo año.

Esta vez la noticia es que el Rutini Cabernet Franc Gualtallary Single Vineyard 2018 ha recibido la mayor distinción dada por Decanter, que es una de las marcas de medios de comunicación más prestigiosas del mundo, publicando una revista mensual relacionada con el vino, y organizadora del concurso de vino mundial Decanter World Wine Awards.

Este producto ha recibido la medalla platinum, repitiendo la hazaña que consiguió el Rutini Cabernet Franc Gualtallary Single Vineyard 2017, que también se llevó la misma presea. 

"Este vino viene dándome alegría tras alegría, porque en el 2016 también estuvo destacado en la lista. Lleva tres años consecutivos entre los top de Decanter", dice feliz Di Paola.

El anuncio y el aplauso unánime para este winemaker mendocino.

La cosecha 2016 consiguió 96 puntos, mientras que las 2017 y 2018 llegaron a 97 puntos.

Los vinos se elaboran en la bodega que Rutini posee en Tupungato para sus etiquetas de alta gama, y las uvas provienen de viñedos propios de la zona de Gualtallary.

Mariano Di Paola, winemaker de Rutini, destaca que “estar tres años consecutivos con tan altos puntajes en una publicación como Decanter habla de la consistencia y la calidad del vino, resultado del trabajo de todo nuestro equipo”.

Un portfolio ganador.

El enólogo destaca que “en Decanter los jueces degustan cada vino a ciegas, sin saber quién lo ha producido ni cuál es la marca. Sólo conocen la región, el estilo y el rango de precios. Después de la degustación comparan sus notas de cata y acuerdan sobre el tipo de medallas que se otorgan. En nuestro caso, con las cosechas 2017 y 2018 ya hemos conseguido Platinum, que es la categoría superior”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?