Cómo sacarse los prejuicios a la hora de elegir un vino: ¡buenos tips!

Cómo sacarse los prejuicios a la hora de elegir un vino: ¡buenos tips!

En los últimos años, el vino y su degustación se han cargado de explicaciones y métodos, que en muchas ocasiones, nos frenan en el momento de elegir un vino. Federico Lancia, periodista especializado en el tema y columnista de "Uno Nunca Sabe", el programa de MDZ Radio, nos brinda unos tips.

Federico Lancia

En cierta manera, y con la irrupción de muchos especialistas en las redes sociales y medios, la comunicación del vino se llenó de contenidos y preceptos en cuanto estilos, regiones, varietales, y demás. Todos estos elementos existen y son válidos y presentes en la composición de la bebida, pero el bombardeo comunicacional de todo esto en ocasiones influye negativamente cuando tenemos que elegir una etiqueta. Porque todos van jugando su rol y quizá nos confundan.

Por eso es importante, en una primera instancia, librarse de cuestiones y preceptos.

Y partir de la base de que todos los vinos en la Argentina tienen excelente calidad, en todos sus segmentos. Siempre pueden aparecer fallas, propias del vino, pero en términos generales, todos los vinos que están en góndola, están muy bien. Para explicarlo mejor: un vino de 3 euros en Francia generalmente es malo, mientras que un vino de 500 pesos en Argentina (el valor prácticamente equivalente), es bueno.

Ahora, para entender y saber que estamos frente a un vino con grandes condiciones es importante encontrar su equilibrio. Ese equilibrio está compuesto por distintos planos sensoriales: el dulzor, el amargo y el ácido. Para tener un parámetro, la sensación de dulzor debe ser igual a la suma de lo amargo con el ácido. Sino el líquido se desbalancea. 

Luego, si se trata de la primera vez o se está empezando en el mundo del vino, es bueno tener en cuenta algunos tips para que la tarea sea más sencilla:

-Es importante evitar los blends (mezcla de varietales en un mismo vino, vale decir Malbec, Cabernet, Bonarda, demás). El que comienza a degustar, o se introduce en el mundo del vino, mejor que comience probando puro Cabernet, puro Malbec, puro Chardonnay y así... para comenzar a reconocerlos.

-Evitar, si es posible, los vinos que tienen paso por madera o que han sido añejados por mucho tiempo, y comenzar con vinos más nuevos.

-Tratar de elegir varietales (Malbec, Bonarda, Syrah) o vinos jóvenes donde resulte mucho más fácil encontrar sus atributos.

-No referenciarse en el precio, ni en la bodega, ni el enólogo que lo hizo.

-Si el vino nos llama la atención por la etiqueta, leer lo que dice pero no evaluar el vino hasta probarlo.

Cuando se encuentren frente a una botella hay que tener la capacidad de sacarse de encima todas las ideas y preconceptos de encima, dentro de lo posible. Siempre el consumidor, cada persona, tendrá la llave para decir que este vino es “mejor” que aquel. Y si un vino es mejor que otro para vos, es palabra santa, pues es el que te gusta: sobre eso no hay discusión.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?