Si bebes una botella de vino completa esto le pasará a tu cuerpo

Si bebes una botella de vino completa esto le pasará a tu cuerpo

Alteraciones en la calidad del sueño, dificultad para perder peso y problemas cardíacos, entre otros efectos nocivos a tener en cuenta.

MDZ Divinos

MDZ Divinos

El exceso de alcohol no es bueno para la salud. Y aunque esto se sepa, a veces el efecto que provoca la primera copa, desinhibe al punto que provoca que la persona corra sus límites y siga bebiendo. En épocas de confinamiento, la compra de bebidas alcohólicas se incrementó entre un 70% y un 80% en promedio en todo el mundo. El vino no fue una excepción.

Si bien las variedades malbec y cabernet se encuentran en la cresta de la ola, y sin dudas son una buena opción para maridar con todo tipo de comidas, el consumo consciente es un norte al que hay que prestar debida atención.
 

Fuente: 10Best

La cantidad y variedad de los problemas de salud que puede ocasionar tomar una botella entera de vino no son menores como para pasar por alto.

Más allá del estado etílico como efecto momentáneo, beber vino en exceso puede alterar la glucosa en sangre, incrementar las calorías que se consumen a diario y afectar el correcto consumo de energía (grasa). Además, puede afectar la frecuencia cardíaca y la presión arterial, el rendimiento mental y físico disminuye y afecta el funcionamiento cognitivo.

Beber vino de más hace que el apetito se incremente y la calidad del sueño se reduzca.

Una botella estándar tiene 750 ml, mientras que una copa tiene 90 ml, por eso en unas pocas copas se corre el riesgo de beber la botella completa sin demasiado registro de ello.

Este hábito puede hacer daño y está científicamente comprobado. Quizás este repaso haga que muchos revean el modo de relacionarse con esta bebida, que hasta ahora les parecía inofensivo.

Fuente. Pinterest

1. Calorías líquidas.  Cada copa tiene aproximadamente 123 calorías. Por lo tanto, una botella entera representará una ingesta de 615 calorías adicionales. Si se consumen con quesos, galletas saladas, carnes frías y pan las calorías totales de esa comida serán mucho más que las necesarias.

La copa de vino contiene 0,9 gramos de azúcar mientras que una copa de vino blanco tipo chardonnay tiene 1,4 gramos. Una fuente de azúcar más que considerable que hay que sumar al resto de lo que se consume por día.

2. Alteraciones en el nivel de azúcar en sangre

Uno de los efectos adversos de beber una botella entera de vino es modificar los niveles de azúcar en sangre.

Pueden aparecer palpitaciones, mareos y debilidad. El hígado está ocupado metabolizando el alcohol y por eso produce menos glucosa. Habrá que tener especial cuidado en el caso de las personas diabéticas o pre-diabéticas.

3. Borrachera

Según el físico y las características personales sumadas a la tolerancia al alcohol esa persona se sentirá antes o después “borracha“.

Pero en cualquier caso, es clave conocer que algunos cabernet pueden tener hasta un 14% de alcohol, aunque en general tienen 12% y hay vinos australianos shiraz o californianos zinfandels capaces de contener un 18%.

Cualquiera de estas proporciones es capaz de provocar una intoxicación por alcohol.

Con 4 vasos de vino tendremos en sangre un 0,8 % de alcohol en sangre, lo cual es tomado, si estuviéramos realizando un test de alcoholemia, como conducir en estado de ebriedad.

4. Menor coordinación y tiempo de reacción

Es exactamente el motivo por el cual no se puede subir a conducir un vehículo luego de haber bebido. Reduce considerablemente la capacidad de coordinar las acciones automatizadas que implican manejar el automóvil y disminuyen el tiempo de reacción. Equilibrio y rapidez empeoran a la vez que la audición se ve afectada.

5. Presión y alteraciones cardíacas

El beber en exceso sube la presión. El pulso se eleva en 15 latidos por minuto con respecto al estado de sobriedad, lo cual puede dar taquicardia, palpitaciones.

Por la noche la presión desciende naturalmente, lo cual puede resultar un cóctel peligroso.

Estos picos y cambios abruptos en los valores de la presión arterial pueden significar la posibilidad de accidentes cardiovasculares.

6. Problemas para quemar grasa

Una botella de vino detiene la efectividad del cuerpo para quemar grasa. Un estudio publicado por el American Journal of Clinical Nutrition arrojó el dato de que un grupo de hombres que recibieron un total de 24 gramos de alcohol, al ser analizados a través de su sangre, no habían podido quemar la grasa habitual. Esta función había disminuido en un 73%. 

De esta forma, queda claro que beber esta cantidad no es buena para aquellos que busquen bajar de peso.

7. Problemas para descansar

Se conoce lo vital que es el buen descanso. Las 8 horas de sueño que cumplen funciones tan irremplazables como las que se realizan en actividad durante el día. Esto no quiere decir que no se pueda beber una copita de vino para relajarse al final del día. Pero no todos los días ni una botella entera.

Según un grupo de investigadores de Finlandia que se reúnen en el JMIR Mental Health el beber alcohol reduce la calidad del sueño en un 39,2% según una muestra de 4 mil personas. El efecto sedante del vino no dura mucho y a medida que el organismo metaboliza el alcohol se vuelve a un estado de exaltación que provoca despertares repentinos y mal sueño, seguido de insomnio.

Ahora ya lo sabes. Si te gusta el vino, cuida las cantidades. Estos efectos pueden ser un problema mayor a la larga. Cuidar la salud es un acto de conquista cotidiano ¿Con quién compartirías esta información?

Este contenido se publica solo con fines informativos y no puede sustituir la labor de un profesional. Le recomendamos que consulte con su médico de confianza. 

Para dudas, sugerencias de nuevas recetas y comentarios, te invitamos a escribirnos a contacto@mdzol.com y responderemos a la brevedad.

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?