Se rompió el corcho: consejos útiles para poder sacarlo sin problemas

Se rompió el corcho: consejos útiles para poder sacarlo sin problemas

No todo el mundo sabe manejar a la perfección un sacacorchos, y cuando el corcho se rompe varios entran en pánico. ¡No temas! Hay que armarse de paciencia y seguir algunos de estos consejos.

MDZ Divinos

MDZ Divinos

Si tratas de abrir una botella de vino o espumante y el corcho se rompe, no temas: se puede sacar. Solo necesitas un poco de ingenio y esfuerzo. Existen varias formas que puedes poner en práctica para poder retirar un corcho roto, como la de usar un tornillo, un cuchillo, empujar el corcho hacia adentro de la botella o sacarlo a la fuerza. ¡Te las enseñamos!

Utilizar un tornillo

Conseguir un tornillo largo para madera. Una variante es usar un tornillo de chapa metálica.También sirve usar un martillo y un destornillador. Para este método, necesitarás un tornillo que sea lo suficientemente largo y firme como para funcionar como un sacacorchos.

Gira el tornillo e introdúcelo en el corcho roto. Con cuidado y firmeza a la vez, gira el tornillo para insertarlo en el corcho roto. Si tienes un destornillador, puedes usarlo para meter el tornillo sin arriesgarte a empujar el corcho más hacia adentro de la botella.

Si te das cuenta de que estás empujando el corcho más adentro, hay que parar en el acto. Con la punta de un cuchillo, trata de hacer un pequeño agujero para insertar allí el tornillo.

Inserta el tornillo hasta que esté lo suficientemente adentro como para que no se salga. Por otro lado, hay que acordarse de dejar suficiente lugar para poder sujetar el tornillo luego y sacarlo. Trata de no atravesar el corcho por completo. De lo contrario, será mucho más difícil sacarlo de la botella.

Sujeta el tornillo con la parte del martillo que se usa para sacar clavos. Una vez que hayas introducido el tornillo aproximadamente 10 mm en el corcho, empieza a tirar hacia afuera.

El martillo debe funcionar como punto de apoyo, no hay que tirar directamente hacia arriba. Hay que hacer el mismo movimiento que se hace con el sacacorchos.

Empuja el mango del martillo hacia abajo de modo que funcione como una palanca y jala el tornillo, junto con el corcho, hacia arriba.

Si utilizar el martillo como punto de apoyo no funciona y parece que el corcho se va a romper, intenta jalarlo directamente hacia arriba.

Sacar el corcho con un cuchillo

Es importante usar un cuchillo afilado que sea lo suficientemente delgado como para que quepa en la boca de la botella.

Para este método, y según las recomendaciones de www.wikihouw.com, será mejor que utilices un cuchillo de filo liso en lugar de uno de sierra. El primero será más fácil de deslizar dentro del corcho que el segundo.

Inserta el cuchillo en el borde del corcho, cerca del cuello de la botella. Introdúcelo aproximadamente 25 mm en el corcho.

No insertes el cuchillo en el centro del corcho. Tendrás que hacerlo en el borde, de modo que cuando lo gires, las vueltas sean más amplias. No se trata de destornillar el corcho, sino de girarlo junto con el cuchillo. El movimiento que debes hacer se asemeja más a girar la perilla de una puerta que a abrir la tapa de una botella.

Gira el cuchillo. Jala el cuchillo hacia arriba conforme lo giras. Ten cuidado, ya que tendrás que sujetar el filo liso de la hoja del cuchillo.

Empieza a girar el cuchillo lentamente alrededor de la boca de la botella. Este debe estar ligeramente inclinado, a unos 45 grados, a fin de hacer palanca.

Quizá debas introducir la hoja del cuchillo entre la botella y el corcho, dependiendo del tamaño de lo que resta del corcho.

Gira el corcho para sacarlo. Una vez que el corcho salga lo suficiente como para poder sujetarlo con tus dedos, retira el cuchillo.

Empujar el corcho hacia adentro de la botella

Retira cualquier resto del corcho. Empujar el corcho hacia adentro de la botella es la forma más sencilla de poder disfrutar tu bebida, pero también es la más sucia, por lo tanto la menos recomendable. Si el corcho se ha roto y no puedes sacarlo con alguno de los otros métodos, siempre será posible empujarlo hacia adentro.

Sacar el corcho de la botella a la fuerza

Consigue un zapato con suela dura o una toalla. Es mejor emplear este método solo como último recurso, ya que implica golpear la botella contra una superficie dura, como una pared o un árbol.

No utilices este método si solo dispones de un panel de yeso u otra estructura débil. Los golpes podrían romper o dañar tus paredes o muebles. Este método es bastante peligroso, ya que existe la posibilidad de romper la botella fácilmente. En este proceso, el vidrio destrozado podría causar accidentes graves. Si vas a emplearlo, hazlo con sumo cuidado.

Golpea el fondo de la botella. Envuelve el fondo de la botella en una toalla o colócalo dentro del agujero de un zapato con la suela dura. Luego, con cuidado, golpea el fondo contra una superficie dura.

Elige un zapato que sea firme, como un zapato de vestir. La suela, particularmente la parte del talón, debe ser plana y sólida.

Si tienes una toalla, asegúrate de envolverla de forma pareja a fin de que la parte de la botella que se golpea contra la superficie dura esté tan plana como sea posible.

Golpea la botella contra la superficie a un ritmo lento y constante. La fuerza que apliques al golpear y el movimiento del líquido harán que el que el corcho empiece a salir.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?