¿Te animás a probar? Propuestas de maridajes para una nueva década

¿Te animás a probar? Propuestas de maridajes para una nueva década

Comienza a una nueva década y ésta traerá cambios en lo que a consumo se refiere. No será nada mágico de un día para otro, sino a modo de tendencia. Una interesante columna de María Laura Ortiz.

El año 2019 se caracterizó por vinos jóvenes, frutados -tanto blancos como tintos- y el resurgimiento de vinos rosados en un color mucho más pálido de lo que consumíamos una década atrás.

Tal como siempre digo, el vino es un alimento, que nos provee de nutrientes y energía y por lo tanto, no escapa a lo que la tendencia de lo que se pone sobre la mesa argentina.

Hace una década era impensado pedir delivery de sushi o ramen, o ir a un restaurante indio, árabe o armenio.

Hay más diversidad, más apertura de mentes y de paladares y con esto necesidad de sumar nuevos estilos de vinos a nuestra dieta.

No significa que no seguirán dominando en las mesas y los menúes de restaurantes los deliciosos malbecs, cabernets sauvignon o bonardas; sino que habrá espacio para una oferta más diversificada, donde los blancos y los rosados tendrán su propio espacio, así como los vinos tintos con menor concentración, más frescura, ideales para beber con comidas ligeras, ensaladas e incluso para beber solos por copa en un bar de vinos.

La gastronomía de zonas vitivinícolas tiene el desafío de encontrar lugar para nuevos vinos, así como como para nuevos paladares sedientos de algo diferente y sabroso.

Algo que ya es tendencia mundial, es el consumo de vino orgánicos y biodinámicos y esto no escapa a las bodegas argentinas. La elaboración de vinos orgánicos estaba destinada a pequeñas y medianas bodegas, pero hoy hay bodegas líderes que están iniciando una conversión gradual a orgánicos.

Pensando en la diversidad podría sugerir:

1 Criolla, vino tinto elaborado con una de las cepas más cultivadas de Argentina. Se está haciendo en una versión light tipo rosado intenso con gran frescura y otro estilo más concentrado. Sugiero maridarla con ensaladas de hojas verde, trocitos de queso fresco y zanahoria rallada. Al segundo estilo, con algo un poquito más intenso en sabor como podría ser pizza con pepperoni, vegetales grillados o sandwich de ternera.

2 Rosado color piel de cebolla, vino de cosecha temprana que ayuda a conservar su frescura y vivacidad y poco contacto con las pieles tintas por lo que su cuerpo es ligero y fluído. Este tipo de vinos es ideal para beber solo, al lado de la pileta bien fresquito (ojo con los vidrios si están muy cerca). Acompaña de maravillas el sushi, un ceviche de pescado o unas empanaditas de zucchini y queso.

3 Cabernet franc de altura, con taninos finos, cuerpo medio y gran vivacidad, vino fácil de beber con aromas a frutas rojas, pimienta negra en incluso algo de pimentón. Justo para acompañar una entraña con ensalada, una bruschetta con pimientos morrones asados o un queso semi maduro si no es una comida formal.

Los invito a probar estos vinos como parte de la experiencia de entender lo que se viene y sumar los que vayan encontrando en el camino.

María Laura Ortiz — Winifera.com

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?