La multinacional favorita de Alberto ahora lidera un sector clave

La multinacional favorita de Alberto ahora lidera un sector clave

Durante el 2021, Toyota Argentina, empresa a la que el presidente elogia seguido, destronó a Volkswagen como la marca que más vehículos vende en el país. ¿Por qué?

Cristian Ortega

Los datos del mercado automotriz argentino al cierre del 2021, dejaron varias cuestiones a analizar, pero sin dudas en el mundillo empresario-industrial, lo que más ruido hizo fue el impresionante desempeño de Toyota Argentina.

La filial de la firma japonesa se convirtió en la marca que más vehículos vendió el año que acaba de terminar en el país, destronando nada menos que al gigante alemán Volkswagen, quien lideró este ranking los últimos 17 años.

¿Qué pasó para que Toyota Argentina destrone a Volkswagen y se consolide como una multinacional de raíces profundas en el país, donde produce uno de sus vehículos estrella en el mundo que a su vez exporta a 23 mercados en toda la región y un poco más allá también?

Las razones son varias. Pero vamos primero a los datos duros. El informe de ventas totales de vehículos que este viernes difundió ACARA (Asociación de Concesionarios de la República Argentina), indica que Toyota vendió en todo el años pasado 73.471 unidades, mientras que Volkswagen llegó a 56.581, una diferencia importante (tercera se ubicó Fiat, con 50.360 vehículos patentados).

Toyota lidera desde hace años el segmento de los vehículos comerciales livianos (camionetas y furgones). Este 2021 vendió 27.072 Hilux mientras que VW comercializó 18.655 Amarok.

Si ponemos el ojo en los autos, del top 10 de los más vendidos, tres son Toyota: Etios, Yaris y Corolla.

Justamente esta es una de las razones por las que Toyota destronó a Volkswagen: a la siempre exitosa y demandada Hilux, sumó modelos de muy buenas ventas, como los mencionados Etios, Yaris y Corolla. A su vez, el SUV mediano SW4, también hecho en Argentina, lideró cómodo su segmento. Por último, el SUV chico Corolla Cross debutó hace apenas unos meses con muy buenos números de ventas.

Este punto se relaciona con lo que sigue: Toyota tiene stock de casi todo. Esto se explica por la política industrial que ha implementado el Gobierno nacional desde que comenzó. En el sector automotriz particularmente, se estableció un esquema de exportaciones incrementales, es decir mientras más exporta la firma, más cupo de importación tiene. Y en esto Toyota es imbatible: es la terminal argentina que más exporta, por lejos, por lo que también es la que más puede importar en un escenario de escases de divisas. Conclusión: tiene stock de casi todo lo que el cliente pide.

La política de precios también es muy importante para entender el fenómeno Toyota. Mientras muchas marcas le han dejado las manos liberadas a los concesionarios para que cobren sobreprecios, justamente, por la falta de stock y la incertidumbre respecto a cuándo y a qué precios los dealer podrán reponer tal o cual unidad, Toyota Argentina controla que sus productos se vendan a precio de lista sin excusas. A este punto podríamos sumarle el excelente y famoso servicio de post venta de la marca.

A lo mencionado, hay que destacar también que Toyota Argentina y su Planta Zárate, son eslabones que la casa matriz de la marca en Japón tiene muy en cuenta, incluso, según especialistas en el complejo automotor argentino, el margen de acción que tiene Toyota Argentina es mucho más amplio que el que tienen otras filiales, donde las casas matrices ponderan más el mercado brasileño que el argentino. En esta diferencia, otra vez, la Hilux hace la diferencia.

El presidente de Toyota Argentina, Daniel Herrero, es un pragmático. Entró a la empresa en 1999, y en el 2010 fue designado titular de la filial local de la marca japonesa. Ha trabajado con varios gobiernos (Cristina, Mauricio Macri, ahora Alberto Fernández), y siempre ha encontrado la vuelta para llevarse bien con la administración de turno.

En este periodo, Herrero es de los empresarios favoritos de Alberto Fernández. El presidente varias veces ha destacado a Toyota como un ejemplo a seguir, como una multinacional que apuesta por el país a través de fuertes inversiones, sustitución de importaciones, exportando a niveles muy relevantes e, incluso, llegando a acuerdos para producir más con SMATA, el sindicato que representa a los trabajadores del sector. Incluso Herrero fue quien le sugirió al Gobierno nacional implementar un régimen de eximición de retenciones a las exportaciones incrementales (menos impuestos a quien más exporta), que luego el Ministerio de Desarrollo Productivo implementó.

Fernández, desde que recorrió el trayecto desde su casa al Congreso de la Nación para jurar como presidente en su Toyota Corolla, siempre se ha manifestado muy cercano a la empresa. Es que su modelo se relaciona con la producción nacional, las exportaciones, la generación de empleo (cuenta con más de 5.000 trabajadores), la sustitución de importaciones y una impronta innovadora no sólo en lo industrial, sino también en lo relacionado al trabajo conjunto con gremios y Estado.

Con todo, Toyota Argentina, ha tenido un año soñado: es la marca que más autos vende en el país, su planta no para de crecer (este año elevará su ritmo de producción de 140.000 a 167.000 unidades), es la que más exporta (y la que más importa) y ha anunciado inversiones en el corto plazo con incorporación de personal y ampliación de su cadena de proveedores. Desde 1997, año en que puso un pie industrial en Argentina, la filiar local de Toyota ha visto pasar varias crisis y distintos gobiernos, pero ha forjado un presente muy auspicioso. Quizás sea por que sus planes son, siempre, a largo plazo, según la misma marca pregona.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?