Mendoza: las ventajas de entrenar al aire libre

Llega el buen clima, momento ideal para abandonar las paredes del gimnasio y trabajar nuestro cuerpo en espacios abiertos

Redacción LAP

El sol comienza a calentar con asiduidad. El termómetro se pone de nuestro lado. Plena primavera, verano a la vuelta de la esquina. A los que nos gusta que los días se alarguen para poder satisfacer nuestras aspiraciones deportivas estamos de enhorabuena; todo son ventajas cuando salimos a ejercitarnos más allá de cuatro paredes. Estructura nula. Logística innecesaria. Puedes montarte tu centro de alto rendimiento en cualquier parte.

Profesionales recuerdan: “Realizar ejercicio al aire libre aporta muchos beneficios ya no solo por hacer deporte sino por los efectos que producen en la mente, en la autoestima y en la motivación”. Y lo bueno es que tampoco hay que volverse loco, el estudio realizado por la compañía arroja que “entrenar alrededor de media hora al día en el exterior aumenta los niveles de energía, de autoestima y mejora el ánimo y el humor”.

Correr al aire libre

A esto debemos sumar aspectos más sensoriales, como el valor positivo de entrenar rodeado de naturaleza, con la luz del sol y esa invasión de libertad que no se disfruta dentro de casa o en el gimnasio. Hay muchas razones, y estas son las principales:

Aire fresco

¿Quién no necesita algo de aire fresco después de un largo día de trabajo? El deporte outdoor ayuda a prevenir enfermedades, mejora el estado mental y ayuda a conciliar mejor el sueño. En primavera se aconseja disfrutar del sol y el oxígeno fresco que libera las hormonas de la felicidad y estimula el sistema inmunitario. Es importante beneficiarse de las horas de sol, ya que influye a la hora de obtener de forma natural la vitamina D.

Cambio de paisaje

Entrenar en el exterior nunca puede ser aburrido. Puedes cambiar tu recorrido de running tan a menudo como quieras, especialmente para evitar que los rodajes de largos se conviertan en tediosos. Podes también elegir un lugar perfecto para trabajar la fuerza, dependiendo de lo que necesites: una pared, una barra, una recta amplia en la que poder realizar ejercicios. Elegí cada día un escenario: parques, jardines, campos, bosques... el mundo es ilimitado.

Entrenar en grupo

Mejorar físicamente en soledad está bien, pero ¿probaste a hacerlo en grupo? Es una sensación fantástica, ayuda a socializar y te mantendrá motivado hasta el final (y al principio, pues eleva considerablemente tu nivel de compromiso). Probar nuevos lugares también te permitirá conocer a nuevas personas que piensan como vos.

Entrenar al aire libre

Varía el terreno

A la hora de correr, entrenar al aire libre implica modificar la superficie en función de los objetivos (montaña, asfalto, hierba, tartán…), y por supuesto jugar con desniveles muy diferentes.. Profesionales mencionan apuntan que “es más sano para tus pies tener diferentes tipos de superficies sobre las que correr; además podes experimentar mucho más que cuando corres en una cinta. Correr fuera también provoca un movimiento mucho más natural”.

Beneficios psicológicos

Realizar ejercicio aporta mayor autoestima, aumenta la autoconfianza y reduce la ansiedad. El entrenamiento continuado proporciona un estímulo mental que otro tipo de ejercicios no ofrecen. En definitiva, el efecto del ejercicio en la mente favorece la hormona de la felicidad.

Entrenar al aire libre en Mendoza, los beneficios

Fuente: Alberto Hernández, Fotos : Javier Escudero

¿Querés recibir notificaciones de alertas?