Durísimo golpe para Adidas

Adidas pierde la exclusividad de su logotipo de las tres tiras, fue por un reclamo de una empresa belga

Redacción LAP

El tribunal de la Unión Europea confirmó la nulidad de la marca comunitaria de Adidas consistente en tres bandas paralelas aplicadas en cualquier dirección, al no haber demostrado que tuviera un carácter distintivo.

En un duro golpe para su estrategia de marketing, el fabricante alemán de artículos deportivos Adidas perdió este miércoles la exclusividad de su marca con el distintivo con tres tiras paralelas en cualquier dirección en toda la Unión Europea (UE).

Según el fallo de primera instancia del Tribunal General de la UE, que rechazó un recurso de la empresa, "Adidas no probó que tal marca adquirió, en todo el territorio de la Unión, un carácter distintivo tras el uso que se hizo de ella".

Duro golpe al reconocido fabricante alemán

"Estamos decepcionados", comentó por su parte una portavoz de Adidas. Con este fallo se confirmó que, en Europa, no puede garantizarse la protección en virtud del derecho de marcas para todas las posiciones y direcciones de la marca de las tres tiras en los productos Adidas, evaluó.

Lo cierto es que para conocer la historia de esas tres barras tenemos que remontarnos a 1920, cuando los hermanos Adolf y Rudolf Dassler fundaron una empresa que fabricaba pantuflas y zapatos deportivos a los que comenzaron a añadir tacos en la suela, para mayor adherencia al suelo. Lograron un gran éxito publicitario al conseguir ponerle sus zapatillas deportivas a Jesse Owens en los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936, en las que el corredor ganó cuatro medallas de oro, y los Dassler vendían ya a esas alturas 200.000 pares de zapatos al año, pero después de la guerra los dos hermanos siguieron sus caminos por separado. Rudolf fundó Puma en 1948 y Adi le puso las primeras sílabas de su nombre y de su apellido a la nueva marca, Adidas, identificando ya desde entonces sus productos con las tres barras paralelas.

El logo ha ido sufriendo modificaciones a través de los años, adaptándose al espíritu de los tiempos. En 1972, Adi introdujo el «Trefoil», una hoja trifolia tras las tres barras que aludía a las coronas de laurel que las culturas clásicas otorgaban a los campeones, y en 1997 hizo circular las tres barras paralelas en línea quebrada, añadiendo movimiento a la imagen del logotipo y sugiriendo la idea de alto rendimiento. Pero las tres barras han seguido ininterrumpidamente identificando a una marca que, incluso, cuenta con una línea de productos «Originals», de estilo urbano-deportivo, en la que recupera la versión primigenia del logo y que se encuentra entre las más vendidas de la compañía.

En 2009, sin embargo, una pequeña compañía belga registró en la EUIPO una zapatilla deportiva en la que la marca era identificada por dos barras paralelas en uno de los laterales. El registro fue aceptado. Después, en 2014, cuando Adidas acudió con su actualización al mismo registro, la belga apeló, entablando una batalla en la que se presenta como David contra Goliat en la que el Tribunal de Justicia de la UE ha terminado dándole la razón, al sentenciar que las tres históricas barras no son «un patrón» sino una marca «figurativa ordinaria» y al considerar que el emporio germano, que acaba de cumplir 70 años, no ha demostrado que su conocido logo tenga «carácter distintivo», ni de forma intrínseca por su propio diseño ni adquirido por su uso todo este tiempo. Es decir, que no reúne las características suficientes para distinguirlo de los de otras empresas y que cualquier producto en el mercado puede identificarse con ese logotipo.

"La analizaremos ahora de manera urgente y utilizaremos las indicaciones de esta sentencia para el futuro proceder para proteger nuestra marca de las tres tiras para diferentes posicionamientos de los productos", aseveró la vocera.

La empresa germana no se pronunció sobre consecuencias financieras del fallo judicial. La acción de Adidas cedió en el curso de la jornada más del 1,5% de su valor.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?