Controversia por las "zapatillas mágicas" del maratonista récord del mundo

Se cuestiona la legalidad de las zapatillas: si la mejora del rendimiento del 4%  es real, entonces esas zapatillas no podían ser legales

Redacción LAP

Se estudia si las zapatillas se ajustan a las reglas y al carácter democrático del atletismo. La llegada de Eliud Kipchoge a la meta en el Prater de Viena resultó histórica, al convertirse en el primer atleta en completar un maratón en menos de dos horas.

El keniata  usó un prototipo llamado Nike Alphafly para hacer 1h59:40 en 42.195 metros. Es el primer hombre que baja de dos horas, pero la marca no será homologada.

La Nike Vaporfly Next, una zapatilla diseñada para mejorar la economía de carrera en al menos un 4%, no fue la única zapatilla de carreras en la formación en V que uso Eliud Kipchoge 

Lo que se conoce proviene de un documento registrado en el registro de patentes de Estados Unidos en 2018 que se parece muchísimo a la zapatilla que el keniata uso en Viena. Los dibujos, que han sido publicados por Believe in the Run, describen un aparato de amortiguación que incluye una suela segmentada, tres placas (probablemente fibra de carbono) y hasta cuatro cámaras llenas de líquido.

Posiblemente sean las zapatillas llamadas Nike AlphaFly

Más allá de las condiciones en las que se desarrolló el desafío -con la ayuda de 41 liebres y un coche eléctrico que marcaba el ritmo, entre otras-, el atletismo centra ahora el debate en el prototipo de zapatillas que utilizó Kipchoge (Nike AlphaFly) y dónde deben establecerse los límites de una evolucionada tecnología que permite al atleta optimizar su rendimiento.

Kipchoge, considerado por muchos como el mejor maratonista de todos los tiempos, lo que consiguió en Viena fue denominado como "El récord del deporte más tramposo de todos los tiempos". Pero el foco está puesto ahora en el modelo de zapatillas que utilizó Kipchoge (Nike AlphaFly) y de qué manera se establecen los límites de una evolucionada tecnología que permite al atleta optimizar su rendimiento.

Según el artículo 143.2 del Reglamento de competición de la IAAF, "el propósito de las zapatillas es proporcionar protección y estabilidad a los pies y una firme adherencia sobre el suelo. Las zapatillas, no deben estar construidas de tal modo que proporcionen a los atletas una ayuda o ventaja injusta . Deben estar razonablemente al alcance de todos en el espíritu de la universalidad del atletismo".

La suela de las zapatillas que utilizó Kipchoge en Viena

Estudios han cuantificado la ventaja del uso de estas zapatillas de última generación. A ritmos altos, esos análisis brindan diferencias que oscilan entre uno y dos minutos en los registros si se comparan con los realizados con calzados previos. Gracias a la mayor reactividad de las zapatillas -el epicentro de la mejora lo sitúan en una triple placa de fibra de carbono-, se incrementa la eficiencia de carrera y disminuye la fatiga muscular. "El desgaste general es mucho menor", explica Jesús España, maratoniano. "Kipchoge acabó sobrado. Tuvimos la sensación de que podía haber corrido aún en menos tiempo y no llegó a meta con secuelas físicas propias de una carrera así"

Brian Hanley, biomecánico de la Universidad de Leeds Beckett y colaborador de la IAAF, abre otra duda: "Creo que existen ventajas potenciales, pero depende del atleta. Puede haber un beneficio mayor para los que entran de talón, que de antepié o puntera".

Las zapatillas de Kipchoge abren el debate: revolución o ventaja

Nike AlphaFly

¿Querés recibir notificaciones de alertas?