¿Cómo correr para quemar grasa?

Aprende a correr de la forma más efectiva para quemar calorías provenientes de la grasa

Redacción MDZ

Si queres correr para quemar grasa de verdad, es interesante que sigas estos consejos. Si estás intentando perder peso, la mejor forma no es ponerse a hacer deporte sin un conocimiento previo, ya que, si no seguís un plan adecuado, el entrenamiento no será efectivo y podría ser incluso contraproducente.

No obstante, correr siempre es interesante para mantenerse en forma y quitar del medio algo de grasa indeseada. Sin embargo, existen formas efectivas que harán que pierdas peso a mayor velocidad, aunque para eso no es necesario lanzarse a hacer maratones diarias ni nada por el estilo.

Por lo general, el ejercicio suave y prolongado es interesante. No obstante, no siempre es la mejor opción para perder grasa de forma efectiva y veloz. Si bien es verdad que tu cuerpo usará energía proveniente de los lípidos, también es cierto que, al final, se queman menos calorías y las rodillas y otras articulaciones sufren especialmente.

Recordemos que, ante el esfuerzo físico, el cuerpo humano utiliza tanto hidratos de carbono como grasas para obtener la energía que necesitas, aunque las proporciones serán variables.

Es decir, que por lo general, a largo plazo, el cuerpo suele quemar grasas para funcionar, sin embargo, para esfuerzos repentinos e inesperados, usará más hidratos de carbono y menos lípidos.

Ahora bien, hay que tener en cuenta un detalle. Es verdad que el ejercicio intenso y repentino, como un sprint, quema menos grasa en porcentaje, porque nuestro organismo usa previamente los hidratos de carbono. Pero en cantidad total, la grasa usada con un método más intenso es mayor que con uno suave.

Aprende cómo correr para quemar grasa

Es simple. Haremos ejercicio intenso, ya que, caminar a buen ritmo durante 20 minutos acabará con unas 65 calorías de grasa, que será un 65% sobre la quema total de calorías. Pero 20 minutos de sprints, suponiendo solo un 40% de la quema completa de grasas calóricas, implica que habremos enviado al limbo unas 100 calorías en total, es decir, un porcentaje menor, pero una cantidad mayor.

Para que nuestro entrenamiento "quema grasas"  sea efectivo, al salir al trote, debemos intercalar un ritmo constante con un minuto o dos de aceleración rápida cada cinco minutos.

Además, será interesante evitar los recorridos muy planos. Es básico que busquemos zonas con cuestas para alternar un mayor esfuerzo de subida que aumente el consumo de energía.

Finalmente, no hemos de olvidarnos de añadir ejercicios de resistencia entre carrera y carrera, como dominadas, sentadillas o fondos. Todo esto ayudará a una quema de grasa mayor y más constante.

Mujer correr

¿Querés recibir notificaciones de alertas?