Circuito de ultramaratón diseñado para que nadie termine

El maratón de Barkley, fundado en 1986, es casi imposible de completar.

Redacción LAP

Cada año se celebra una maratón muy especial en el planeta donde tan sólo pueden participar 40 corredores. Esa carrera es una de las difíciles, singulares y sádicas de cuantas existen, tanto, que únicamente 14 personas han logrado terminarla alguna vez.

“Es difícil encontrar algo que esté tan cerca de lo imposible”, dice Lazarus Lake. Esta persona es el creador del maratón de Barkley que ha sido definido como “una aventura satánica de running”.

La historia de esta carrera es tan curiosa y peculiar que ha acabado uniendo a Martin Luther King con dos corredores extravagantes y una antigua cárcel de máxima seguridad. Una historia que se remonta a los años 70, momento en el que ocurre un famoso asesinato.

Una carrera satánica

Los “requisitos” de Barkley

La mayoría de las ultramaratones tienen una web dedicada a la carrera, un sitio desde el que tienes información de contacto, fecha del evento, información de registro y cosas así. Barkley no. La carrera cuenta con un correo electrónico, pero uno que no posee casi nadie, y aquellos que lo conocen no suelen ofrecer la información fácilmente.

De hecho, hoy es una especie de juego entre los “veteranos” de la carrera, quienes acaban mezclando información de mentira en la red con medias verdades para los posibles corredores potenciales, sobre todo en cuanto a cómo apuntarse y cuándo será la carrera.

Pasaron seis años desde la hazaña de Furtaw hasta que alguien volvió a completar la carrera (ahora con el nuevo kilometraje). El británico Mark Williams lo consiguió en 1995 en un plazo de 60 horas

Y es que el tiempo es fundamental en el proceso de solicitud. Una vez que alguien se las ha arreglado para averiguar cuando se abre el plazo, debe acceder a ello durante el día y la hora elegida por Cantrell, quién sólo abre la inscripción durante un tiempo relativamente corto (y de acuerdo a la zona horaria en la que se encuentre).

Quizá por ello, por esa dificultad para registrarse y por la reticencia de los veteranos de la carrera por ayudar a los nuevos (junto a las normas del parque), tan sólo 40 personas pueden participar cada año. Por tanto y visto desde otro prisma, cada nuevo corredor puede hacer que un veterano pierda su lugar.

Una vez que alguien logra inscribirse la cuota de inscripción es de un centavo por milla (kilómetro y medio), lo que supone llegar a pagar hasta 1,60 dólares si te haces la carrera en modo “fun”, que son las 100 millas originales más 60 de “diversión” extra para aquellos que quieran emociones fuertes.

Una carrera dificil

Consejos para quien pueda correrla

Tenes que ser capaz de orientarte por los senderos en el campo. Te vas a perder y en cada vuelta la elevación es brutal, vas todo el tiempo subiendo y bajando. Mentalmente me preparo pensando en todo lo que podría salir mal y en cómo solucionarlo. Leo mucho sobre ello y también escucho podcasts. El problema principal no fue continuar, sino cómo poder abrigarme para así poder seguir adelante, cuenta un  experimentado corredor.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?