volver a
LAP

¿Sirve entrenar una sola vez por semana?

Por falta de tiempo, cada vez más eligen concentrar el ejercicio en una sola jornada: también reporta beneficios.
1/4
¿Sirve entrenar una sola vez por semana?

¿Sirve entrenar una sola vez por semana?

¿Sirve entrenar una sola vez por semana?

¿Sirve entrenar una sola vez por semana?

¿Sirve entrenar una sola vez por semana?

¿Sirve entrenar una sola vez por semana?

¿Sirve entrenar una sola vez por semana?

¿Sirve entrenar una sola vez por semana?

 Si justificás tu pereza para el deporte en que no tenés tiempo, ya no tenés excusas: un nuevo estudio sugiere que realizar actividad física, aunque sea una vez por semana, puede alargar la vida y reducir el riesgo de mortalidad por cualquier enfermedad.

En el universo anglosajón son conocidos como weekend warriors, algo así como "atletas de fin de semana", porque ya sea por la falta real de tiempo o de la necesaria disciplina para llevar a cabo una rutina de entrenamiento, dejan las actividades deportivas enmarcadas fuera de los días hábiles.

La investigación de la Universidad de Loughborough (Reino Unido) y en la que participó la Universidad de Harvard trabajó a partir de patrones de entrenamiento en 63.591 adultos entre 1994 y 2012 para analizar cómo diferentes patrones de ejercicio influyen en el riesgo de mortalidad por enfermedades cardiovasculares y cáncer: las personas que realizan cualquier tipo de ejercicio físico pueden vivir más tiempo.

La salud peligra con la inactividad total

Durante el período tomado en consideración por el estudio, hubo 8.802 muertes totales, 2.780 por enfermedad cardiovascular y 2.526 por cáncer. En comparación con las personas inactivas, los participantes que practicaron un poco de ejercicio tuvieron un 37% menos probabilidades de morir por causas cardiovasculares durante el lapso por el que se prolongó el estudio, mientras que los atletas de fin de semana un 40% menos y quienes llevaban adelante una rutina un 41% menos.

Para el cáncer, las probabilidades de morir eran 14% más bajas entre las personas ligeramente activas, 18% más bajas para los atletas del fin de semana, y 21% más bajas para los practicantes de rutina.

Los autores advierten que este estudio es observacional y que ninguna rutina puede causar menos muertes que otra, pero sí reducir riesgos en todas las causas estudiadas. Estos datos demuestran los beneficios de la actividad física y los peligros potenciales para la salud de un estilo de vida extremadamente sedentario, algo especialmente grave cuando se constata que el 63% de los encuestados no alcanzaba el mínimo de actividad física requerida.

La frecuencia, la intensidad y la duración pueden ser decisivas

El objetivo secundario del estudio fue investigar cómo la frecuencia, la intensidad y la duración de la actividad física podrían influir en la mortalidad, para mostrar cómo manipulando estas variables podemos mantenernos saludables sin poner excusas, además de ofrecer soluciones a aquellas personas que tienen un estilo de vida ocupado.

"Los atletas del fin de semana tomados para nuestro estudio emprendieron una gran proporción de ejercicios de intensidad fuerte: la calidad puede ser más importante que la cantidad", dijo el autor principal del estudio, Gary O'Donovan. "El ejercicio de intensidad fuerte mejora la condición física aeróbica más que la misma cantidad de ejercicio de intensidad moderada. Con dos sesiones de intensidad fuerte por semana basta para mantener la aptitud aeróbica".

Sin embargo, la consigna es clara: cualquier tipo de actividad deportiva favorece la salud. Y para ello, tan importante es lo conceptuado como deporte como la actividad doméstica y la realización de tareas del hogar o el caminar diario, una manera sencilla de cumplir con las recomendaciones que sugieren repartir la actividad a lo largo de la semana para ayudar en otros ámbitos de la salud como la presión arterial, el estado de ánimo o la capacidad de procesar azúcares.

(c) CLAUDIA LORING. La Vanguardia.

Temas
  • entrenamiento
  • frecuencia
  • ejercicio