volver a
LAP

Señales de que es hora de renovar las zapatillas de running

No existe una regla absoluta que determine cuando ha finalizado la vida útil de una zapatilla de running. Pero hay una serie de señales que te ayudarán a tomar la decisión.
1/6
Señales de que es hora de renovar las zapatillas de running

Señales de que es hora de renovar las zapatillas de running

Señales de que es hora de renovar las zapatillas de running

Señales de que es hora de renovar las zapatillas de running

Señales de que es hora de renovar las zapatillas de running

Señales de que es hora de renovar las zapatillas de running

Señales de que es hora de renovar las zapatillas de running

Señales de que es hora de renovar las zapatillas de running

Señales de que es hora de renovar las zapatillas de running

Señales de que es hora de renovar las zapatillas de running

Señales de que es hora de renovar las zapatillas de running

Señales de que es hora de renovar las zapatillas de running

A tomar la decisión antes de que el calzado te provoque una lesión !

Existen multitud de factores que pueden hacer variar la vida útil de una zapatilla de running. Desde la calidad del modelo, al uso, pasando por el peso y práctica del corredor...todo afecta. Con el uso, las zapatillas van perdiendo propiedades que, llegado un punto, pueden provocar una merma en el rendimiento, así como la posibilidad de aparición de lesiones.

Es por este motivo que es recomendable cambiar el par de zapatillas habitual por uno nuevo cuando notemos las señales de que ha llegado la hora de jubilar las compañeras de tantos kilómetros. Pero, ¿cuáles son estas señales? Para empezar, existen dos tipos de señales: las que ofrece la propia zapatilla y las que se producen en nuestro cuerpo.

SEÑALES EN LA ZAPATILLA

A medida que vamos completando kilómetros, el uso va haciendo mella en la zapatilla que, al final de su vida útil, mostrará algunos aspectos que nos indicarán que ha llegado la hora de cambiar.

Karim Pörtzgen, especialista en zapatillas, explica que a grandes trazos existen tres indicadores que nos pueden ayudar a saber si la vida útil de la zapatilla ha llegado a su final.

El principal es la consistencia y la resistencia de la zapatilla. "Un modelo en buenas condiciones es consistente, resistente, no permite movimientos laterales y aguanta correctamente el peso del corredor en cada pisada. Mientras que una zapatilla gastada se vuelve flexible y ya no controla eficientemente los movimientos laterales. Además se flexa por el arco plantar, cuando éste debe estar rígido", comenta asegurando que estos detalles pueden ser percibidos con una simple manipulación de la zapatilla con las manos.

También se puede detectar de forma táctil la consistencia de la amortiguación, el segundo aspecto a tener en cuenta. "Si podemos hundir la amortiguación apretándola con un dedo y no recupera su forma, es señal de que el cambio puede ser necesario". Aunque, en este aspecto, Pörtzgen avisa que "no todas las zapatillas son iguales, ya que dependiendo del tipo de amortiguación que use cada marca y del tipo de zapatilla (de entrenamiento, mixta o de competición), la duración del rendimiento de la amortiguación variará".

Por último, otro indicativo que puede ayudar a tomar la decisión de renovar el calzado de running es apuntar los kilómetros que se corren con cada zapatilla. Así, recomiendan no correr más de 1200 km con la misma zapatilla de entrenamiento, ni superar los 600 km con una mixta o los 300 km con una de competición.

En cuanto a la suela, su desgaste puede ser indicativo de que el servicio de la zapatilla puede estar llegando a su fin, pero Pörtzen recomienda no fiarse de este indicador, ya que puede llevar a equívocos: "La suela puede presentar un alto nivel de desgaste, pero si la zapatilla conserva una buena amortiguación y estabilidad, seguirá siendo apta para su uso unos cuantos kilómetros más", apunta.

SEÑALES DEL CUERPO

Además de las señales que lance la propia zapatilla, nuestro cuerpo también puede avisarnos de que ha llegado el momento de la renovación. Según explican diversos podólogos, estas señales pueden producirse en forma de dolores o molestias sin justificación aparente, como sobrecargas cuya intensidad aumenta progresivamente. Otras señales son también las sensaciones de incomodidad a la hora de correr y caminar, o sentirse más pesado y notar más los impactos articulares, sobre todo a ritmos altos. Se trata, simplemente, de estar un poco atento a los mensajes que nos comunica nuestro cuerpo.

Después de estos consejos, entrena con tus zapas de la mejor forma mientras entrenas para correr en la " Maratón Internacional de Mendoza". ¡Inscríbite aquí maratondemendoza.com/#inscripcion
Temas
  • zapatillas
  • indumentaria
  • correr
  • running
  • MIM
  • Maratón de Mendoza