volver a
LAP

Por qué mi reloj gps no mide bien mi carrera

Cada vez son más los corredores que utilizan un reloj con GPS para entrenar y competir. Una herramienta para conocer su ritmo, la distancia que han recorrido y el circuito realizado.
1/6
Por qué mi reloj gps no mide bien mi carrera

Por qué mi reloj gps no mide bien mi carrera

Por qué mi reloj gps no mide bien mi carrera

Por qué mi reloj gps no mide bien mi carrera

Por qué mi reloj gps no mide bien mi carrera

Por qué mi reloj gps no mide bien mi carrera

Por qué mi reloj gps no mide bien mi carrera

Por qué mi reloj gps no mide bien mi carrera

Por qué mi reloj gps no mide bien mi carrera

Por qué mi reloj gps no mide bien mi carrera

Por qué mi reloj gps no mide bien mi carrera

Por qué mi reloj gps no mide bien mi carrera

 Sin embargo, muchos quedan contrariados al descubrir que la precisión de este instrumento es limitada.

Aunque resulta de mucha ayuda para los corredores, no se trata de un sistema totalmente exacto. Con frecuencia, cuando un corredor termina una carrera y comprueba la distancia que marca su reloj, no corresponde con la estimada. También puede pasar que, al entrenar junto a otros compañeros que también utilizan estos relojes, compruebe que el ritmo o la distancia que marca el suyo es diferente a la que marcan el resto.

Cuando se trata de una carrera, muchos no dudan en afirmar que el error está en la exactitud de la medición primera del trazado y no en el sistema GPS de su reloj. Sin embargo, el responsable tiende a ser este último. Las carreras, por lo general, están medidas siguiendo un procedimiento estandarizado. Los recorridos homologados se miden buscando siempre la distancia mínima posible. Esto quiere decir que, una vez definido el mapa, se marca el trazado más corto posible en línea recta y tomando el carril interior en cada curva. Todo ello queda dibujado con una línea sobre el asfalto.

ASÍ FUNCIONA UN GPS

Es prácticamente imposible que un corredor siga esta línea durante todo el recorrido de una carrera, pues con el mero hecho de realizar un adelantamiento esta distancia mínima se perdería. Sin embargo, es muy frecuente que aparezcan una serie de errores de medida asociados al GPS.

  1. LA ADQUISICIÓN DE SEÑAL

    Este sistema de posicionamiento actúa gracias a la acción de una serie de satélites que lanzan una señal que atraviesa la atmósfera hasta ser rastreada por los receptores GPS. Gracias a estas señales, estos pueden calcular la distancia a los satélites y, como ello, la posición de los corredores. La antena que capta la señal en el dispositivo es determinante para que la recepción sea correcta y continua, al igual que el número de satélites que estén disponibles en ese momento y para ese lugar.
  2. LA FRECUENCIA DE REGISTRO

    El GPS de un reloj no refleja la carrera de manera constante, sino con una determinada frecuencia. Cuanto mayor sea esta frecuencia de registro, el error de medida será menor. Por tanto, cada cuántos segundos registre el reloj nuestra posición es determinante para que el recorrido final que nos marque sea lo más parecido posible al que realmente hayamos hecho.
  3. LAS PRISAS POR EMPEZAR

    La mayoría de errores suelen darse en el primer kilómetro registrado. El reloj avisa al corredor cuando alcanza el 100% de recepción y ya está disponible la señal GPS. Sin embargo, esto no siempre significa que sea constante y potente. Así que, muchas veces, comienzan a correr y los primeros ritmos medidos no se corresponden con la realidad. Para que esto no ocurra, es aconsejable permanecer parado unos segundos tras el aviso de señal al alcanzar el 100%.
  4. EL MARGEN DE ERROR

    Como ya sabemos, los relojes GPS no reflejan la posición del corredor continuamente, sino que señalan cada pocos segundos el punto en el que se encuentra en ese momento. Después, une estos puntos en línea recta para dibujar el trazado. Por lo general, se calcula que esto provoca un fallo de entre 75 y 150 metros cada 10 kilómetros recorridos. Así, además, si la distancia que marca el GPS es mayor que la recorrida realmente, la velocidad media que indica también es mayor que la auténtica.
  5. CURVAS DE IZQUIERDAS Y CURVAS DE DERECHAS

    La mano en la que el corredor lleva el reloj también puede convertirse en un condicionante a la hora de valorar el error de medida. Si la mayoría de curvas giran hacia la izquierda y llevamos el reloj en esa muñeca, conseguiremos unos resultados más precisos. Si, al contrario, lo llevamos en la muñeca que queda hacia el exterior del trazado, el error en la medida del trazado será mayor.
  6. TÚNELES, PUENTES Y EDIFICIOS

    Ciertos elementos pueden bloquear la señal de los satélites, ya que esta no puede atravesar techos, muros o zonas de arbolado espeso, por ejemplo. Cuando el corredor se sitúa entre grandes edificios o callejuelas, el efecto pantalla distorsiona totalmente la recepción de la señal y el error registrado será alto. Una vez se abandonan estos espacios, el retorno puede no producirse inmediatamente o que aparezcan graves errores de posicionamiento.
  7. CUANDO ESTÁ NUBLADO

    Otro de los factores que puede afectar a la medición de ritmos y trazados es la meteorología y, en particular, los días muy nublados o con niebla. En este caso, la precisión de los relojes GPS se ve bastante afectada, incluso en zonas abiertas y sin edificios.

Todo esto no quiere decir que los GPS sean imprecisos, pues su exactitud es cada vez mayor. Pero si eres corredor, debes tener en cuenta estas particularidades antes de confiar ciegamente en ellos. Para intentar esquivarlas, trata de evitar zonas con edificios altos, calles estrechas y circuitos circulares en aquellos entrenamientos de calidad en los que quieras medir la distancia recorrida y que los ritmos que marque el reloj sean lo más reales posibles.

Fuente: Laura López

Temas
  • running
  • correr
  • app
  • tecnología
  • entrenar
  • gps
  • reloj