volver a
LAP

Las diez señales que identifican a un 'runner de mierda'

En el mundillo de las carreras, proliferan unos personajes que se caracterizan por hacer trampas y perjudicar con su comportamiento al resto de corredores.
1/7
Las diez señales que identifican a un 'runner de mierda'

Las diez señales que identifican a un 'runner de mierda'

Las diez señales que identifican a un 'runner de mierda'

Las diez señales que identifican a un 'runner de mierda'

Las diez señales que identifican a un 'runner de mierda'

Las diez señales que identifican a un 'runner de mierda'

Las diez señales que identifican a un 'runner de mierda'

Las diez señales que identifican a un 'runner de mierda'

Las diez señales que identifican a un 'runner de mierda'

Las diez señales que identifican a un 'runner de mierda'

Las diez señales que identifican a un 'runner de mierda'

Las diez señales que identifican a un 'runner de mierda'

Las diez señales que identifican a un 'runner de mierda'

Las diez señales que identifican a un 'runner de mierda'

En el mundo de las carreras hay normas básicas que debemos seguir. Algunas de ellas tienen que ver con el sentido común y con el civismo, muchos no las respetan.

 Para calificarlos, corredor y bloquero @runerenfurecido empezó a utilizar el hashtag #RunnerDeMierda, el uso del cual se ha ido extendiendo como la pólvora.

Califica en dos grupos a los de #RunnerDeMierda: los que lo hacen por vocación y los que lo hacen por desconocimiento o inexperiencia

1- Los que lo hacen por vocación: Irrecuperables para la sociedad.

2 - Los que lo hacen por desconocimiento o inexperiencia: La mayoría pertenecientes y los califica con el hashtag  #Futingueros.

Veamos un listado de los rasgos principales de este tipo de corredores

 1.- Corre sin dorsal

Es especialista en correr de ‘garrón'. ¿Para qué pagar si puede hacerlo gratis? Los más vivos del barrio. Además algunos son capaces de posar para los fotógrafos de las carreras con el mayor de los descaros. Bajo el lema de la calle es pública, le quitan la hidratación y servicios para los que pagaron legítimamente para participar de una carrera. Siempre que puede, va a las carreras de pirata.  No se cansa de decir "Excepto la remera, el resto de servicios te los dan igualmente". Defiende el dicho de "Quien roba a un ladrón tiene 100 años de perdón", así que... con lo que valen las inscripciones, que se menejen!

2.- Fotocopiar el dorsal

 No es raro ver una manada de estos individuos, todos con el mismo dorsal, posando en alguna fotografía que posteriormente suben a sus redes sociales. La avivada es no pagar y joder a los que lo hicieron.

3.- Colarse en la largada

No les gusta el lugar de salida que la organización ha dispuesto para ellos y claro, se cuelan en el que les da la gana, cuanto más delante mejor. Normalmente molestan a otros corredores y son capaces de meter codo por ganar unos centímetros.

4.- Recortando que es gerundio

Nunca una carrera les ha medido de más en su GPS. Se ‘comen' todas las esquinas y aceras por ganar unos míseros segundos. Los bordes no son obstáculo para sus aventuras recortadoras, son todoterreno. Recorta todo lo que puede en cada curva, en cada rotonda, empujando a quien sea necesario. Obviamente si algo anda mal, es culpa de la organización

5.- Su agua, su tesoro

Quieren su agua y la quieren ya. Si tienen que cruzarse delante de una docena de compañeros por agarra la primera botella de la primera mesa de un puesto, lo harán y no dudara en agarrar dos y tres botellas, que luego tirara en el medio del camino, sin importar de que te caigas.

6.- La calle es suya

Sus codos son armas de destrucción masiva. No miran hacia ningún lado. Si te cruzas en su camino te llevarás un ‘regalito' a casa. No dudarán en hacerte caer si te atreves a desafiar su ritmo de 6:05/kilómetro. No vacila en escupir, a donde sea, sin fijarse si molesta a alguien.

7.- Quiero mi medalla

Pese a no haber pagado la inscripción se llevarán la medalla y como no, la remera oficial de la carrera. Les encanta lucir estas prendas los domingos después de la carrera, cuando bajan a comprar el pan.

8.- Los ‘Atilas' de los puestos de hidratación

Arrasan por donde pasan. Da igual que los corredores que llegan después se queden sin agua o isotónica, ellos tienen que hacer acopio para la semana de entrenamientos y para darle algo a los hijos cuando lleguen a casa. A veces llevan su propia bolsa del super para poder cargar con más provisiones. Si hay geles, no dudan en agarrar de cinco. 

9.- El engredio

Han corrido sin dorsal, colándose en la salida, en un lugar que no era el suyo, han recortado 200 esquinas pero se jactan con sus amigos y familiares por sus ‘logros deportivos' y por haber quedado el 1459 de 2500 corredores en la carrera de su barrio. Lo que sucede en carrera, se queda en la carrera. Su tiempo es el que pone en la clasificación. Y punto.

10.- Aleccionado al personal

Son capaces de ‘evangelizar' desde el púlpito de sus redes sociales. Sus cuentas de Twitter son sus ‘Nuevos Testamentos'. Lo que dicen va a misa, es verdad absoluta e indiscutible, pobre del que se atreve a llevarles la contra.

Algunos corredores novatos pueden llegar a incurrir en alguno de estos comportamientos pero es más por falta de conocimiento que por malicia. No sean duros, a enseñarles el buen camino. Si por el contrario das con un auténtico ‘runner  de mierda', lo único que podes hacer es rezar por su alma y como no, correr lo más lejos posible de su lado.

Estos corredores son los que se conocen como ‘Runners de mierda', término que ha dado a conocer y extender su uso el incomparable @runerenfurecido.

Fuente: @runerenfurecido

Temas
  • correr
  • malos hábitos
  • malos comportamientos