volver a
LAP

Las cinco peores y las cinco mejores dietas para el 2017

El Instituto Médico Europeo de la Obesidad ha lanzado un ranking con las cinco dietas mejores y las cinco peores para perder peso a lo largo de este año.
1/4
Las cinco peores y las cinco mejores dietas para el 2017

Las cinco peores y las cinco mejores dietas para el 2017

Las cinco peores y las cinco mejores dietas para el 2017

Las cinco peores y las cinco mejores dietas para el 2017

Las cinco peores y las cinco mejores dietas para el 2017

Las cinco peores y las cinco mejores dietas para el 2017

Las cinco peores y las cinco mejores dietas para el 2017

Las cinco peores y las cinco mejores dietas para el 2017

 En las mismas se han valorado factores como el equilibrio nutricional, posibles efectos rebote y potenciales beneficios o riesgos para la salud a corto y largo plazo.

TOP 5 DE LAS DIETAS MENOS INDICADAS

1.Dieta de las pastillas quemagrasas: es la "peor" de todas las dietas y potencialmente la "más peligrosa" de la que se teme que seguirá ganando adeptos en 2017, ya que entre sus famosas defensoras está Kim Kardashian.

"Cuando el objetivo de una dieta es únicamente perder peso a cualquier precio, debemos desecharla inmediatamente. Con dietas basadas en este tipo de compuestos químicos no sólo estaremos poniendo en peligro nuestra salud, sino que tendremos garantizado el efecto rebote y en muchos casos los efectos posteriores, como el hipertiroidismo, se mantienen de por vida", ha comentado Bravo.

2. ‘Teatoxing' o dieta depurativa con té: implica el consumo de té con fines depurativos para el organismo, mejora en la piel o para perder hasta 3 kilos en tan sólo tres días. A menudo estas dietas recurren a sustancias como el ‘teatoxing' o sen, una hierba laxante originaria de India que se utiliza con fines adelgazantes debido a su efecto purgante y que, al alterar el metabolismo, puede provocar cierto grado de dependencia, promover el colon irritable provocar una mala absorción de los nutrientes.
Esta dieta carece de los nutrientes mínimos diarios que nuestro cuerpo necesita para mantener sus diferentes funciones en un estado óptimo de funcionamiento. No aporta proteínas, ni grasas de algún tipo, por lo que la pérdida de peso que se produzca será principalmente de agua y masa muscular. La sensación de mareo y debilidad, la falta de vitalidad y el efecto rebote posterior nos obligan a clasificar este tipo de dieta como nada recomendable y para los que, a pesar de ello la van a probar, recordamos que nunca debemos seguir con este plan más de 2 o 3 días

3. Dieta cetogénica: este plan, cuyas variantes más polémicas llevan los nombres de ‘Atkins', ‘Dukan' o ‘Scardale'. Se basan en la cetosis, un estado metabólico que se produce por la carencia de hidratos de carbono, induciendo al catabolismo de los lípidos con el fin de obtener energía.
El menú diario está compuesto principalmente por alimentos proteicos y verduras, excluyendo cualquier fuente de azúcar como frutas, cereales,legumbres o dulces. No obstante, una mínima ingesta de azúcar o endulzante, obtenidas de un caramelo o chicle, rompería el estado de cetosis, produciendo una gran sensación de hambre y fatiga. Además, conllevan a un aumento de los niveles de cortisol en la sangre, hormona que en exceso produce sensación de estrés y ansiedad.


4. La dieta de los jugos verdes: con fines publicitarios se les ponen nombres como antiestrés, antiaging, anticelulitis o detox. En concreto, la dieta de los jugos verdes, a la que en ocasiones recurren la modelo de ropa interior Rosie Huntington-Whiteley e Isabel Preysler, se basa en batidos compuestos mayoritariamente de verduras, hortalizas y frutas.

Los preparados multivitamínicos no cumplen con los requerimientos nutricionales y proteicos de una comida principal. Al ingerir la verdura y la fruta trituradas omitimos la masticación y la insalivación, una parte del proceso digestivo que puede influir en el efecto de saciedad y acentuar la sensación de hambre. Se trata de un planteamiento incompleto e insostenible en el tiempo que puede conducir a la pérdida de masa muscular o hipervitaminosis.

5. ‘Clean eating' o la moda de los alimentos ‘limpios': entre sus seguidoras están Miranda Kerr y Jessica Alba. Las personas más vulnerables que siguen este plan pueden acabar con una dieta "extremadamente restrictiva" y con problemas psicológicos y trastornos de la alimentación, como la ortorexia.

TOP 5 DE LAS DIETAS MÁS SALUDABLES

1. Dieta 2.0: el seguimiento a distancia a través de chat o videoconferencia, con programas de evaluación ‘on line' y sistemas de medición 24 horas a través de aplicaciones conectadas a un reloj o pulsera, encontrarán su auge durante éste año.

Cada vez más clínicas y centros sanitarios ofrecen la oportunidad de personalizar las dietas y realizar un seguimiento ‘on line' hacia el paciente, utilizando las herramientas de la globalización tecnológica. La única crítica que podría recibir éste sistema, es la pérdida del contacto directo con el paciente a la hora de realizar un reconocimiento físico para evaluar mediciones.

2. Dieta de los días alternos: está orientada principalmente a aquellas personas con problemas de obesidad que necesiten perder más de 15 kilos y que ya hayan fracasado en otras dietas hipocalóricas. Esta dieta permite hacer vida social los fines de semana porque incorpora alimentos que favorecen la prevención de ciertas enfermedades; reduce la sensación de hambre y la ansiedad nocturna; y alterna días depurativos, días de régimen y días sociales.

3. Dieta Genética: el desarrollo de nuevas disciplinas nutricionales, como la nutrigenómica y la nutrigenética, sirven de apoyo a la hora de recomendar al paciente una serie de pautas alimentarias y de estilo de vida, adaptadas a su perfil genético.
Este planteamiento nutricional no está enfocado para perder peso, sino para prevenir enfermedades y problemas de salud asociadas a una predisposición genética. No obstante, muchos pacientes rechazan este método, porque ‘no quieren vivir con miedo' a desarrollar una patología determinada en la edad adulta

4. Dieta circadiana: el sistema alimentario que plantea esta dieta se centra más en la mejoría del estado de salud en general, que en la pérdida de peso. Por otro lado, según el portavoz del IMEO Rubén Bravo, es "bastante limitada", pues los alimentos marcados en cada fase del ciclo no se pueden consumir en otras fases donde son directamente prohibidos".

5. Dietas que excluyen carne: vegetariana y vegana. Los vegetarianos solo rechazan los productos de animales sacrificados, pero sí, consumen el resto de derivados. Los veganos, a cambio, son mucho más estrictos y omiten no sólo la carne, sino todas las fuentes de origen animal de la alimentación, incluyendo huevos, lácteos o miel.

Una dieta de este tipo proporcionaría menos colesterol y grasas saturadas, y por lo tanto un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo II. Otro plus para una dieta como esta, rica en fibra y pigmentos vegetales antioxidantes, como beta carotenos o licopeno, sería una menor incidencia de distintos tipos de cáncer (pulmón, próstata, mama y colon).

Si queremos bajar peso con una dieta de este tipo, debemos controlar la ingesta de azúcares sencillos y la distribución de los distintos tipos de carbohidratos a lo largo del día. De otra manera corremos el riesgo de que, aunque la ingesta calórica global sea menor que en otras dietas, se formen depósitos de grasa derivados del exceso de glucosa y glucógeno almacenado

Temas
  • alimentación
  • deportes
  • saludable
  • dietas