volver a
LAP

Hábitos típicos de los corredores ineficientes

Para alcanzar un buen rendimiento hay que trabajar mucho, ser constante e inteligente. Muchos consideran que las mejoras llegan con simplemente salir a correr de vez en cuando.
1/4
Hábitos típicos de los corredores ineficientes

Hábitos típicos de los corredores ineficientes

Hábitos típicos de los corredores ineficientes

Hábitos típicos de los corredores ineficientes

Hábitos típicos de los corredores ineficientes

Hábitos típicos de los corredores ineficientes

Hábitos típicos de los corredores ineficientes

Hábitos típicos de los corredores ineficientes

 Sin embargo, los resultados dependerán de una serie de factores. A continuación te damos 6 hábitos típicos de los corredores ineficientes que te resultarán de gran ayuda para evitarlos.

-Entrenar a tope todos los días: hay que intercalar las sesiones más exigentes con las más suaves. Los días duros serán aquellos en los que se hagan tiradas largas o muy rápidas. Por su parte, nos tomaremos las cosas con más calma en los días suaves, en donde las distancias son más reducidas y a un ritmo cómodo en el que podamos mantener una conversación. Sin embargo, son muchos los que continúan un día tras otro trabajando con demasiada dureza.

-No estirar al acabar de correr: lo más sencillo es hacer un par de estiramientos nada más finalizar el entrenamiento e irse para casa. Sin embargo sería aconsejable dedicar algo más de tiempo a esta recuperación. Hay muchos músculos que participan en el ejercicio, como son glúteos, gemelos, sóleos, tibiales, abductores, isquiotibiales o cuádriceps, entre otros.

-Inadecuada alimentación: para conseguir el mayor rendimiento posible la alimentación también desempeña un papel esencial. La comida que nos llevamos a la boca se ocupa de proporcionarnos la energía suficiente para afrontar las sesiones preparatorias, pero también para recuperarse mejor después de los ejercicios. Lo que comes a diario, además, contribuye a prevenir molestias físicas, ser más constante en la rutina de entrenamientos y rendir a un gran nivel. Eso sí, la alimentación debe ser lo más saludable posible para que te ayude a sentirte ligero.

-No ser regular: ocurre con bastante frecuencia que las personas que se animan a correr sólo duran un par de semanas. Al cabo de este tiempo se aburren y lo abandonan. Otros piensan que con entrenar de vez en cuando les sirve para conseguir sus objetivos. El verdadero éxito de los corredores requiere de mucha paciencia y de un esfuerzo sostenido en el tiempo, en donde se salga a correr al menos tres o cuatro días a la semana.

-Evitar el gimnasio y no fortalecer el cuerpo: para mejor las marcas en el running no basta con salir a correr y correr. Mucha gente pasa por alto la necesidad de acudir al gimnasio a fortalecer el cuerpo y los músculos. El temor que existe entre los runners es que con las pesas se pierda agilidad y aumente el peso, con una posterior pérdida de rendimiento. Sin embargo, una adecuada base muscular te hará un deportista más eficiente y con menos lesiones.

-Carecer de una rutina de recuperación: después de correr también hay que descansar para llegar al siguiente entrenamiento con fuerzas. Algunos se olvidan de esto y al acabar de correr se pegan un baño y se recuestan en el sofá. Es necesario seguir una rutina de estiramientos, aplicarse hielo o baños de agua fría, dormir y alimentarse de una manera saludable.

Temas
  • Ineficientes
  • hábitos
  • consejos
  • correr