volver a
LAP

El amateur Kawauchi triunfa en la Maratón de Boston en un día infernal

El Maratón de Boston celebró su edición 122 sin mayores contratiempos, más allá del infernal tiempo que condicionó el desarrollo de la carrera.
1/9
El amateur Kawauchi triunfa en la Maratón de Boston en un día infernal

El amateur Kawauchi triunfa en la Maratón de Boston en un día infernal

El amateur Kawauchi triunfa en la Maratón de Boston en un día infernal

El amateur Kawauchi triunfa en la Maratón de Boston en un día infernal

El amateur Kawauchi triunfa en la Maratón de Boston en un día infernal

El amateur Kawauchi triunfa en la Maratón de Boston en un día infernal

El amateur Kawauchi triunfa en la Maratón de Boston en un día infernal

El amateur Kawauchi triunfa en la Maratón de Boston en un día infernal

El amateur Kawauchi triunfa en la Maratón de Boston en un día infernal

El amateur Kawauchi triunfa en la Maratón de Boston en un día infernal

El amateur Kawauchi triunfa en la Maratón de Boston en un día infernal

El amateur Kawauchi triunfa en la Maratón de Boston en un día infernal

El amateur Kawauchi triunfa en la Maratón de Boston en un día infernal

El amateur Kawauchi triunfa en la Maratón de Boston en un día infernal

El amateur Kawauchi triunfa en la Maratón de Boston en un día infernal

El amateur Kawauchi triunfa en la Maratón de Boston en un día infernal

El amateur Kawauchi triunfa en la Maratón de Boston en un día infernal

El amateur Kawauchi triunfa en la Maratón de Boston en un día infernal

 El corredor japonés amateur Yuki Kawauchi y la americana Desirée Linden triunfan en un día infernal.

No fue el día para los africanos: lluvia permanente durante los 42 km, fuertes vientos helados, neviscas dejaron literalmente por el suelo a todos los corredores favoritos. Los ganadores en hombres y mujeres, fueron una verdadera sorpresa: hace 33 años que no gana en la categoría mujeres una americana.

En el quinto aniversario de los atentados de 2013, que se cobraron tres vidas y causaron casi 300 heridos, el maratón más antiguo del mundo deparó una nueva sorpresa del atletismo estadounidense, protagonizado esta vez por Desiree Linden, y la sorpresa del defensor del título, el keniata Geoffrey Kirui, que se hundió en unos agónicos kilómetros finales, abriendo la puerta al triunfo del 'marathon man' japonés Yuki Kawauchi.

Sin duda, la prueba estuvo marcada por la lluvia, el frio y el viento reinantes en la capital de Massachusetts, que propiciaron unas marcas muy pobres. Linden ganó con un tiempo de 2h39:54, el peor registro desde 1978.

La victoria de la atleta californiana, séptima en el maratón de los Juegos de Río, es la primera de una estadounidense en Boston desde el triunfo de Lisa Larsen Weidenbach en 1985 y prolonga el gran momento de su país en la prueba más emblemática del fondo tras las sonadas sorpresas protagonizadas por Shalane Flanagan en Nueva York  y Galen Rupp en Chicago  en 2017.

La victoria supone además el primer triunfo de Linden, de 34 años, en un maratón tras 16 carreras. Ya había sido segunda en Boston, en donde corría por sexta vez, en 2011. Tanto en 2015 como en 2017 había sido cuarta.

"No tengo palabras para expresar lo que se siente", declaró Linden al valorar los sentimientos que tenía tras ganar la carrera. "Todo se lo debo al gran trabajo que han hecho conmigo mis entrenadores".

Las estadounidenses redondearon la mañana copando seis de los siete primeros puestos, con la desconocida Sarah Sellers en segundo lugar (2h44:05). La canadiense Krista Duchene, de 41 años, completó el podio con un tiempo de 2h44:20.

Las atletas africanas, que llegaron a dominar la prueba de la mano de la etíope Mamitu Daska y la keniata Gladys Chesir, se tuvieron que conformar con el octavo puesto de la doble campeona del mundo (2011 y 2013) y defensora del título Edna Kiplagat (2h47:14).

En categoría masculina, Kawauchi se convirtió en el octavo japonés en ganar en Boston y el primero en hacerlo desde el doble triunfo de Toshihiko Seko en 1981 y 1987. Su tiempo, 2h15:58, es el peor en Boston desde 1976.

"Para mí estas fueron las mejores condiciones posibles que podía tener para conseguir la victoria", declaró Kawauchi, de 31 años, al concluir la prueba.

El nipón, en su cuarto maratón del año (todos ganados) y el número 81 de su frenética carrera, fue de menos a más, aprovechando el desfallecimiento del vigente campeón mundial para firmar su trigésimo cuarta victoria. Nunca antes había ganado un 'Majors' tras ser sexto en Nueva York 2015, undécimo en la carrera de la Gran Manzana de 2013 y 2014 y decimotercero en Berlín 2016. Nunca se ha retirado desde que corrió su primer maratón en febrero de 2009.

Kirui llegó a tener un minuto y medio de ventaja al paso del kilómetro 35, pero acabó con evidentes síntomas de fatiga y apenas logró retener el segundo puesto con un crono de 2h18:23, apenas doce segundos mejor que el estadounidense Shadrack Biwott, que ya había sido cuarto el año pasado y completó el podio.

El festival estadounidense incluyó seis atletas entre los diez primeros, con apenas un africano (Kirui) en el 'top ten'.

Temas
  • correr
  • running
  • maratón
  • MIM
  • Maratón de Mendoza
  • boston