volver a
LAP

Dolor cervical al correr: causas y remedios

No se encuentra habitualmente en la lista de las lesiones más típicas que puede padecer un corredor, pero es una dolencia que muchos runners sufren incluso más de una vez en su vida.
1/5
Dolor cervical al correr: causas y remedios

Dolor cervical al correr: causas y remedios

Dolor cervical al correr: causas y remedios

Dolor cervical al correr: causas y remedios

Dolor cervical al correr: causas y remedios

Dolor cervical al correr: causas y remedios

Dolor cervical al correr: causas y remedios

Dolor cervical al correr: causas y remedios

Dolor cervical al correr: causas y remedios

Dolor cervical al correr: causas y remedios

 El dolor cervical puede llegar a ser muy molesto, aunque la buena noticia es que la mayoría de veces es fácil de prevenir y de curar.

Sentir dolor cervical o de cuello mientras se corre es más habitual de lo que nos pensamos. Se trata de una dolencia considerada benigna y que, en la mayoría de casos, no presenta unas consecuencias graves. Pero quien lo ha padecido alguna vez sabe lo molesto que puede llegar a ser practicar running con este dolor que incluso puede continuar durante el resto de nuestra rutina, una vez finalizado el entrenamiento.

El dolor cervical afecta esencialmente, como su nombre indica, a la zona cervical, pero pueden darse ocasiones en las que las molestias se extiendan por los hombros, parte alta de la espalda, brazos e incluso la cabeza, dando lugar a cefaleas.

CAUSAS DEL DOLOR CERVICAL EN RUNNERS

En relación al running, se suele decir que cuando algo duele es porque no está en su lugar, le falta fuerza o está condicionado por una mala postura.

En el caso dolor de cuello, la principal causa suele encontrarse en la postura que adoptamos mientras corremos, pero también en nuestras rutinas diarias, sobre todo si trabajamos frente a un ordenador. Una mala postura que suele conllevar el adelantamiento de la cabeza en relación al tronco y que crea una descompensación muscular que se traduce en tensión en la parte alta de la espalda y del cuello.

El músculo que más padece esa carga descompensada y la tensión es el trapecio y, concretamente, las fibras superiores. Tanto si se corre cargando más peso en un lado que el otro o con tensión en los hombros, el trapecio sufre. Pero no es el único. También padece toda la musculatura ubicada en la zona superior de la espalda, como son la escápula, los suboccipitales, el esternocleidomastoideo y los escalenos, según se apunta en el libro Dolor y disfunción miofascial, de David G. Simons y Janet G. Travell.

Para evitar la aparición del dolor en esta zona se recomienda cuidar la postura al correr, más si cabe de lo que siempre insistimos que debe hacerse. Hombros relajados y cabeza recta con la mirada hacia el frente, es lo mínimo.

OJO CON MIRAR EL GPS

Además de los malos vicios posturales, otro condicionante que puede comprometer nuestra postura al correr es mirar demasiado el reloj o gps. Si se baja la cabeza con frecuencia o se eleva un brazo para consultar el reloj, se modifica la postura, afectando a la musculatura antes mencionada.

DEBILIDAD MUSCULAR

Otro factor que contribuye a la aparición del dolor de cuello es la debilidad muscular. La práctica de running no puede basarse solo en correr. Es necesario trabajar la musculatura y un trapecio débil puede no soportar bien las tensiones en carrera y generar el dolor de cuello.

TÉCNICA DE CARRERA

Del mismo modo, no aplicar una correcta técnica de carrera también tiene afectación directa sobre esta musculatura. Pisadas descompensadas, cargas de peso más pronunciadas en un lado del cuerpo que en el otro y una repartición desigual del impacto de la zancada pueden ocasionar dolor cervical.

REMEDIOS

Viendo algunas de las principales causas del dolor cervical al correr, es fácil imaginar qué se puede hacer para prevenir esta dolencia o mitigarla. Pero se pueden resumir básicamente en tres puntos:

  • Realizar ejercicios para fortalecer el trapecio, la espalda y la zona abdominal que ayuda a mantener una buena postura
  • Cuidar la técnica de carrera y la postura al correr
  • Realizar estiramientos de la musculatura de la cabeza, cuello, trapecio, hombros y toda la cadena posterior después de entrenar y también después de estar mucho tiempo sentados

TRATAMIENTO

En cuanto al tratamiento de esta dolencia, se recomienda asistir a un profesional de la salud y de la fisioterapia que identifique el problema y prescriba el mejor tratamiento.

El cuanto al reposo, éste será indicado por el profesional, pero en general se recomienda dejar de correr y guardar reposo unos días hasta que la dolencia desaparezca.


Temas
  • correr
  • running
  • salud
  • descanso
  • hábitos saludables
  • entrenar