volver a
LAP

Cómo preparar tu bici de mountain bike para un viaje

Llega Semana Santa y varios días de feriados, el momento ideal para viajar con tu bici. Aquí una guía paso a paso para preparar tu bici para un viaje.
1/11
Cómo preparar tu bici de mountain bike para un viaje

Cómo preparar tu bici de mountain bike para un viaje

Cómo preparar tu bici de mountain bike para un viaje

Cómo preparar tu bici de mountain bike para un viaje

Cómo preparar tu bici de mountain bike para un viaje

Cómo preparar tu bici de mountain bike para un viaje

Cómo preparar tu bici de mountain bike para un viaje

Cómo preparar tu bici de mountain bike para un viaje

Cómo preparar tu bici de mountain bike para un viaje

Cómo preparar tu bici de mountain bike para un viaje

Cómo preparar tu bici de mountain bike para un viaje

Cómo preparar tu bici de mountain bike para un viaje

Cómo preparar tu bici de mountain bike para un viaje

Cómo preparar tu bici de mountain bike para un viaje

Cómo preparar tu bici de mountain bike para un viaje

Cómo preparar tu bici de mountain bike para un viaje

Cómo preparar tu bici de mountain bike para un viaje

Cómo preparar tu bici de mountain bike para un viaje

Cómo preparar tu bici de mountain bike para un viaje

Cómo preparar tu bici de mountain bike para un viaje

Cómo preparar tu bici de mountain bike para un viaje

Cómo preparar tu bici de mountain bike para un viaje

 Gracias a los modernos medios de transporte nunca ha sido tan fácil visitar con nuestra mountain bike lugares maravillosos. El transporte aéreo permite llegar a destinos épicos, algo que está al alcance de cualquiera ya sean profesionales, aventureros o viajeros que se atreven por primera a vez a salir con su bici.

Cuando viajas por el mundo con la bici es importante tener en cuenta tres principios para llegar al destino y regresar a casa con una máquina en perfecto estado.

  1. Proteger la bici de sí misma (evitar que unas piezas rocen contra otras).
  2. Reducir el número de piezas sueltas que se pueden olvidar o perder.

  3. Poder volver a montar la bici de forma sencilla.

Sigamos el proceso.

1. Una bici limpia

Empeza con una bici tan limpia como sea posible. El barro y la suciedad pueden dañar algunas piezas.

Se especialmente cuidadoso cuando visites por ejemplo paises como Australia o Nueva Zelanda pues estos países tienen una normas muy estrictas sobre el medio ambiente. Nada de suciedad o barro. Asegúrate de que los neumáticos están relucientes.

2. Pedales fuera

Los pedales son los primeros componentes que se deben quitar. En la mayoría de los casos basta una llave allen de 6 o 8 mm, aunque en ocasiones es necesario una de 15 mm. Hay que engrasar un poco el interior de los pedales para facilitar su desmontaje. Guarda los pedales en el compartimento de la bici.

3. Manillar fuera

Quita los tornillos y arandelas que sujetan al manillar y una vez que está suelto el manillar (sólo sujeto por los cables) vuelve a poner los tornillos y arandelas pero sin apretarlos mucho. Así no los perderás.

4. El asiento

Si es fijo simplemente quítalo pero aprieta los tornillos para que no los pierdas durante el viaje.

Si es un asiento que se baja de forma automática mantenlo comprimido en su posición más baja. Normalmente esto basta para que toda la bici entre en una funda protectora. Los asientos más largos pueden dar un poco de problemas para reducirlos a la altura necesaria.

5. Ruedas fuera

Hay que quitar las ruedas antes de ponerlas en sus propias fundas individuales. Aprieta los ejes para que no se salgan.

Quita un poco de aire a los neumáticos. En la mayoría de las aerolíneas prefieren unos neumáticos completamente vacíos. Si la bici tiene neumáticos sin cámara interior no es bueno vaciarlos completamente sino dejarlos a una presión de 10 a 15 psi.

Pon una pieza en cada pastilla de freno para sujetarlas (puede ser algo que hayas fabricado tú o algunas que se venden para ello). Así no se aprietan más de la cuenta, lo que puede ocurrir cuando hemos quitado los discos de frenos.

6. Conviene desmontar más piezas

Siguiendo con las ruedas hay que desmontar los discos de frenos para que no se doblen durante el transporte. Aprieta los tornillos para no perderlos. Cada disco deberá ir en su funda individual y protegido por una pieza de cartón.

Hay que desmontar el cambio trasero para evitar que se dañe. Envuélvelo con un paño o en un plástico con burbujas de aire. El cable y la cadena siguen unidos, así que protégelos también con otro paño.

7. En la funda

El cuadro va en el interior de la funda, sujétalo con las cintas que hay dentro. Protege también el manillar y los distintos tubos. Cada rueda va por separado en un compartimiento.

Las piezas pequeñas pueden ir en la mochila con la ropa de repuesto. Si se trata de algo de mayor tamaño mételo en la funda de la bici y sujétalo para que no esté bailando durante el viaje, lo que podría causar algún daño.

8. Ya está todo listo

Con la bici ya preparada lo único que te queda es llegar al aeropuerto con tiempo de sobra para facturar la bici (ya dentro de la funda) y ¡esperar para partir hacia tu destino!

Tene en cuenta que la funda de la bici también deberá ser transportada por otros medios (por ejemplo el remolque que la lleva hasta el avión), así que siempre hay peligro de que la aplasten. No pongas dentro de la funda piezas muy pesadas.

¡Feliz viaje!

Temas
  • bicis
  • pedalear
  • bicicletas
  • tendencias
  • Tria
  • ironman
  • viajes