Tres días para el Circuito Go East Gimenez Riili

Tres días para el Circuito Go East Gimenez Riili

Pocos días faltan para el domingo 17 de Noviembre cuando se corre el Circuito Go East Gimenez Riili

Los gobiernos de Donald Trump y Jair Bolsonaro reconocieron de forma oficial a la senadora opositora Jeanine Áñez como presidenta interina de Bolivia tras la renuncia de Evo Morales, quien dejó el mandato el domingo denunciando un golpe de Estado debido a la presión de altos mandos militares y policiales que dimita.

"La presidenta en funciones del Senado, Áñez, ha asumido las responsabilidades de presidenta interina de Bolivia" declaró en Twitter el encargado de Latinoamérica en el Departamento de Estado norteamericano, Michael Kozak.

"Esperamos con interés -añadió- trabajar con ella y otras autoridades civiles del país mientras organizan elecciones libres y justas lo antes posible de acuerdo con la Constitución", dijo.

Washington salió a respaldar la salida del poder de Morales y el martes el embajador estadounidense ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Trujillo, consideró "ridículo" que se hable de golpe de Estado en Bolivia. 

"Si alguna vez hubo una amenaza para la democracia, esa era la del gobierno liderado por el ya ex presidente Morales", expresó el funcionario norteamericano. Inmediatamente, Washington reconoció la situación de gravedad en Bolivia y emitió un comunicado como alerta para que sus ciudadanos traten de no viajar a ese país.

La mandataria oficial señaló que la situación en Bolivia es de "conflicto civil" y alertó que "algunas protestas han resultado en enfrentamientos violentos, y las autoridades locales han utilizado medidas de control de multitudes para desalentarlas".

La alerta llegó después de que el Departamento de Estado evacuase a los familiares de su personal diplomático tras la "inestabilidad" en Bolivia y advirtiese que ocurren "manifestaciones, huelgas, bloqueos y marchas recurrentes en las principales ciudades de Bolivia", que "bloquean de manera intermitente el acceso a las instituciones públicas y la infraestructura". Por ello, alertó de que "el Gobierno de Estados Unidos tiene una capacidad limitada de proveer servicios de emergencia a sus ciudadanos en Bolivia".

El presidente Trump, por su parte, considera que con la salida de Morales se "preserva la democracia" en Bolivia y dijo que lanza un mensaje para los mandatarios de Venezuela, Nicolás Maduro, y Nicaragua, Daniel Ortega.

La postura de Brasil

Al igual que el gobierno de los Estados Unidos, el gobierno de Jair Bolsonaro reconoció hoy miércoles a la senadora como presidenta de Bolivia.

"El gobierno brasileño felicita a la senadora Jeanine Añez por asumir constitucionalmente la presidencia de Bolivia y saluda su determinación de trabajar por la pacificación del país y por la rápida realización de elecciones generales", dice un comunicado difundido por el Palacio de Itamaraty en esta madrugada.

La postura del gobierno de Bolsonaro fue clara desde un principio: No consideraba que se tratase de un golpe de Estado la presión militar que hizo que Morales se fuera.

"Brasil desea profundizar la fraterna amistad con Bolivia", decía la nota del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Por su parte Ernesto Araújo, canciller brasileño, había recibido el 3 de mayo pasado en su despacho del ministerio a Luis Camacho, el magnate boliviano de Santa Cruz de la Sierra que con grupos armados, policía y militares ingresó el domingo al Palacio Quemado en la Paz con una Biblia para celebrar la renuncia de Morales.

El 10 de noviembre, Bolsonaro calificó como "un gran día" la renuncia de Evo en un mensaje por Twitter.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?