volver a
Food Lovers Alimentación en las fiestas

Seis tips para el día después del atracón

En las fiestas tendemos a excedernos. Si no pudiste controlarte, mirá en esta nota cómo cuidarte el día después y recuperarte rápidamente.

Food Lovers

Seis tips para el día después del atracón

Seis tips para el día después del atracón

Si comer no te hiciera subir de peso o experimentaras remordimiento de conciencia, estamos seguros de que lo harías con frecuencia. ¡Qué rico que es comer! Comer, dormir y viajar están dentro del top 10 de los placeres de la vida. Sin embargo, hacerlo con descontrol es perjudicial para tu salud porque fomenta la obesidad, la cual hace que aumente el colesterol en sangre, ataques cardiacos, algunos tipos de cáncer, entre otros padecimientos. Perdón por la noticia, sabemos que las fiestas son complicadas y tentadoras.

A pesar de esos riesgos, hay situaciones en las que no puedes evitar caer en “pecado”. Si te falta fuerza y terminás dándote un atracón de comida, tenés que saber que existen pasos que debés seguir para no sentirte culpable y mucho menos poner en riesgo tu salud. 

No es nada recomendable que comas en exceso, pero si caes en su trampa, tu forma de actuar al día siguiente debe ser la siguiente:

1. Toma suficiente agua: La primera regla básica tras la ingesta de alimentos sin control es hidratar tu cuerpo y aun más si has ingerido bebidas alcohólicas. El consumo de alcohol tiende a engordar y dar más hambre. En un artículo publicado por El Confidencial mencionan que luego de un atracón de comida no es recomendable no desayunar al día siguiente sino más bien hacerlo con moderación. Además, aconsejan acompañar todas tus comidas nutritivas con agua, y una opción diferente de hacerlo es con sopa de verduras con poca grasa. Es más, a veces tu organismo te engaña porque emite señales de hambre y en realidad es falta de hidratación, sacia esas ganas de comer con un vaso con agua. O también opta por frutas ricas en agua, como la sandía o melón.

2. Descansá: ¡Tan lindo que es dormir! Si el día anterior te diste semejante atracón, necesitas dormir. Cuando no respetas los tiempos de descanso, las hormonas que controlan el descanso se descontrolan y estimulan las ganas de comer. Lo peor de todo es que te dan más antojos por aquellos alimentos ricos en azúcar, como jugos envasados, bebidas energéticas, gaseosas...

3. Un desayuno variado: Es aquel que contiene proteínas, frutos secos, legumbres, frutas. Pero poquito, austero, liviano. Aunque los lácteos son recomendables, necesitas tener cuidado con ellos. El consumo de yogur griego es una excelente forma de regular el tránsito intestinal.

4. No te desanimes: ¡A todas nos ha pasado alguna vez! Ponerte triste no te va a hacer adelgazar ni mucho menos va a hacer retroceder el tiempo para evitar comer en exceso. Olvídate de que en tu casa u oficina tenés una balanza ni tampoco pases el día a puras infusiones o jugos verdes. Lo recomendable es seguir una alimentación variada. ¡No te castigues!

5. Alimentos ricos en fibra: Por ejemplo, frutas sin pelar (manzana o pera), tostadas de pan integral, brócoli, espinacas, porotos (al vapor) además de cereales como avena y maíz. Este tipo de alimentos ayuda a eliminar residuos de alimentos y evitan el incómodo estreñimiento.

6. Salí a caminar: Toma 30 minutos de tu tiempo. Si lo hacés, vas a notar que tu cuerpo está más liviano. ¡Por necesidad tenés que quemar todas esas calorías que consumiste! Y no olvides llevar tu botellita de agua, fundamental para hidratarte.

En conclusión tenés que descansar, tomar mucha agua, comer liviano y si podés, hacer algo de ejercicio suave.

La próxima, ¡pensalo dos veces antes de excederte!

Fuente: Siempre Mujer

Temas
  • Trends