volver a
Food Lovers Día del trabajador

Feliz día cocineros

En el Día del Trabajador desde Food Lovers queremos homenajear a uno de los trabajadores más importante de la industria gastronómica: los cocineros.
Avatar del

Food Lovers

Feliz día cocineros(Food Lovers)

Feliz día cocineros | Food Lovers

Hoy 1 de mayo se conmemora el Día del Trabajador, y desde Food Lovers queremos rendir un pequeño homenaje a uno de los trabajadores más importantes en la industria de la gastronomía: los cocineros.

Ellos se esfuerzan por dignificar una profesión que hace del placer de comer, un verdadero arte.

Podemos tener los mejores utensilios de cocina, el horno más actual o una cocina que atraiga miradas pero, a la hora de preparar los mejores banquetes, son los auténticos cocineros quienes harán brillar cada plato. 

Los cocineros (los buenos) saben de todo un poco. Requieren de una formación integral para poder llevar a cabo su profesión. Por eso saben de economía, costos, proveedores... saben de geografía y biología (fundamental para elegir los productos en el momento correcto y del lugar indicado), de recursos humanos (cuando seleccionan su personal y lo motivan para sacar lo mejor de cada uno), saben de diseño para poder crear un plato rico y bello, elegir la vajilla, armar una mesa. Por supuesto saben de química, qué efecto causa en los productos cada una de las técnicas de cocina que aplican.

Los que llegan a chef tienen algunas características de líder, como don de mando, empatía con los empleados, proveedores y clientes, y un carácter firme. Muchos también manejan muy bien las relaciones públicas, son buenos anfitriones cuando reciben invitados, y son buenos embajadores cuando viajan a cocinar a otras latitudes. Los mejores, se capacitan, estudian, están actualizados. Saben idiomas, habitualmente se esfuerzan para mejorar su cultura general leyendo y viajando. Y generalmente, tienen disponibilidad full time.

¿Cualquiera puede cocinar? Sí, pero no hay tantos que lo hagan realmente bien, con conocimientos y con el corazón.

¿Quién no se acuerda de las casas de sus padres? ¿Y quién no lo hace recordando en especial la cocina de la casa familiar?

Para muchos, es en ese lugar de la casa es dónde más recuerdos familiares hemos forjado. Recuerdos siempre en torno de un desayuno, una animada conversación mientras se preparaba la comida, o una merienda rápida haciendo los deberes. Recuerdos en torno a un fogón manejado por maestría por el cocinero de la casa (en la mayoría de los casos, las madres o abuelas) que nos inculcaron el amor por el buen comer. Un buen cocinero nos lleva a recordar esos momentos en muchas ocasiones. 

Por eso es importante recordar la importancia que la cocina y los cocineros han tenido en nuestro crecimiento y pueden tener en el desarrollo de nuestros hijos.

Comer bien es una de las máximas de los cocineros y eso incluye comer sano. Plato tras plato, los chefs más grandes buscan siempre ofrecernos no solo lo más delicioso, sino también lo que más nos cuida.

Con cada receta, se esfuerzan porque vivamos mejor y conocen a la perfección las propiedades nutritivas de todos los alimentos.

Su experiencia y dedicación no conoce límites y cada día lo demuestran con creaciones más y más sorprendentes. Todo para que disfrutemos con muchos más sentidos que el gusto y nunca nos aburramos de probar, aprender y experimentar.

Cada año, la gastronomía, de mano de los chefs, nos ofrece nuevas tendencias con las que viajar sin levantarnos de la mesa. Estilos innovadores o reinventados que, poco a poco, crean un repertorio cada vez más inmenso de recetas.

Y, por supuesto, cada año nos proponen nuevos retos culinarios a quienes practicamos como aficionados el arte de cocinar; a quienes tenemos un chef en potencia dentro y nos gusta darle rienda suelta siempre que podemos. Retos en forma de recetas y técnicas avanzadas que nos ayudan a mejorar como cocineros y anfitriones saliéndonos de los platos más habituales.

¡Gracias cocineros! Que tengan un lindo día del trabajador. Aunque en muchos casos no estarán descansando, sino como es costumbre, trabajando cuando otros descansan.