volver a
Food Lovers De boca en boca

Dormir para comer bien

Descanso y alimentación están asociados.  La Lic. en nutrición Noelia Giorlando nos muestra cómo se influyen mutuamente.

Food Lovers

Dormir para comer bien

Dormir para comer bien

Una de las torturas chinas más conocidas y temidas, consistía en acostar a la persona boca arriba sobre una superficie plana, con sus piernas y brazos atados,  en una habitación oscura, encima de su cabeza se colocaba un gotero, de donde se desprendían pequeñas gotas de agua que iban cayendo en su frente, en el mismo lugar y con el mismo lapso de tiempo entre gota y gota. Este castigo causaba un gran deterioro mental al impedir conciliar el sueño, que conducía a una agonizante y pausada muerte.

Y es que durante las horas de sueño, se producen a nivel del cuerpo y el cerebro, múltiples cambios hormonales y metabólicos, necesarios para continuar en actividad al despertar: es una etapa de restauración, reparación y regeneración a nivel celular, lo que asegura el adecuado funcionamiento de las funciones vitales; dentro de las cuales se encuentra la alimentación.

Durante las horas de sueño se produce cambios necesarios para continuar con la actividad al despertar.

Por lo general, no solemos relacionar un adecuado descanso con la manera de comer, pero no sólo se asocian sino que son dependientes; así lo respaldan muchos estudios en donde la alteración del  ritmo circadiano sumado a la restricción del sueño produce alteraciones en el funcionamiento de las células Beta alterando la secreción de insulina y como resultado provocando alteraciones en los niveles de glucemia, pero la buena noticia es que dicha  función ,  se reestablece por completo luego de 10 días de recuperación de sueño y normalización del ritmo circadiano.

El descanso y la manera de comer son dependientes. 

Además la restricción del sueño en calidad y cantidad,  está fuertemente asociada al comer más calórico, especialmente a partir de alimentos dulces, a comer más y más desordenado, al aumentar la sensibilidad a los estímulos alimentarios en las regiones cerebrales donde se gestiona el placer; siendo un factor de riesgo para el desarrollo de obesidad ,  alteraciones metabólicas y deterioro cognitivo.

Se duerme menos y peor si se consumen más alimentos dulces, y si se come desordenadamente.

Al parecer, dormir bien es fundamental para una alimentación saludable.

Temas
  • Trends