Trucazo de repostería: cómo hacer leche condensada casera

Trucazo de repostería: cómo hacer leche condensada casera

Solemos comprar leche condensada de lata para utilizarla en diferentes recetas. Esta vez te damos la clave para hacerla artesanalmente ¡y que el resultado sea delicioso y cremoso!

Food Lovers

Los fans de los postres solemos utilizar leche condensada de lata, la que se consigue en los supermercados o almacenes. Pero a veces se nos antoja preparar una rica receta de repostería justo cuando el súper ya cerró, y no nos queda ni una lata en la despensa. ¿Cómo salir del apuro? Preparando leche condensada casera, con una fórmula que te dejamos a continuación. Además de riquísima, y tener menos cantidad de conservantes, es fácil de preparar ¡y muy barata en comparación con la de lata!

INGREDIENTES

  • 1 taza de azúcar
  • 1 taza de leche en polvo (entera o descremada, pero de buena calidad)
  • 50 g de manteca a temperatura ambiente
  • ½ taza de agua caliente
  • Un toque de sal

ELABORACIÓN

  • Mezclar la manteca y el agua caliente casi hirviendo
  • Mezclar la leche en polvo y el azúcar
  • Ambas mezclas ponerlas en licuadora unos minutos, lo que se necesite para tener una textura sin grumos. Incorporar de a poco la parte líquida.
  • Colocar la leche condensada en un frasco y guardar en heladera

Y listo!

Dura refrigerada una semana aproximadamente.

IMPORTANTE: IMPLEMENTAR ESTOS TRUCOS!

1) batir mucho, para que no queden grumos.

2)  incorporar de a poco el agua caliente (casi hirviendo) con la manteca, mientras se licúa

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?