Qué es el "tea blending" y cómo lo podés practicar

¿Sos un amante del té y las infusiones? Entonces esta nota te va a gustar.

Food Lovers

.

El té es la infusión más consumida en todo el mundo. Y se sabe de su existencia desde hace unos 5.000 años aproximadamente.  Sus variedades en su mayoría provienen de la planta camellia sinensis, Sus sabores dependen de algunos factores como la cosecha, el tratamiento posterior, oxidación, fermentación, secado, zona de cultivo, etc. 

Existen los tés blancos, verdes, dorados, negros, azules, ahumados, en hebras, y hasta en polvo.

Pero además del tradicional té, hay otras infusiones que se consumen puras, o mezcladas. Por ej. el "té" de tilo, manzanilla, boldo, menta o melisa. También el rooibos, famoso por sus propiedades antioxidantes. 

Cuando se piensa en combinar variedades de té, hierbas, especias, pétalos de flores y cáscaras de fruta por nombrar algunos componentes, es cuando interviene el arte del "tea blending" o "mezcla de té".

Según la especialista Victoria Bisogno en su libro "La alquimia del té", mezclamos para crear cosas nuevas, mejores, exaltar lo bueno, para buscar la excelencia. Ella considera que esta práctica es una expresión artística, pero también un proceso mental y espiritual en donde intervienen la creatividad y la estética.

.

Los "tea blenders" son especialistas dedicados a diseñar estas mezclas que tanto nos gustan al momento de desayunar o merendar, o que consumimos también muchas veces en la sobremesa, o antes de irnos a dormir.  Para llegar a ser un experto se necesita de muchos años de experiencia, y lograr productos que logren una experiencia sensorial y espiritual para los consumidores que va más allá del gusto.

Para realizar mezclas exitosas, es necesario conocer los sabores y aromas de los ingredientes a utilizar, y cómo quedan las múltiples mezclas entre sí, ya que no todas las combinaciones son exitosas. Este conocimiento se logra leyendo, estudiando y experimentando, ya que muchas veces la principal guía es el propio paladar.

Los profesionales diseñan mezclas pensando en el efecto que quieren lograr, el público al que le llegará ese blend, y el gusto personal de los consumidores entre otros aspectos.

Cómo hacer blends en casa

Si bien lo más práctico y seguro es comprar blends preparados por especialistas, en casa también se pueden realizar mezclas personalizadas de acuerdo al propio gusto, e ir experimentando hasta dar en la tecla.

. Lo primero que hay que hacer es tener claro qué sabores y aromas son los que más te gustan: especiados (cardamomo, canela), herbales (tilo, menta), dulces (caramelo, miel), cítricos (limón, naranja), y florales (jazmín, rosas) por ejemplo.

, Después, hay que mirar los ingredientes con los que se cuentas en la alacena y en la huerta (en caso de tener una), y conseguir los que falte en una tienda especializada o en una dietética (especias, hierbas, productos deshidratados, productos frescos).

. Hacer una lista de lo que se quiere lograr con esa infusión (energía, relax, placer, etc.) puede ser útil. También pensar en qué momento del día se consumirá (para antes de dormir, para la digestión después de comer, para acompañar pastelería en la merienda, etc.). Hoy en día en internet y en muchos libros se puede conseguir información de cuáles son los ingredientes ideales para lograr determinados efectos, lo que permite elegir los componentes del mix con mayor eficiencia.

. Comenzar a probar combinaciones con los mismos ingredientes, pero en diferentes proporciones. También probar con diferentes tiempos de infusión, ya que no será el mismo resultado cuando se infusión por 1 minuto o por 5. Otra variable con la que hay que experimentar es la temperatura del agua.

Lista posibles ingredientes

. Té en hebras (puede ser negro, blanco, verde, etc.)

. Hierbas (té de burro, matico, cedrón, etc.)

. Frutas deshidratadas o liofilizadas (banana, frutos rojos, naranja, durazno, ananá, etc.)

. Especias (pimienta, canela, clavo de olor, etc.)

. Flores secas (sauco, crisantemo, caléndula, lavanda, etc.)

. Otros ingredientes: semillas, frutos secos, verduras, raíces, esencias, etc.

Recomendamos el libro La Alquimia del Té de Victoria Bisogno, en el que la especialista explica detalladamente cómo realizar blending, dónde conseguir los ingredientes, qué técnicas utilizar, cómo guardar, y cómo infusionar, entre otros puntos importantes.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?