El efecto de nuestra alimentación

Algunos hábitos alimenticios se contradicen con el sentido común y ponen en jaque todo razonamiento o lógica. La Lic. en Nutrición Noelia Giorlando nos da algunos ejemplos.

Food Lovers

quesos

PARADOJAS NUTRICIONALES: EL EFECTO DE NUESTRA ALIMENTACIÓN NO SIEMPRE ES COMO ESPERAMOs

Las paradojas abundan en el mundo, y en el universo de la nutrición son más frecuentes de lo que imaginamos; representan ideas que contradicen el sentido común y desafían aparentes verdades, poniendo en jaque todo tipo de razonamientos o resultados lógicos, obligando a repensar la nutrición o al menos a dar lugar a la enriquecedora duda.

cenaconvino

La más conocida, es la paradoja francesa; Francia es uno de los países con menos eventos de enfermedades cardiovasculares y cerebro- vasculares, a pesar de que su alimentación es elevada en grasas saturadas, inclusive se comparó la población finlandesa, con consumos de grasas similares, y se obtuvo que las muertes por causas cardiovasculares eran 5 veces menores, lo que hacía tambalear cualquier recomendación dietética. Estos resultados fueron atribuidos, primero al consumo de vino tinto, con alto contenido en antioxidantes, polifenoles y taninos que funcionan como factores de protección arterial, también se atribuyó esta protección al consumo de aceite de oliva, a la vida activa de los franceses y recientemente, al consumo de un alimento indiscutiblemente francés: el queso, que al parecer por ser un lácteo fermentado, favorece la reducción de niveles séricos colesterol; probablemente sea entonces, una conjunción de factores a favor de los francés, que da origen a esta paradoja nutricional.

comida

Viajemos a Japón, donde es muy baja la incidencia de osteoporosis, a pesar de que no consumen leche animal, una explicación que puede ayudar a entender esta aparente incongruencia, es que esta población consume alimentos con elevados factores facilitadores de la absorción del calcio vegetal, sumando una vida activa que ayuda a incorporar este mineral en los huesos y su particular genética, ya que un 77% de los japoneses presentan un genotipo que favorece la recepción de vitamina D, necesaria para la mineralización ósea.

esquimales

Los esquimales que habitan en climas extremos, llevan una alimentación rica en grasas (hasta un 75% de sus calorías) y baja en frutas y verduras, sin embargo, la incidencia de infartos y de caries es muy baja; la calidad de los alimentos que consumen junto con la actividad física, dan lugar a esta contradicción alimentaria.

Así, la nutrición no es exacta, es diversa, llena de excepciones, donde el acto alimentario maravilla a la luz de la genética, las adaptaciones, las costumbres y los fenómenos metabólicos.

Las características de la población, sus modos y maneras de comer y moverse, forman un conjunto de variables misteriosamente entretejidas aparentemente sin sentido, que nos acercan contrariamente a la verdad.

LIC. EN NUTRICIÓN NOELIA GIORLANDO

noeliagiorlando@gmail.com

Cel: +54 9 261 654-6257

Temas