Lunch práctico y rápido un día de semana

Almorzamos en Bröd, el café - panadería en el que Seba y Fran ofrecen cocina liviana y sabrosa, como para poder seguir trabajando.

Alicia Sisteró

.

Un deli es originalmente un local donde venden comida rápida, es decir “fast food”, pero de elaboración más tipo casera o artesanal. Y Bröd encaja muy bien en esta definición.

El lugar está ubicado en calle Chile casi Montevideo del centro de Mendoza, plena zona “hotelera” por la que desfilan diariamente cientos de turistas. Sus dueños son Francisca Constanzo y Sebastián Flores, cocineros y panaderos.

El local consta de un salón pequeño para apenas veinte personas, en el que conviven la cocina, el mostrador de venta de panadería, y las mesas. Además, tiene un patio precioso con sombrillas y una galería, en donde han incorporado recientemente estufas para dar calor a los que prefieren sentarse en el exterior. La deco es despojada, muy simple, pero acogedora.

.

La carta es simple, concisa, con muchas opciones para “picar” algo, y precios razonables. Para comer: una sgran variedad de sándwiches, huevos del tipo que quieras (revueltos, fritos, poché, en omelettes), yogurt, granola, tortillas, tartas, sopas, pizza, bruschettas, bagels, y algunos postres. Para beber: jugos recién hechos (mi bebida preferida cuando voy a Bröd), limonadas, aguas, cerveza, sidra y vino. Infusiones, té (surtidos para elegir) y café (hasta algunos especiales como el que lleva Baileys). Para llevar: varios tipos de pan (baguettes, ciabattas, focaccias, integrales), facturas, budines, muffins, alfajores, cookies, y tortas, entre otros productos de pastelería.

Hay “promos” o “combos atractivos, con café, infusiones o jugos y productos de panadería, que van desde los $120 hasta los $270. También los brunch (disponible de 11 a 16 hs) son una excelente opción, incluyen huevos, tostadas, ensalada, granola con yogurt, facturas, café o té, y jugo ($380). De yapa un Aperol Spritz.

No hay carta de vinos, pero justo al lado está el local de Go Bar, la opción más indicada si sos un “wine lover” es comprar ahí la botella que quieras, y pagar el descorche ($90). Si no, hay copa de vino Malbec de Las Perdices y Sauvignon Blanc de Sierra de los Andes en $90.

.

No es el lugar más indicado para celíacos, ya que en el salón elaboran pan y la contaminación con gluten es probable. Pero hay algunas opciones como alfajores envasados, cuadraditos de coco y dulce de leche y galletitas sin TAAC.

Qué pedimos

Alioli de zanahorias, con unas rodajas de pan, como appetizer mientras esperábamos lo que pedimos.

Un sándwich de lomo, con harissa (picante a base de tomates), cebollas caramelizadas, lechuga y tomate. Además a una parte le agregamos un poco de alioli de zanahoria que nos sirvieron como appetizer, y quedó muy bien, le dio más cremosidad.

.

Una ensalada de queso de cabra, hojas verdes, zanahorias asadas, uvas y crouttones. Abundante, verdes frescos, exquisito queso, y los granos de uva, algo no muy habitual que le dio frescura y el toque dulce.s

.

Para acompañar un jugo de naranjas, zanahoria y jengibre, y otro de naranja y frutos rojos.

Pulgar para arriba

. Los sabores, y la calidad de los ingredientes.

. Cocina fresca, del día, con productos de estación.

. Gran variedad de opciones en la carta

. Appetizer antes de la comida (alioli con panes)

. Linda música, bajo volumen y tranquila.

. Muchos productos de calidad de panadería y pastelería para llevar a casa

. Un rico aceite de oliva en la mesa

. Encargado atento, amable e informado.

. Baño limpio y amplio

. Hermoso patio

. Posibilidad de comprar vino en la vinoteca de al lado

Pulgar para abajo

. Poco estacionamiento en la zona, y pago. Como todo en el centro.

. Algunas mesas son muy pequeñas, sobre todo las del salón. Ideales para cafetear, pero no para almorzar o para los numerosos platitos del brunch. Más amplias las de afuera.

. Inevitable salir con olor a comida si te sentás dentro del salón, ya que comparte espacio con la cocina. La galería y el patio son muy buenas opciones si preferís evitarlo.

Un deseo

Aquí es donde aflora mi subjetividad, y solo cuenta mi gusto personal. Me gustaría que tengan más propuestas de postres livianos como ensalada de frutas por ejemplo. Y la sal, no me gusta en sobrecitos individuales. Si bien se resguarda mejor de la humedad, no hay como el viejo y querido salero. También sería ideal que los mozos estuvieran más atentos y ágiles, en ocasiones se distraen y se demoran más de lo normal. s

,

Conclusión

Cocina simple, sabrosa, con algunos toques distintivos, a precios razonables, en un ambiente muy agradable. Ideal para comidas rápidas, al paso, y saludables. Si las harinas no son lo tuyo, este lugar tampoco. A mi me encanta, voy seguido.

. Dirección: Chile 894

. Teléfono: +542614252993

. Días y horarios: lunes a sábado de 8 a 21 y domingo de 9 a 16 hs. Ofrecen desayunos, brunchs, almuerzos y meriendas (y cenas tempranito porque cierran a las 21 hs)

. Forma de pago: efectivo y tarjetas

. Wine friendly: tienen vino por copa, Malbec y Sauvignon Blanc por $90 (junio 2019). Y la posibilidad de comprar en Go Bar y pagar descorche ($90)

. Alimentación especial: hay platos vegetarianos

. Menú ejecutivo: jugo, café y sándwich del día $270 (lunes a viernes al mediodía)

. Espacios: mesas al aire libre, en galería y en el salón

. Climatización: calefacción y aire acondicionado en el salón. Y calefactores en la galería externa.

. WIFI; sí, pero pocos tomacorrientes y espacios como para trabajar con una laptop.

. Total consumido: $710 para 2 personas (junio 2019)

.

Los restaurantes, bares y demás negocios gastronómicos no pagan por aparecer en la sección “Recomendados” de Food Lovers. Esta crítica gastronómica fue realizada por la periodista Alicia Sisteró, editora de Food Lovers, quien pagó la cuenta por la consumición.

Twitter @aliciasistero / Instagram @aliciasistero

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?