El aprendizaje de comer

La Lic. en Nutrición Noelia Giorlando nos hace preguntarnos cómo debemos actuar cuando educamos para guiar conductas alimentarias.

Noelia Giorlando

.

Todos comen, pero no todos han aprendido a comer y esta asimilación de contenidos, símbolos y relaciones, que se construye con la comida a lo largo de la vida, no es azarosa. Para que este proceso educativo sea significativo, las conductas alimentarias deben ser guiadas. Los comportamientos ante la comida, son intercambios de saberes entre el niño y su cuidador, especialmente durante los primeros años de vida; pudiendo ser modificados y re aprendidos, mediante nuevos intercambios valiosos.

Comer es una conducta aprendida, que le da sentido, organización, seguridad, y estructuración al comer, da identidad alimentaria, desarrollando la autonomía y la autorregulación, porque, además, es un aprendizaje de los propios límites.

Aquí van algunas auto-preguntas para romper barreras, y empezar a reconocer las propias limitaciones a la hora de enseñar o aprender a comer:

.

¿Qué alimentos permito? ¿por qué?

¿Por qué me cuesta llevar a adelante algunas guías o límites con la comida?

¿Cuándo decido no ofrecer determinados alimentos a mi familia?

¿Qué mensaje estoy enseñando, que valores transmito?

¿Cómo actúo ante la negativa de la comida?

¿Conozco mis propias limitaciones al dar de comer?

¿Reconozco los límites de los demás?

¿Qué significa la comida para mí?

¿Dedico tiempo a esta enseñanza?

.

Ocuparnos de enseñar a comer, va más allá de asegurar variedad en el plato, forma parte de un adecuado desarrollo, porque el alimento constituye un camino de identidad, respeto a sí mismo, autovaloración, autocuidado y bienestar. Antes de preocuparnos de que sepan leer y escribir, enseñemos a comer: es un camino que finalmente conduce al equilibrio, a disfrutar, probar, a la libertad.

Lic. Noelia Giorlando - noeliagiorlando@gmail.com - Cel: +54 9 261 654-6257

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?