Café: las diferencias entre arábica y robusta

Te mostramos las principales diferencias que hay entre estas dos variedades o plantas de café.

Food Lovers

Arábica y Robusta

Si sos amante del café, ya sabés que hay todo un mundo que separa una variedad de otra. Para ir paso a paso hemos separado las diferencias en varios bloques:

Al tomar un café

El nivel de cafeína. La variedad robusta contiene el doble de cafeína, de media, que la variedad arábica. Así, con una taza preparada de café robusta ingerirás la misma cafeína que cuando tomas dos tazas de café arábica. Hoy quienes conocen este dato y quieren controlar el consumo de cafeína, apuestan por café 100 % arábica.

El sabor y aroma. Si tenés que elegir un café, buscá el que mayor concentración de arábica presente. La variedad arábica aporta mucho más aroma y perfume, además de un sabor más agradable y tonos afrutados.

Por su parte, el sabor del café robusta suele ser más plano y con un sabor mucho más amargo.

El precio. Claro que a la hora de pagar un café arábica 100 % también lo notarás. Su precio resulta un poco más elevado que un café robusta o con mezcla de torrefacto. Pero si valorás un buen café, bien merecerá la pena ese ligero incremento en el precio.

La digestión. La calidad del café arábica se aprecia en la digestión que proporciona. Su sabor, más ligero y suave, hace que las digestiones sean mucho más livianas que las que acompañan a un café robusta.

En su cultivo

Las dimensiones de la planta. La planta de café robusta puede alcanzar los 6 metros, mientras que la de café arábica no suele exceder los 4 metros.

La forma del grano. Los granos de café robusta son mucho más circulares; los de café arábica tienden a ser ovalados y verdosos.

La altura y condiciones óptimas para su cultivo. La planta arábica requiere unas condiciones más exigentes para crecer, como una gran altitud. Por su parte, la planta de café robusta crece bien en zonas más bajas.

Fuente: elgourmeturbano

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?