¡Masticar explotó en su décima edición!

Food Lovers estuvo en la feria más importante de Argentina, organizada por A.C.E.L.G.A. en Buenos Aires. En su décimo aniversario "pusieron toda la carne al asador". En esta nota te contamos qué pasó ¡y qué comimos!

Alicia Sisteró

Chandon estuvo presente con el truck de Chandon Apéritif

Alicia Sisteró

La feria Masticar cumplió 10 años. Esta vez se llevó a cabo del 15 al 18 de agosto en el predio El Dorrego, y una vez más por supuesto fue organizada por A.C.E.L.G.A. (Asociación de Cocineros y Empresarios Ligados a la Gastronomía Argentina).

¿Qué pasó en esta gran feria? De todo!

Hubo un mercado de productores de todo el país, esta vez más de 150 (mirá nuestra nota del mercado en este link), clases de cocina y coctelería en vivo, "talleres de oficio" dictados por grandes profesionales, patio cervecero, bares de vino,  puestos de cocktails, y puestos de comida de restaurantes principalmente de Buenos Aires, pero con la incorporación este año de cocineros del interior que acompañaron con sus propuestas a los chefs de la Capital. Otro hecho para destacar, fue que nuestros hermanos peruanos estuvieron presentes con productos y cocineros, luciéndose como es costumbre con su exquisita gastronomía.

Pablo del Río y su taco mbeyú de chivo, membrillo e hinojo, en el foodtruck de El Baqueano

En el marco de esta nueva iniciativa de invitar a un chef del interior a cada restaurante, el fundador de La Cabrera Gastón Riveira cocinó junto al chef Juan Garrido, dueño de la parrilla Don Aristóbulo de Jesús María, Córdoba. Fernando Rivarola de El Baqueano tuvo de invitado a Pablo Del Río, propietario del restaurante mendocino Siete Cocinas.

El maetro quesero Mauricio Couly y su exitoso queso Raclette con papas.

Por su parte, Crizia invitó al chef peruano Jaime Pesaque cuyos restaurantes cautivan a los amantes de la cocina en Lima, Milán y Miami; y Oviedo compartió esta experiencia con otro de los restaurantes más tradicionales de Buenos Aires: Tomo I.

Gabriel Oggero volvió con las otras, pero renovado: crudas con vinagre de echalots y limón, Rokefeller gratinadas, y ahumadas a leña.

Narda Comedor  ofreció un plato del restaurante Hong Kong Style, Hell’s Pizza hizo lo mismo con El Rey del Calzone, Pamela Villar compartió su espacio con Damián Betular, Damián "Mono" Cicero de El Casal de Cataluña con Koko Egozcue de Burzako, y Elena con Gran Dabbang, entre otras tantas alianzas.

Narda Lepes en su puesto.

La Plaza para Niños fue uno de los lugares más destacados, ofreciendo "contenido propio" para los más chiquitos: colmó de experiencias gastronómicas a los chicos de 2 a 12 años, y sin costo adicional. Talleres de cocina, acrobacia, juegos como "la verdulería" y "la parrilla", atriles para artistas, títeres, huertas y hasta cine. Otra de las actividades más exitosas en este espacio fue la lectura de cuentos por chefs consagrados para los pequeñitos.

En Alo's el chef Alejandro Feraud se mostró feliz por la gran concurrencia en busca de su empanada de cordero.

¿Qué cocineros estuvieron presentes?

Dieron clases los chefs Christophe Krywonis (el francés de Máster Chef), Narda Lepes, Dolli Irigoyen, Osvaldo Gross, Donato De Santis, Pablo Massey, Tomás Kalika, Maru Botana, Lele Cristóbal,  Pedro Bargero, Roberto y Christian Petersen, Gonzalo Alderete y Juan Braceli (de Cocineros Argentinos).  También el recientemente galardonado Mauro Colagreco (chef argentino cuyo restaurante en Francia fue designado como el mejor del mundo). Y se lucieron los peruanos Gastón Acurio y José del Castillo. 

Además de pasear por el mercado, escuchar alguna clase y beber vinos y cocktails, nos dedicamos a comer!!! 

Estos platos fueron los que más nos gustaron:

Curry de cordero, chutney de coco, y pan de paratha, el plato de Gran Dabbang en el restaurante Elena.
"Arais" (pan de pita a la plancha) con cordero, yogurt y hierbas, del stand de Narda Lepes
Sándwich de bondiolabraseada a la cerveza negra en pan ciabatta (negro de algarroba y eneldo). De Pablo Massey.
Una hamburguesa de postre: Dolce Mortal Burger, con helado de queso patagonzola, maní, panceta, conserva de tomate y brioche. De Elena.
Los bocaditos de EAT son un clásico.

Un recorrido por los bares:

En 878 Bar probamos "Five O'Clock Gin Tonic"
En Gran Danzón probamos un Gimlet: vodka, lima, frutos rojos y menta.
En Julpep, el bar de Inés de los Santos probamos un Senza Bellini y un Latin Skills

El precio de los platos rondó entre los $100 y los $200. La entrada costó $160.

Sin dudas es la gran feria de la gastronomía de Argentina. Un espacio para ir a comer, pero también para aprender a través de la diversidad de platos que se pueden probar; las clases de cocina;  las charlas en los talleres; las conversaciones con los chefs, con los productores y con los vecinos que te tocan al lado en el mesón comunitario. Un espacio de disfrute absoluto, en el que con seguridad hay algo para el gusto de todos, y al que todos alguna vez deberían visitar sacándole el jugo. Un espacio que aporta verdaderamente a crear cultura gastronómica.

.
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?