Vistalba Reserve: urbanismo, calidad de vida, naturaleza y vino

Una bodega se transforma y le da paso a un nuevo concepto en materia de desarrollo inmobiliario y de barrio cerrado, en uno de los lugares más bellos de nuestra provincia y con un "extra" que enamora. Descubrilo en la nota. 

Federico Croce

1/9
Carlos Pulenta y uno de los paisajes de Vistalba, en Luján de Cuyo.(Pachy Reynoso/MDZ)

Carlos Pulenta y uno de los paisajes de Vistalba, en Luján de Cuyo. | Pachy Reynoso/MDZ

Carlos Pulenta junto a su hija Carolina, quien comanda el equipo de arquitectos de este nuevo desarrollo.(Pachy Reynoso/MDZ)

Carlos Pulenta junto a su hija Carolina, quien comanda el equipo de arquitectos de este nuevo desarrollo. | Pachy Reynoso/MDZ

Una imagen de lo que será la primera etapa del proyecto inmobiliario Vistalba Reserve.

Una imagen de lo que será la primera etapa del proyecto inmobiliario Vistalba Reserve.

Al entrar a bodega Vistalba, pueden verse en la planta alta las oficinas del proyecto Vistalba Reserve(Pachy Reynoso/MDZ)

Al entrar a bodega Vistalba, pueden verse en la planta alta las oficinas del proyecto Vistalba Reserve | Pachy Reynoso/MDZ

Entusiasmado, Pulenta recorrió con MDZ el predio del futuro barrio privado.(Pachy Reynoso/MDZ)

Entusiasmado, Pulenta recorrió con MDZ el predio del futuro barrio privado. | Pachy Reynoso/MDZ

Entrevista inusual. Conocimos el proyecto Vistalba Reserve "in situ".(Pachy Reynoso/MDZ)

Entrevista inusual. Conocimos el proyecto Vistalba Reserve "in situ". | Pachy Reynoso/MDZ

Vistalba Reserve conservará el "clima de finca", pero en un barrio residencial.(Pachy Reynoso/MDZ)

Vistalba Reserve conservará el "clima de finca", pero en un barrio residencial. | Pachy Reynoso/MDZ

El empresario nos recibió con sus hijas, Carolina y Paula.(Pachy Reynoso/MDZ)

El empresario nos recibió con sus hijas, Carolina y Paula. | Pachy Reynoso/MDZ

Carlos Pulenta presenta Vistalba Reserve.(Pachy Reynoso/MDZ)

Carlos Pulenta presenta Vistalba Reserve. | Pachy Reynoso/MDZ

El mundo residencial, inmobiliario y sobre todo las nuevas preferencias y escala de prioridades de las personas a la hora de decidir dónde y cómo vivir no han quedado ajenas a la evolución que piden las sociedades actuales, y mientras el mundo laboral se hace cada vez más específico, profesional y competitivo, en contrapartida las nuevas demandas de los ciudadanos del siglo XXI en materia de vivienda tienen que ver con anteponer la calidad de vida a cualquier otro aspecto. La búsqueda de seguridad y tranquilidad es, sin lugar a dudas, uno de los planteos básicos que aparece en el seno de un matrimonio o de una familia cuando baraja la decisión de invertir para construir su primera vivienda en un barrio cerrado. Pero también el ajetreo y la competitividad de la vida actual que implica mayor stress no solo personal sino para todo el núcleo familiar ha sido el punto determinante para que muchos decidan dirigir sus ahorros y sus objetivos a poder residir en un lugar que permita una cierta desconexión, un “corte” de tensión, e incluso un cambio de paisaje dejando atrás el típicamente citadino para rodearse de naturaleza y tranquilidad. 

Analizando todos estos cambios y también armado de mucho entusiasmo y una impronta innovadora que su socio, el empresario petrolero Alejandro Bulgheroni ya viene imponiendo en proyectos vitivinícolas e inmobiliarios ubicados en otras partes del globo, Carlos Pulenta junto a sus hijos está decidido a realizar una importante transformación en Bodega Vistalba, una de las casas vitivinícolas más bellas de nuestra provincia. Gran parte del predio que la compone se convertirá en Vistalba Reserve, un barrio de casi 60 hectáreas que, además de sostener los beneficios típicos de los complejos residenciales privados que conocemos, tendrá la alternativa para sus residentes de conectarse con el mundo del vino desde la educación y el interés pero también desde el placer y el disfrute.

El entusiasmo y la vehemencia con la que Carlos Pulenta comunica este nuevo desafío delatan la sangre italiana que lleva en las venas. Es el primogénito de Don Antonio Pulenta, quien hace más de ochenta años fuera uno de los fundadores de Bodega Peñaflor. Bodega Vistalba, proyecto personal de Carlos, elabora vinos de alta gama. Los varietales Tomero, los cortes Vistalba y los espumantes Progenie son sus productos. Se levantó bajo la dirección arquitectónica de Eliana Bórmida y Mario Yanzón entre los años 2001 y 2004 en una finca familiar, y hoy su hija Paula es quien tiene las riendas, secundada de un equipo de turismo, marketing y ventas “first class” en cuanto a profesionalismo y servicio. ¿Una muestra de ello? El desembarco hace pocos meses del restaurante Brindillas, que se mantiene desde hace años en el top ten de TripAdvisor que enumera las mejores opciones gastronómicas de la Argentina. Su propuesta puede disfrutarse los mediodías, y claro, con reserva previa.

Un proyecto diferente

Una imagen de lo que será la primera etapa del proyecto.

Vistalba Reserve tendrá alrededor de 220 lotes pensados como primera vivienda, que tendrán un mínimo de 1.000 m2. La primera etapa consta de 78 lotes, y la preventa ya ha comenzado -incluso, con interesantes descuentos-. De buenas a primeras, el proyecto arranca con dos características imbatibles: se trata de una de las zonas más codiciadas por el mercado inmobiliario actual por su clima, belleza y la cercanía a la ciudad de Mendoza, pero al mismo tiempo es una región histórica y “top” del mundo del vino, aplaudida en el mundo por la calidad de las botellas que en ella nacen.

“Vivir en Vistalba Reserve será conectarse con lo simple en un entorno privilegiado. Al fin y al cabo… ¿Qué busca una familia cuando decide realizar una inversión y elegir un determinado lugar para vivir? Nuevas experiencias, seguramente… pero sobre todo, calidad de vida, compartir valores y enriquecerse de momentos”, empieza diciéndonos Carlos Pulenta mientras recorremos el predio en el que comenzará a construirse próximamente este emprendimiento.

“En lugares como Toscana o Napa, hay regulaciones que no permiten que se construya una vivienda en zona vitivinícola: ese es un problema al cual por suerte nosotros no nos enfrentamos. Además, dada la cercanía de este distrito espectacular que es Vistalba con la ciudad de Mendoza, a nosotros nos pareció mucho mejor proponer un desarrollo inmobiliario donde las personas puedan comprar el terreno no para proyectar una casa de fin de semana, sino su vivienda permanente”, explica el empresario, al mismo tiempo que admite que en Italia y Uruguay la sociedad está desarrollando emprendimientos similares.

“Las remodelaciones del Corredor del Oeste y de la calle Guardia Vieja para acceder a esta zona en pocos minutos, sumadas a la oferta educativa en el sector, los centros comerciales como Palmares Open Mall y Chacras Park con la posibilidad de incorporar oficinas y Bancos harán de este lugar un espacio en el cual se podrá vivir perfectamente sin tener la necesidad imperiosa de irse a la ciudad todo el tiempo”, afirma Pulenta.

"Hemos tenido que habilitar un sector especial en la bodega -ubicada en Roque Saenz Peña 3531, Vistalba, Luján de Cuyo- para instalar allí las oficinas del proyecto, debido a las consultas que ya se están generando simplemente con el boca a boca", expresa. 

El “plus”: la posibilidad de formar parte de una Wine Community

“Es importante aclarar que por más que tenga particularidades y opciones originales que lo diferencian de otros proyectos inmobiliarios; el barrio como tal, las viviendas y la vida cotidiana de Vistalba Reserve se llevará adelante de la misma forma que cualquier desarrollo inmobiliario: se regirá por las mismas leyes de ph, tiene las mismas regulaciones y deberá cumplir con los mismos requisitos que los demás emprendimientos de este estilo cumplen para garantizar la convivencia”, nos dice de antemano Carlos a la hora de hablar de este Club, un elemento diferenciado que se ha transformado, a todas luces, en un atractivo ítem de la propuesta.

“La bodega Vistalba se queda con diez hectáreas y seguirá haciendo sus vinos, igual que hoy. La novedad está en la generación de un tercer elemento, y que junto a la bodega y al barrio, conformarán lo que se denomina ‘Vistalba Reserve’: un club distinto, porque es un concepto nuevo, que no se ha visto en nuestra provincia: una wine community”.

Wine community es un programa especial que promueve el interés por el mundo del vino, y será una posibilidad que se le brindará al residente en Vistalba Reserve: los vecinos podrán "abrazarla" o no. Pero… ¿En qué consiste? En la opción de zambullirse en el mundo del vino y participar en programas de educación y elaboración. Después de todo, la “vecindad” de Vistalba Reserve con bodega Vistalba es un plus y un beneficio impresionante, que permitirá que el residente tenga “privilegios especiales” para maximizar la diversión y hacer la experiencia de elaborar su propio vino, personalizado.

“Si yo compro un lote, tengo automáticamente la membresía de ese club, que le alquilará las instalaciones a bodega Vistalba, y en el que se podrá aprender desde el momento de la poda hasta la cosecha: todo el proceso agrícola, toda la elaboración como tal del vino, para culminar con la opción de hacer el vino propio bajo la dirección de un enólogo reconocido. Esto permitirá el intercambio futuro de vinos con vecinos o con personas que hacen lo mismo en otros lugares, pero no con la idea de convertirse en un empresario o bodeguero, sino por placer”, nos dice Carlos.

“El concepto es el siguiente: vos sos un profesional, te venís a vivir a Vistalba Reserve, y no sos viñatero ni bodeguero, pero sí sos un ‘winelover’. Sos un tipo al que le interesa la vitivinicultura, le divierte la gastronomía. Si tenés ganas, podrás aprender de vinos en este club. Podrás probar vinos de otros lados. El hecho de tener tu hogar aquí te da la posibilidad de hacer las mismas cosas que uno sueña cuando quiere ingresar al mundo del vino. Vas a ir a la bodega, vas a aprender, vas a cosechar tus uvas y vas a elaborar una barrica de vino: tu vino. La barrica son aproximadamente 24 cajas de vino y son más que suficientes para un año de consumo. Podrás tener tu vino para regalar, para tomarlo vos, para intercambiar con otros… vas a poder, por ejemplo, agasajar a alguien en tu casa con tu vino, que están tu cava, en los sótanos del club”, explica Pulenta con facilidad.  “¿Otro ejemplo? Vos tenés un amigo en Gualtallary, y tiene finca. Podes comprarle 500 kilos de uva -que es una camionetita con 20 cajas-, las traes y te haces tu vino del Valle de Uco”.

"Quienes compren un lote, podrán vivir en una finca que produce, pero sin tener que ser dueños de ella ni de las viñas", cierra el empresario.  

Temas
  • Evolución