"Los recursos que genera el agua deberán volver al agua"

La opinión del diputado nacional Federico Zamarbide: el agua como factor fundamental para lo ya evolucionado para lo que venga en Mendoza.

Avatar del

Federico Zamarbide

"Los recursos que genera el agua deberán volver al agua"

"Los recursos que genera el agua deberán volver al agua"

Se dice que los mendocinos tenemos cultura de desierto y es falso, tenemos cultura de oasis. Nos lo demuestra el consumo de agua excesivo que tenemos, en comparación con otras zonas áridas del mundo. El panorama a futuro es duro, y los pronósticos indican no sólo menores precipitaciones níveas a futuro, sino también retroceso de glaciares, que son los que actúan como "compensadores" en los años de poca nieve.

Considero que el tema es de tal gravedad que obligatoriamente será un tema de agenda pública para los decisores públicos los próximos años. El cambio climático llegó para quedarse, y recordarnos que vivimos en un ecosistema frágil. La actividad primaria de la Provincia, la agroindustria, nuestras ciudades...casi toda nuestra generación de recursos (excepto petróleo, ganadería extensiva y algunas actividades turísticas) se concentran sólo en el 3% del territorio. Cuando uno vive en el oasis, se olvida que está en el desierto. Por eso es importante la concientización sobre el uso del agua y la capacitación a las futuras generaciones de dirigentes en gestión hídrica. La experiencia de Israel con una industria agroalimentaria produciendo con tecnología en el desierto del Neguev, en condiciones más adversas que las nuestras, es un panorama alentador que debemos imitar.

Desde el año 1.973, las regalías hidroeléctricas que produce el sistema Nihuiles del Río Atuel se dividen en partes iguales con la Provincia de La Pampa. El Procurador del Tesoro de la Nación se expidió en el año 2.016 estableciendo que esto es inconstitucional. Sucede que para generar energía eléctrica hace falta no sólo agua, sino un "salto" y una infraestructura construida para ello. En más de 40 fuentes de energía hidroeléctrica en el país se sigue este criterio jurídico, denominado "teoría de la fuente", lo que implica que el 100% de las regalías producidas se liquidan a la Provincia donde se encuentra el salto. La vecina Provincia de La Pampa basa su reclamo en la denominada "teoría del Río", que fue la que se siguió para distribuir los recursos entre los dos Estados (teoría que fue rechazada por la Jurisprudencia argentina e internacional en distintos fallos). La Procuración del Tesoro establece claramente que esto viola principios constitucionales básicos, como la igualdad ante la Ley. El gobierno de Alfredo Cornejo elevó los reclamos pertinentes en defensa de Mendoza, y estamos a la espera de la firma del Decreto por el Presidente de la Nación que anule la normativa de la dictadura (Decreto 1560/73). Esto implicará un reconocimiento del más elemental criterio de justicia y equidad.

Pensando en el desarrollo futuro de Mendoza y los desafíos a los que nos enfrentaremos, hemos propuesto que el excedente que reciba Mendoza en caso de que el Decreto se modifique (y las regalías del sistema Nihuiles sean liquidadas íntegramente a nuestra Provincia) se invierta en eficiencia hídrica. El concepto es que los recursos que genera el agua vuelvan al agua.

Si bien la responsabilidad del Estado es invertir primero en la red de canales, lo cierto es que la mayoría del agua la perdemos "tranqueras adentro". Deberemos entonces crear un fondo rotatorio a través de Mendoza fiduciaria para préstamos con tasas fuertemente subsidiadas y plazos largos (más que los existentes) para eficiencia de riego y sistemas de invernadero. Un punto clave es establecer categorías por tipo de cultivo y tamaño del productor o la finca, para estimular a los pequeños y evitar que grandes empresas utilicen todo el fondo. La tasa para productores hortícolas y de pequeñas fincas debería ser cercana a cero. Además, deberemos dejar fuera del estímulo productos que no tienen mercado o montes de cultivo con deficiencias productivas irreversibles. Por supuesto, esto implicará en el mediano plazo que el retorno al fondo se licúe, pero todos los años tendremos el ingreso por regalías. Cumplido el objetivo del programa los recursos podrán ser utilizados por el Estado Provincial para otros fines.

El impacto de la reconversión del riego será notable y, lamentablemente, no puede hacerse sin el impulso del Estado. En Israel los Kibutz (organizaciones comunitarias con producciones agrícolas sumamente eficientes en un contexto semi-desértico) tienen apoyo del estado en créditos, logística y hasta en marketing. No apunto con esta propuesta a un Estado protector, pero tampoco a un Estado desertor. El crédito subsidiado es pilar de las estrategias de impulso al sector primario en todos los países desarrollados.

Soy parte de un equipo de gobierno que intenta pensar en el largo plazo a pesar de la dificultad de la coyuntura. Creo que si logramos dar un paso real en la eficiencia del riego estaremos dando un salto en la agenda del desarrollo. Además, la crisis hídrica no nos esperará, exige que maximicemos el impacto de la inversión pública, y seamos creativos al momento de proponer soluciones.

Temas
  • Evolución
  • Procuración del Tesoro
  • Estado
  • Decreto 1560/73