Los millones que hay que invertir para que no nos tape la basura

Los mendocinos generamos casi 2.000 toneladas de basura por día, pero no parece preocuparnos qué pasa con esos residuos. El plan de 580 millones de pesos para separar los residuos y generar energía con el gas que emiten.

Mariano Bustos

Los millones que hay que invertir para que no nos tape la basura

Los millones que hay que invertir para que no nos tape la basura

La provincia de Mendoza sigue creciendo y se debate entre ser una ciudad promedio o una urbe que se destaque en el mundo. Pero el desarrollo trae aparejados inconvenientes y uno del que nadie quiere hablar es el de los residuos sólidos urbanos. Hoy en día los mendocinos generamos casi 2000 toneladas de basura diaria y cerca de 1000 personas viven informalmente de ella. Siguen funcionando basurales a cielo abierto que deben sanearse y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) le prestará a la provincia 580 millones de pesos para terminar con ese problema.

Durante años, los mendocinos hemos escondido la basura debajo de la alfombra. El negocio millonario de la recolección se encuentra tercerizado en varios municipios donde operan las empresas Lime y Santa Elena. El tema es adonde van esos camiones a descargar los residuos.

Se estima que cada ciudadano genera entre 1 kg y 1,2 kg de basura por día. Según el último censo, en Mendoza viven 1,8 millones de personas.

El objetivo es que la basura que generamos en el Gran Mendoza sea trasladada hasta el vertedero de El Borbollón, en Las Heras. Sin embargo, en la actualidad existen otros basurales a cielo abierto que deben ser remediados de cara al futuro. Para que eso sea factible, la provincia debe invertir al menos 580 millones de pesos en mejorar el vertedero de Las Heras, donde se construiría una planta de disposición final, con centro de separación de residuos e incluso reactores que permitan generar energía con los gases que se emanan.

Ese dato no es menor, ya que nuestra basura aporta al efecto invernadero y lo hace por encima de la media nacional. Por eso, es necesario diagramar una política seria sobre el tema, saneando los basurales que hoy funcionan en Guaymallén, Luján y Maipú.

En Maipú funciona una planta de separación en Barranca, pero también hay vertederos informales en Rodeo del Medio y San Roque. Mientras tanto, antes del 2015 Luján de Cuyo volvió a tirar basura en el vertedero de Campo Cacheuta -junto al penal de Almafuerte- y en Guaymallén todavía utilizan parcialmente el basural de Puente de Hierro.

Salvo Maipú, todos los otros departamentos del Gran Mendoza -incluido Lavalle- deberían utilizar la planta de gestión de El Borbollón. El resto de los basurales deben sanearse y el secretario de Ambiente, Humberto Mingorance, reconoció que "es un tema complicado".

"Hemos conseguido 600 millones de pesos para una planta de tratamiento de separación de residuos en Las Heras y le vamos meter un artículo a la licitación para que incluya la instalación de generadores de energía", sostuvo Mingorance.

Al respecto, Mingornace señaló que hasta hace 10 años soñar con tener generadores eléctricos en plantas de residuos era un imposible por el costo del equipamiento. Sin embargo, lo que antes costaba 150 millones de euros, hoy se consigue a cifras considerablemente menores gracias al avance tecnológico. "Hay capitales privados interesados en poner dinero, tomar los residuos y producir energía", afirmó.

Específicamente, se trata de reactores que toman el gas  metano que está encapsulado en la basura y generan energía eléctrica. Si bien ya es está generando un megavatio en El Borbollón, la idea es colocar nuevos generadores.

Otro uso que se le puede dar a los residuos luego de ser recuperados es convertirlos en alimento de hornos cementeros. Previamente, se seleccionan los residuos no reciclables y se los compacta para que puedan servir de combustible.

Pero al mismo tiempo, hay que trabajar en la concientización para generar menos cantidad de residuos y que los propios ciudadanos califique entre material reciclable y no reciclable.

Plan de Inclusión Social

Paralelamente, se ha tomado el modelo aplicado en Brasil para formalizar el trabajo de las personas que viven de la basura. "No se pude tomar el ejemplo de países europeos porque la realidad social aquí es otra", señaló el secretario de Ambiente.

En este sentido destacó un trabajo realizado en conjunto con la UNCuyo para generar cooperativas de trabajo con los grupos que informalmente viven de la basura. "Analizamos la posibilidad de que se reconviertan a otra actividad. Los capacitamos para otros trabajos, pero muchos pretenden seguir haciendo lo mismo de siempre", dijo Mingorance.

A esas personas se les explica que deben hacer en un marco de formalidad y sostuvo que la idea es que el municipio se haga cargo de la separación de los residuos y les lleve directamente el material reciclable. "Lo hicimos en Godoy Cruz con el Pozo. Hoy el centro comercial Palmares separa sus residuos y se lleva a la Cooperativa Los Triunfadores el material que se puede utilizar", manifestó.

Este y Valle de uco

Mientras que en el Gran Mendoza se espera la inversión de 580 millones de pesos para darle un orden definitivo a la recolección de residuos, en el resto de la provincia se han hecho obras para solucionar el problema. En el Valle de Uco funciona un consorcio integrado por los intendentes de Tupungato, Tunuyán y San Carlos. 

Allí se eliminaron basurales a cielo abierto y en el mes de octubre se entregó un subsidio de 6.5 millones al Consejo de Administración del Consorcio Intermunicipal Zona Centro (COINCE) para optimizar la gestión y control de los residuos sólidos urbanos.

En concreto, el dinero es para construir un nuevo módulo de relleno sanitario y realizar la revegetación de los módulos cerrados.

Mientras tanto, en el este de la provincia también se han realizado obras para armonizar la logística de la recolección. Según Mingorance, el consorcio de la zona este estuvo demorado porque las demoras de la gestión anterior hicieron que el financiamiento quedara desactualizado y fuese insuficiente. Se hizo una planta de residuos controlados en Rivadavia, mientras que en San Martín se construyó una planta de transferencia. En Santa Rosa y la Paz también se harán plantas de transferencia, desde las cuales la basura se transportará en camiones de mayor porte hasta Rivadavia. "Es para que a los municipios no les salga tan caro en traslado", señaló el funcionario.

Negocio tercerizado

Si bien municipios como Maipú se encargan integramente de la recolección, cada vez son más los departamentos que tercerizan la prestación a empresas privadas. En Las Heras funciona la empresa Lime.

Mientras tanto la empresa Santa Elena trabaja con San Martín, Luján de Cuyo, Guaymallén, Godoy Cruz y Tunuyán.

Temas
  • Evolución
  • basura
  • europeas
  • Ambiente
  • Godoy Cruz
  • medio ambiente
  • Banco Interamericano de Desarrollo
  • BID
  • Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo
  • Centro de Emprendedores de la Universidad del Aconcagua