Cómo construir una mejor institucionalidad para Mendoza

Carlos Abihaggle ha sido ministro, diputado nacional, embajador argentino en Chile e impulsor del Foro Diplomáticos en Mendoza. Ahora, además, tras generar una ola de respaldos y actividades para la Asamblea del BID en Mendoza, lideró el proceso de constitución del Grupo de Apoyo Mendocino al Desarrollo Estratégico 2050, GRAMDE. Aquí, su aporte a Evolución.

Avatar del

Carlos Abihaggle

Cómo construir una mejor institucionalidad para Mendoza

Cómo construir una mejor institucionalidad para Mendoza

Para construir una agenda positiva para nuestra Mendoza del futuro, se necesita partir de un diagnóstico estructural. Para citar solo dos datos:

  • Según el informe conjunto del CEM/UIM/FEM hemos perdido participación en contexto nacional tanto a nivel global como per cápita, el estado provincial aumentó su participación del 11 al 23% de la economía y las exportaciones están estancadas
  • Según las proyecciones de empleo realizadas por organismos nacionales y la UNCuyo, el 30% de los trabajos actuales o sea 120.000 personas se verán afectadas por la automatización por la incorporación de nuevas tecnologías
     

Para resumir, tenemos:

  • Un “estatismo sin Estado” porque cada vez es más grande pero al mismo tiempo no ha mejorado sustancialmente sus prestaciones en las últimas décadas
  • Una economía en retroceso comparada con la nacional
  • Amenazas al trabajo por precariedad, informalismo, nuevas tecnologías y recesión
  • Una pobreza estructural que se retroalimenta por la inflación de la última década
     

Necesitamos algo así como un nuevo contrato social. La complejidad y magnitud de los problemas que enfrentamos exige una institucionalidad siglo XXI. Un proceso de concertación económico/social que por lo menos integre cuatro vértices de un rombo .

En cada uno de ellos están representados el Gobierno, los empresarios, el núcleo de Ciencia y Técnica y los trabajadores.

Por sus características, el rombo denota movimiento.

El diálogo social es un valor que debemos rescatar.

Es más trabajoso al principio y exige mucho compromiso de quien lo debe conducir – el gobierno- y de los otros tres sectores participantes.

Pero una vez que se pone en movimiento genera un mecanismo virtuoso de retroalimentación.

A modo de sugerencia, estimo que nos deberíamos enfocar en tres objetivos fundamentales:

  • Productividad
  • Competitividad
  • Equidad sectorial, territorial y social

El, o los, productos deseables a obtener serían:

  1. Un plan Estratégico de desarrollo económico/social/cultural/territorial y de gestión gubernamental, expresado a través de políticas de Estado
  2. Aprobado por la Legislatura e incorporando al Poder Judicial
  3. Planes sectoriales y departamentales con amplia participación ciudadana
  4. Metodologías ágiles de ejecución a cargo del Estado provincial, municipal, empresas privadas y trabajadores
  5. Seguimiento y control social y a través de las Universidades y Legislatura

En Mendoza tenemos experiencias interesantes a una escala substancialmente menor pero con muy buenos resultados. Un conjunto de instituciones formamos GAMAB destinado a apoyar desde la sociedad civil la Asamblea anual del BID que se realizó en marzo en Mendoza. Finalizada la misma, se reformuló en GRAMDE 2050 con el propósito de aportar al desarrollo estratégico de Mendoza.

Temas
  • Evolución
  • argentino
  • Grupo de Apoyo Mendocino al Desarrollo Estratégico 2050
  • CEM
  • UIM
  • FEM
  • GRAMDE
  • Asamblea del BID
  • UNCuyo
  • Foro Diplomáticos
  • Gobierno