Jardinería

La guía práctica para cultivar perejil en tu casa

Descubrí cómo convertirte en un experto del cultivo de perejil, desde la siembra hasta la cosecha, con técnicas sencillas y efectivas, para principiantes. ¡Anotá el paso a paso!

MDZ Estilo
MDZ Estilo miércoles, 22 de mayo de 2024 · 08:32 hs
La guía práctica para cultivar perejil en tu casa
Tenés que anotar este paso a paso para cultivar perejil en casa de manera sencilla y eficaz Foto: Shutterstock

Cultivar perejil en casa puede ser una gratificante experiencia, no solo por su utilidad culinaria sino también por sus propiedades saludables. Acá te enseñamos cómo hacerlo paso a paso, incluso si nunca has plantado nada antes.

El perejil es una planta bianual, lo que significa que completa su ciclo de vida en dos años. Durante el primer año, la planta se concentra en el crecimiento de sus hojas, mientras que en el segundo año produce flores y semillas. Por este motivo, es recomendable renovar la planta anualmente para disfrutar de hojas frescas siempre disponibles.

La siembra del perejil es óptima a finales del invierno o comienzos de la primavera. Durante este periodo, las condiciones climáticas son ideales, ya que las heladas cesan y las temperaturas comienzan a ascender, proporcionando un ambiente propicio para la germinación.

Recordá que el perejil no solo es un excelente condimento para tus platos, sino que también es una fuente rica en vitaminas y minerales.
Foto: shutterstock

Para plantar perejil, podes optar por semillas o esquejes. Si elegís semillas, considerá remojarlas durante 24 horas antes de plantarlas para acelerar su germinación, que normalmente toma entre dos y cuatro semanas. Los esquejes, por otro lado, son pequeños tallos cortados de una planta existente, que podes enraizar en agua antes de trasplantar.

Si decidís sembrar perejil en macetas, asegurate de que estas tengan al menos 15 cm de profundidad y que cuenten con orificios adecuados para el drenaje. Utilizá una mezcla de tierra y compost para proporcionar nutrientes esenciales y facilitar un buen crecimiento.

Para aquellos que prefieren sembrar directamente en el huerto, es esencial preparar el suelo con antelación, eliminando malas hierbas y asegurando una tierra suelta para facilitar el desarrollo de las raíces. Plantá las semillas o esquejes a una distancia prudente para permitir el crecimiento.

El riego del perejil debe ser constante pero moderado, evitando saturar el suelo. Optá por regar durante las primeras horas de la mañana o al atardecer, evitando así la evaporación excesiva y el estrés por calor en la planta.

Contiene altos niveles de vitaminas A, C, y K, así como hierro y calcio.
Foto: shutterstock

El abono orgánico puede ser un gran aliado en el cultivo del perejil. Aplicar un poco cada mes ayudará a fomentar un crecimiento saludable y a enriquecer la producción de hojas.

Cuando la planta alcance unos 10 cm de altura, generalmente después de tres meses de cultivo, estará lista para la cosecha. Utilizá tijeras o un cuchillo afilado para cortar las hojas exteriores, siempre dejando las internas para que continúen desarrollándose.

Si preferís conservar el perejil para uso futuro, podes secarlo colgando los tallos en un lugar seco y ventilado hasta que estén completamente deshidratados. Luego, simplemente desmenuzá las hojas y almacenalas en un recipiente hermético.

Con estos sencillos pasos, podrás disfrutar de perejil fresco en tu cocina durante todo el año. Cultivar tu propio perejil no solo te garantiza un suministro constante de esta hierba aromática, sino que también te ofrece la satisfacción de cultivar tu propia comida en casa.

Archivado en